El Pilates No Es Para Mí… (y lo que pienso yo mientras lo escucho).

  • El Pilates no es para mí… a pesar de que pasas el día sentado frente al ordenador. Dices ser más de ejercicio intenso que nunca realizas, espacios naturales a los que nunca acudes y actividades más dinámicas que nunca practicas.
  • El Pilates no es para mí… mientras presumes del tamaño de tu bíceps o la definición de tu abdomen, a la vez que te justificas por tu incapacidad para moverte diciendo que tu falta de flexibilidad es innata.
  • El Pilates no es para mí… que todavía quieres llegar a tiempo a la operación bikini queriendo hacer en dos meses lo que tu cuerpo necesita doce.
  • El Pilates no es para mí… ya que, si no te grita un instructor a la vez que te mueves eres incapaz de dar tu 100%.
  • El Pilates no es para mí… que ni siquiera al realizar ejercicio eres capaz de focalizar tu atención en lo que haces, utilizando cualquier elemento de distracción que te aleje de tu cuerpo y sus sensaciones del aquí y el ahora.
  • El Pilates no es para mí… pero culpas de tus constantes lesiones a la mala suerte sin introducir ningún cambio en tu planificación.
  • El Pilates no es para mí… mientras realizas movimientos absurdos en un plano, creyendo todavía que entrenar cada músculo de manera aislada sirve de algo más que para vacilar los cuatro días que vayas a la playa en verano.
  • El Pilates no es para mí… que con tu curso realizado en un fin de semana presumes de ser especialista en Método Pilates… A pesar de que sólo te enseñaron una pila de ejercicios que no eres capaz de ejecutar ni de explicar.
  • El Pilates no es para mí… que dejaste de practicar ejercicio por recomendación de tu médico o peor todavía, por iniciativa propia y en la comodidad de tu sillón y la vida sedentaria sigues esperando la mejoría.
  • El Pilates no es para mí… que sigues teniendo como objetivo el inalcanzable cuerpo 10 que ves en televisión, en lugar de centrarte en ser la mejor versión de tí mismo.
  • El Pilates no es para mí… que no llamas ejercicio a algo que baje de 160 pulsaciones. Ya, ya…
  • El Pilates no es para mí… a la vez que se te llena la boca con el concepto “funcional” pensando que consiste en ponerte de pie sobre un bosu o hacer abdominales sobre un fitball.
  • El Pilates no es para mí… a la vez que reconoces nunca haber recibido una clase en condiciones y evidencias con tu discurso no tener la más remota idea de lo que es el Método Pilates, el cuerpo y el movimiento.

Respiración, concentración, control, centro, fluidez, precisión. Si no entiendes la importancia de estos principios ni crees que sea necesario introducirlos en tu práctica deportiva, en tu vida diaria o lo más importante, en la de tus clientes. Si tus conocimientos sobre Pilates se limita a los tópicos clásicos pero opinas como si supieras de lo que hablas, definitivamente, no es que el Pilates no esté hecho para tí…

Es que TÚ no estás hecho para el Pilates.

Advertisements

Barefoot Running (II). 10 Razones Para Correr Descalzo (o con lo mínimo)

Una de mis estrategias en las carreras, en esos momentos críticos que siempre llegan, en los que necesitas desviar tu atención para centrarte en algo mejor que en tu ritmo lento, las pulsaciones demasiado elevadas, o el aviso de tu gemelo con acalambrarse, siempre ha sido fijarme en los pies de los runners que tengo por delante. Formas de pisar muy diferentes unas de otras y en muchos casos tan lejanas de la alineación que sólo ver el desgaste de su zapatilla siempre me ha hecho asombrarme por la capacidad del cuerpo humano para realizar los ajustes necesarios en el resto de estructuras para compensar esa acción del pie. Permitiendo que podamos completar 10, 20, 40 kms… Continue reading

Barefoot running (I) Por qué considero que correr descalzo tiene mucho sentido

Si lees habitualmente este blog conocerás que mi deformación profesional hace que me lleve a mi terreno, el Pilates, distintas cuestiones, tratando de dar respuesta a diferentes situaciones que aparecen en el día a día o en la práctica deportiva: desde tu postura frente al ordenador, la conveniencia acerca de estirar o no estirar, la manera de prevenir el dolor lumbar… etc.

Aunque más que defender el Pilates como un fin en sí mismo, lo entiendo como un medio. Una herramienta para mejorar y equilibrar tu cuerpo a través del movimiento consciente, el movimiento libre. Que poco a poco y en la medida en que aumentas sus posibilidades se va convirtiendo en movimiento natural. El que nos saca del comportamiento estereotipado que hace que nos movamos como robots oxidados más que como animales en libertad, que una vez fuimos. Continue reading

Pilates: Distintas Opciones un Único Objetivo

Cuando finalmente tomas la decisión de empezar a hacer ejercicio y, por lo que has leído piensas que Pilates puede ser una buena opción para tí, de pronto te encuentras con más alternativas de las que inicialmente habías pensado. Tan dispares que te resulta increíble creer que tenga algo que ver lo que te está contando Clara, a quien, para seguir haciendo ejercicio durante el embarazo, su ginecóloga le recomendó practicar Pilates; con lo que hace tu madre, que está encantada desde que por las mañanas va a recibir su clase al polideportivo los martes y los jueves; o lo que hace Anabel, deportista y triatleta a quién el Pilates le ha ayudado a recuperarse de su última lesión y volver a la competición.

Dicen que también hay hombres que lo practican pero ¿Alguien conoce a alguno? 😉

BJcsP7VCAAA-Oec

¿De dónde viene todo ésto?

Posiblemente no sea así en tu caso ya que, si estás leyendo ésto, el tema te interese pero todavía quedan muchas personas que siguen pensando que el Método Pilates es el penúltimo invento para vender “gimnasia” de baja intensidad a personas “que nunca hicieron nada antes”. Aunque repasando un poco los orígenes como podéis ver en este vídeo tan divertido como aclaratorio, Joseph Piates, creador de lo que él denominó Contrología, era una persona convencida por su experiencia de los beneficios que el ejercicio tenía para la salud. Él era un deportista puro que había practicado actividades tan dispares como la gimnasia deportiva, yoga, esquí o boxeo, deporte en el que incluso fue profesional. Esto nos viene a demostrar que los tópicos creados en torno al método al que posteriormente se denominó con su apellido, se vienen totalmente a bajo cuando profundizamos un poco en los orígenes.

El propio Joseph Pilates trabajó tanto con personas obligadas a permanecer en cama por lesiones o amputaciones, con deportistas o bailarines profesionales, como con la propia policía británica. Simplemente aplicaba sus conocimientos en torno al movimiento y el ejercicio físico para que cada uno de ellos se beneficiara y mejoraran su capacidad de movimiento consciente.

De toda esa experiencia y como te contaba antes, desarrolla el método al que llamó Contrología en base a unos principios y desarrollando una serie de ejercicios originalmente pensados para ser ejecutados sobre el suelo o colchoneta sin necesidad de equipamiento complementario. Posteriormente diseña las máquinas: reformer, cadillac, barril y silla. Con una doble función: por un lado la de facillitar y hacer de asistencia para ejecutar las ejercicios de suelo y por otro, precisamente la contraria, la de aumentar el reto y la dificultad para que esos ejercicios fueran aún más completos. Esto suponía que sus ejercicios pudieran adaptarse a los distintos niveles de movilidad y condición física. Un genio, en definitiva.

Entonces ¿Todo es Pilates?

Distintas opciones, distintos objetivos, diferentes precios y lugares donde practicarlo pero ¿Todo es Pilates? Me hace mucha gracia cuando alumnas o alumnos a los que doy clase me cuentan entre sorprendidos e indignados sobre otros conocidos que también “van a Pilates” cuando les hablan de sus clases y no les cuadra mucho lo que les cuentan. Suelen exclamar “Pero éso no es Pilates”. Y digo que me hace gracia, porque muchas veces pienso que quizá otros piensen lo mismo cuando ellos cuenten algunas cosas de las que hacen conmigo.

Como te contaba antes Pilates sólo aplicaba su conocimiento a personas en distintos ambientes adaptándose “a lo que había”. Lo mismo impartía clases individuales de reformer en su estudio que realizaba una clase de matwork o suelo a un grupo.

¿Quién establece qué es y qué no es Pilates? La siguiente generación de instructores formados por el propio Joseph y su esposa. La que pasa a denominar Método Pilates a la Contrología, encargados de establecer un marco que garantice que no se pierda el legado de su maestro y porque no decirlo, conscientes de que tenían en sus manos un valioso producto al que se le podía sacar mucho rendimiento. Afortunadamente nunca se pudo registrar la marca Pilates, lo que dio lugar a escuelas con distintos enfoques en relación al método y con ellas distintas maneras de “vender el producto”.

Vale pero ¿Qué opciones tengo?

A continuación te voy a contar las tres opciones que considero más habituales a la hora de practicar Pilates.

Clases masivas de grupo.

Grupos de 15-20 personas incluso en ocasiones más numerosos. Son clases de suelo, sobre colchoneta donde el monitor generalmente desarrolla la clase mostrando los ejercicios simultáneamente a la ejecución de los alumnos. Normalmente se imparten en gimnasios o centros deportivos municipales.

– Ventajas:

  • Bajo precio.
  • En gimnasios, suele haber gran variedad de horarios sin límite de clases semanales.

– Inconvenientes.

  • El alumno debe adaptarse al nivel de la clase.
  • Pocas correcciones por parte del profesor.
  • Monitores poco especializados.

– Te recomiendo esta opción si: te gusta el ambiente y el ritmo de actividad dirigida de gimnasio, si quieres iniciarte y tienes una buena condición física sin lesiones ni molestias. Si tu objetivo es mejorar tu tono muscular y flexibilidad.

Grupos reducidos.

Puede ser de Pilates máquinas o suelo rondando un número de entre 4 y 7 personas. Generalmente se imparten en centros especializados.

– Ventajas.

  • Grupos homogéneos. Se trata de ajustar los grupos para que estén integrados por personas de similares características u objetivos.
  • Mayor especialización en los monitores.
  • Correcciones y mayor control de la clase.
  • Suele utilizarse material complementario como: aros, rulos, fitballs…

– Inconvenientes.

  • Las clases suelen ser dos a la semana y en un horario previamente fijado.

Te recomiendo esta opción si: probaste las clases en grandes grupos y quieres dar un paso más en tu progresión. Si buscas en el ejercicio algo más que mejorar tu tono muscular. Si las grandes masificaciones de los centros de fitness no son lo tuyo.

Sesiones individuales.

Clases orientadas exclusivamente a las necesidades del alumno lo que garantiza un mayor control en la clase y por lo tanto una mayor progresión en el desarrollo del método y el control corporal.

– Ventajas.

  • La clase se adapta al alumno y no al revés.
  • Mayor profundidad en los detalles y por lo tanto, en desarrollo de la técnica.
  • La posibilidad de tener un monitor y una sala a tu servicio.
  • Generalmente, se tiene la posibilidad de trabajar con las distintas máquinas de Pilates.

– Inconvenientes.

  • Al ser individuales, el coste por clase es mayor.

– Te recomiendo esta opción si: Has realizado clases en grupos reducidos y quieres dar un paso más en tu progresión. Padeces o has padecido alguna lesión que limita tu movilidad. Has realizado otras actividades y no te han sentado bien. Tu médico te ha desaconsejado realizar ejercicio (y me explico: si puedes caminar, ya haces ejercicio. Si tu médico te ha dicho que no puedes, mejor cambia de médico).

Distintas opciones con un único objetivo. Hacer de tu cuerpo una mejor versión a través del movimiento. Puede ser que valores las virtudes de un buen instructor o que por el contrario tus prioridades hagan que te decantes por un producto low cost. Habrás acertado si disfrutas durante la clase, si cuando terminas te notas mejor de lo que estabas al comenzar y sientes que estás descubriendo una manera diferente de moverte en las clases y en tu día a día.

Ahora que sabes que hay una opción que se ajusta a los que necesitas…

Why not Pilates?

Gimnasio Low Cost. Servicio Low Cost.

Hasta el mes pasado desconocía lo que era una clase de spinning “virtual”. Me lo comentó mi hermana recién apuntada a un gimnasio nuevo y consiste en que llegas a la sala a la hora determinada y te ponen un vídeo con la clase. Tú atiendes a las indicaciones y cuando éste termina, la clase ha concluido. Debe ser algo parecido a ir al cine sólo que te cambian butaca por  un sillín y subes algo más de pulsaciones o similar a ver lo que hacen por las mañanas en el programa de la 1 donde aparece una mujer haciendo aeróbic y hablando de los beneficios del ejercicio. Sólo que esto último es gratis, en directo y sin moverte de tu salón.

Fuente: agenciapinocho.com

Fuente: agenciapinocho.com

¿Por qué se ha llegado a esto?

Dicen que los hámsters dan vueltas y vueltas corriendo sin parar haciendo girar una rueda porque no saben que están enjaulados y que los hombres hacen lo mismo en una cinta de correr por la misma razón.

Está claro que un gimnasio es algo más que bicis estáticas y cintas de correr pero eso, muchas veces no lo sabe el típico señor o señora de 50 años que nunca hizo ejercicio y a quien su médico, siendo poco preciso, les dijo que tenían que “hacer deporte”, por lo que decidieron apuntarse al gimnasio.

Hace unos años, mientras los pequeños gimnasios de barrio se adaptaban, pasando de las artes marciales y las mancuernas de 50 kgs al concepto fitness representado en el aeróbic y el step con un mercado más amplio de gente joven y donde el público femenino tenía cabida, las cadenas de gimnasios les pasaban por la derecha ofreciendo unas instalaciones impresionantes, las últimas actividades colectivas, maquinaria nueva, entrenamientos personales…

Hace unas semanas hablamos de que, al contrario de lo que algunos creen, apuntarte al gimanasio no mejorará tu condición física, entonces te contaba cómo en estos macrogimnasios los comerciales, que te recibían, te enseñaban las instalaciones te presentaban tarifas y veías que la  mensualidad más matrícula era alta pero si contratabas un año la rebaja era considerable. En algunos casos conseguían colocarte la cuota anual y eso que tú sólo ibas a preguntar pero a ese precio ¿Quién podía resistirse?

El único inconveniente es que los monitores no estaban exactamente para atender las demandas de este tipo de personas. No había tiempo que perder en ellos ya que, tu sueldo no se basaba en el servicio que les dieras precisamente a quiénes ya habían pagado, el interés se centraba en aquellos que tenían que seguir pagando. Cualquier cosa por la que el gimnasio volviera a ingresar y en todo lo que pudieras vender a los clientes: desde bonos de entrenamiento personal hasta suplementación, pulsómetros, electoestimuladores…

Tan importante eran tus cualidades como profesional de la actividad física como tus habilidades de venta. El mejor monitor era el que más facturaba y esos datos nos los pasaban a todos, cada mes. Y yo siempre en “puestos de descenso”. Era el chavalín sin experiencia que estaba terminando la carrera por lo que no se esperaba demasiado de mí. Ya iría aprendiendo. Aunque enseguida me di cuenta que por ahí no iba mi camino.

Esto era un negocio basado en personas que se apuntaban al gimnasio y no iban. Se asumía que tras 12 meses se desapuntarían pero esto no parecía ser un problema entonces. Aunque, al igual que ocurre en otros ámbitos, este modelo parece que está llegando a su fin. Los tiempos cambian, el momento que se vive y las circunstancias son diferentes y parece que nos dirijimos a dos modelos diferentes de centros deportivos.

Modelo low cost Vs Centros especializados

– Centros Low Cost. Últimamente están surgiendo centros deportivos donde su mejor publicidad es su precio y según se afirma en este artículo de Delgado en vitonica.com en principio, ofrecen las mismas actividades y el trato del personal parece que es el mismo. Si quieres conocer opiniones de usuarios, echa un ojo a los comentarios del artículo. Sus características son:

  • Instalaciones: suelen ser iguales o muy parecidas a los convencionales. Lo que no nos encontraremos serán comodidades del tipo jacuzzi, spa, sauna, piscina… Simplemente lo que nos ofrecerán será una serie de instalaciones convencionales sin ningún añadido adicional.
  • Profesionales: Se trata de profesionales cualificados, pero que su asesoramiento sobre los usuarios que asisten a entrenar es mínimo, ya que simplemente lo que suelen hacer es indicar dónde está cada máquina y su uso correcto en el caso de tener dudas.
  • Tarifa: Pueden estar sujetas a un compromiso mínimo de asistencia a ese mismo gimnasio de un año. Horarios concretos y una serie de días a la semana en los que podemos asistir. Aunque hay múltiples suplementos por distintos servicios.
  • Actividades colectivas. En muchos casos no te dan ese servicio y en los que sí lo ofrecen, las clases suelen ser de media hora de duración o sin monitor: “clases virtuales”.

Aunque despues de lo que te conté anteriormente el servicio no difiere tanto a lo que antes se ofrecía ¿Dónde está la diferencia?

– Centros Especializados. Los más habituales son los que se centran en una única actividad como el caso de los estudios de Pilates. Aunque existen otros nuevos  modelos, especializados en actividades dirigidas o en el entrenamiento personal. Con otras características muy diferentes a los anteriores.

  • Grupos reducidos. Poder adaptar la actividad a la persona y no al contrario. Hay actividades que serán más o menos idóneas para tí e incluso distintos niveles de intensidad para que encuentres tu sitio.
  • Profesionales del sector. Cuando no hay grandes instalaciones, máquinas, música sonando o cualquier otro aspecto que sirva como decorado, el profesional no puede camuflarse. Hay maneras de conocer si la persona que tienes delante es un profesional de su ámbito. Aunque de no serlo, con el tiempo a todos se nos acaba viendo el plumero.
  • Trato personal: tener a alguien que te de los buenos días y nos llame por nuestro nombre es, a día de hoy algo tan escaso como valorado. Aunque esto no es tan importante como el hecho de que el monitor conozca tus características, limitaciones y motivaciones para acompañarte en tus objetivos.

En esta época de situación económica complicada en la que en ocasiones importa más el precio que el producto el mundo de la actividad física no podía permencer al margen ¿Qué más da si un tomate no sabe a nada o la camiseta que me he comprado dejará de tener color tras lavarla dos veces? Lo importante es que sea barato.

Al igual que escuchaba esta semana aunque hablando de otro tema a Carlos Barrabes (referente).No es más importante la infraestructura que su uso” Podemos decir que unas bicis de spinning no valen nada sin alguien que te motive, que te ayude a superarte y te facilite una hora de diversión con ella. O incluso que te ayude a bajar el sillín si no llegas a subirte.

¿Alguna vez habéis pensado por qué una bici estática en casa sólo acumula polvo? Siempre acaba en el último rincón de casa, el garaje o el trastero. El profesional es el único valor añadido que marca la diferencia entre hacer ejercicio por tu cuenta y acudir a un centro deportivo. Si la persona decide hacerlo por su cuenta, los profesionales deberíamos reflexionar en torno a si estamos aportando algo más que un vídeo de una “clase virtual”. Porque de ser así el modelo low cost será el que se imponga.

Justo ayer le pregunté a mi hermana que qué tal en el gimnasio. Me dijo que había empezado otra vez a correr.