Eres lo que Haces Repetidamente

El ser humano es posiblemente el animal con mayor capacidad de adaptación del planeta. Existen mujeres y hombres capaces de sobrevivir en las condiciones climatológicas más adversas desde los lugares más tórridos hasta los gélidos polos. Se han escalado las más altas cumbres del planeta y descendido hasta las profundidades de los océanos. Incluso se ha conseguido llegar más allá de los límites de la Tierra.

Tenemos un organismo privilegiado capaz de adaptarse a las condiciones más exigentes. De hecho, existen teorías que afirman que las diferencias físicas entre las distintas razas son un producto de la adaptación humana al medio.

Existen variedad de ejemplos que escuchamos y vemos cada día en los que podemos observarlo:

  • Si tenemos que caminar una distancia larga, el primer día  (y tal vez el segundo y …) nos supondrá un esfuerzo grande, nuestras piernas se cansarán e incluso es posible que tengamos agujetas al día siguiente. Pero nuestro cuerpo se preparará para que podamos repetirlo y en unas semanas la percepción de esfuerzo irá desapareciendo, notaremos la musculatura de nuestras piernas más fuerte y que la sensación de fatiga cuando el camino “tira para arriba” va desapareciendo.  Nos hemos adaptado a esa distancia.
  • Llega el verano: playa, piscina… Los primeros días, los rayos de sol queman nuestra piel,  se enrojece e incluso se seca y se desprende, pero después de eso, nos ponemos morenos. Nuestro cuerpo se adapta para que no volvamos a quemarnos.
  • Se escucha hablar de que los grandes montañeros que acuden al Himalaya pasan meses hasta que intentan “hacer cumbre”. Primero la aproximación al campo base, establecerse en distintos campos de altura, dormir a distintas altitudes…  Todo, para conseguir, como dicen ellos, “aclimatar”. O lo que es lo mismo, adaptarse para que ese aire carente de oxígeno haga posible que sus funciones vitales sigan desarrollándose a pesar de la altitud.

Cualquier entrenamiento es un proceso de adaptación fisiológica al esfuerzo. En mi caso, cuando preparé mi primera maratón (la Maranalón 2012) el objetivo no era otro que finalizar. Estuve echando un ojo a planes de entrenamiento y elegí uno que me recomendaron y me pareció que tenía sentido para las 6 semanas de las que disponía hasta el día de la prueba. Hasta entonces, no había corrido más de 21 kilómetros por lo tanto tenía que preparar mi cuerpo para correr el doble. Las semanas iban pasando y yo iba cumpliendo con la planificación. Y la pregunta habitual era ¿Y crees que vas a terminar? Yo lo veía claro, lo duro no sería tanto  el día de la carrera, la dificultad estaba en no fallar en los entrenamientos. Incluso en los rodajes largos de dos horas y media después de salir a las 10 de la noche de dar clase. Confiaba en ese planning. Si lo seguía, mi cuerpo estaría a la altura de la distancia mítica: los 42.195 metros. Estaría adaptado.

Como hablábamos en una entrada anterior, actualmente vive la primera generación sedentaria de la historia. Y este hecho está dejando constancia de una falta de adaptación de nuestro cuerpo. Somos inadaptables al sedentarismo.

Cada persona se habitúa a los esfuerzos que realiza en su día a día y curiosamente las personas que más cansadas dicen estar siempre, suelen ser las que menos actividad física realizan.  La falta de actividad origina deterioro, mal estar, dolor y entramos en el círculo vicioso de no me muevo porque mi cuerpo no responde y mi cuerpo no responde porque no me muevo ¿Qué podemos hacer  entonces? Introducir en nuestro día a día actividades que mejoren las capacidades de nuestro cuerpo. Revertir esa espiral de desgana, pasividad, insatisfacción por actividad, bienestar, vitalidad.

Busca actividades que te hagan sentir mejor mientras las practicas, busca la manera de que tu cuerpo sea más competente en tu día a día. Eres lo que haces repetidamente y cada movimiento deja huella y no sólo en tu cuerpo, también en tu mente. Dota a tu cuerpo del mayor repertorio posible de  movimientos, tu cerebro buscará el más eficiente.

Why not Pilates?

Advertisements

3 thoughts on “Eres lo que Haces Repetidamente

  1. Pingback: Por qué Debes Introducir Pilates en tus Entrenos. En 21 Razones. | Why not Pilates?

  2. Pingback: ¿Repetir o Variar Ejercicios? ¿Qué Aprendizaje Es Más Significativo? (I). La Repetición | Why not Pilates?

  3. Pingback: ¿Repetir o Variar Ejercicios? (II). La Variación Construye tu Propiocepción. | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s