¿De Verdad te Consideras Profesional de la Actividad Física?

Últimamente estoy leyendo bastantes opiniones de compañeros sobre cómo está evolucionando el sector del fitness, la salud y la actividad física y por dónde creen que irán los tiros los próximos años.

Concretamente esta semana leía un artículo de David Martínez titulado “I do it my way” en el que habla de la importancia de formarse como profesional e ir creando un criterio propio como única manera de marcar la diferencia, utilizando las actividades o los distintos materiales dirigidos a un objetivo concreto con el cliente. Es decir, el método o la actividad al servicio del entrenador y no a la inversa independientemente de que hablemos de HIIT, TRX o Método Pilates.

Frente a lo que David propone están los últimos coletazos del anterior modelo, del que ya te he hablado, perteneciente a los “años de prosperidad” cuando proliferaban gimnasios cuyo objetivo era conseguir socios en el sentido más estricto de la palabra. Personas que aportaran una cuota mensual  por el uso de unas instalaciones o más bien por el no uso (si no sabes a lo que me refiero échale un ojo a ésto antes de seguir leyendo).

Las instalaciones eran enormes eso sí con multitud de máquinas nuevas muy sofisticadas. Con cada una podías hacer un ejercicio concreto y por lo general bastante simple. Sólo tenías que fijarte mientras esperabas a que terminara la persona que estaba delante de ti y repetir lo mismo pero con una carga que pudieras levantar. En muchos casos esas personas de las que te hablo no habían hecho nunca ejercicio pero el consejo de su médico o el ir viendo que a partir de los cuarenta el cuerpo se vuelve desagradecido, hizo que se decidieran a empezar. Y en su cabeza estaba directamente asociado el concepto “hacer ejercicio” con apuntarse al gimnasio. Pero como ya sabes apuntarte al gimnasio no mejorará tu condición física. Lo que lo mejora es la práctica de ejercicio regular ya que, una cosa no necesariamente va acompañada de la otra. De ahí que, como te contaba en aquella entrada se daba en muchos casos la situación absurda del chiste:

-Llevo 6 meses en el gimnasio.
– ¿Si? ¿Y cuánto has perdido?
– 6 meses.

Pero curiosamente, a pesar de contar con lo último en equipamientos y las más novedosas clases colectivas, los “socios” no iban a Aero Dance o Body Balance sino que cuando hablaban entre ellos o les preguntabas, te decían que iban a clase de Jaime o de Elena ¿Por qué será?

Sobre implicación y compromiso.

Hace ahora dos años estuve cursando un Máster en Gestión de Entidades en la Universidad de Oviedo. En uno de los bloques, relacionado con recursos humanos nos hablaban de dos conceptos que considero fundamentales de cara a la motivación en la actividad que desarrollamos a diario. Implicación y compromiso:

– Por implicación se nos hablaba de participación activa. Abarcando tres dimensiones.

  •  Identificación psicológica con su trabajo.
  •  El desempeño del trabajo afecta a su autoestima.
  • Sentimiento de deber y obligación.

Nos puso un deportista como ejemplo de persona implicada. Cristiano Ronaldo. Uno de los mejores futbolistas del mundo que ha pasado por varios equipos. Su profesionalidad, afán de superación y ambición están fuera de toda duda. De hecho da la sensación de que su objetivo y sus esfuerzos se centran en ser mejor cada día para convertirse en el número 1. Y como profesional eso le honra.

– En relación a compromiso, estando muy relacionado con lo anterior, nos contaba que abarca una dimensión extra, al existir una vinculación con el entorno y los distintos elementos que lo integran.

El ejemplo que nos puso es el del jugador Leo Messi. Según los que saben de ésto, el mejor jugador del mundo la última década pero cuyo éxito parece estar supeditado al de su club, del que forma parte desde que era un niño y resulta difícil imaginarle fuera de él. Entiende que forma parte de un colectivo y sus esfuerzos irán orientados a la consecución de objetivos que se encuentran más allá de su persona.

Profesional Vs “el que pasaba por allí”.

En todos los gremios hay dos tipos de trabajadores el profesional de lo que hace y el que pasaba por allí. Al profesional la pasión por lo que hace le pierde y no puede evitar dedicar tiempo a lo que le gusta. A veces hay que sujetarle los estribos, que hay más cosas en la vida. Pero la línea que separa lo profesional de lo personal es tan fina que a veces cuesta encontrarla. Mientras que, el que pasaba por allí cuando buscaban a alguien, arrastra la jornada de trabajo y las clases y los clientes se vuelven pesadas cargas a sus espaldas.

Hablamos de una profesión muy vocacional porque va asociada a un estilo de vida concreto. Es como si el conductor de autobuses terminara su jornada, dejara el bus en las cocheras fuera al aparcamiento y cogiera su vehículo, otro autobus, para ir a casa. Eso hacemos nosotros. Terminamos nuestra última clase tarde pero cumplimos con nuestra ración deportiva diaria. Aprovechamos los descansos para entrenar o practicar tal o cual ejercicio del último curso al que asistimos. Aprovechamos el fin de semana para seguir haciendo actividad física. Está integrado en nuestra vida. Seguramente sepas de qué te estoy hablando. Piensa cuántos compañeros que empezaron contigo siguen estando ahí. Y si como alumno o cliente acudes a un centro deportivo piensa por manos de cuántos instructores has pasado.

Y esto tampoco significa estancarse porque por suerte o por desgracia este sector se encuentra en constante cambio, de manera que si haces lo mismo en tus clases que hace un par de años, no lees, te informas, buscas vídeos para seguir aprendiendo o no tienes una nueva formación en mente, preocúpate. Tienes los días contados.

Ahora bien, tengo una mala noticia que darte. Implicación y compromiso no es lo único que te convertirá en un auténtico profesional. Te ayudarán a mantener tu motivación para lo más importante: que sigas formándote y trabajes, trabajes y trabajes. Y trabajo no sólo es el tiempo invertido en una actividad por la que recibes una remuneración económica. Hay otras maneras de trabajar que aunque no te generen de manera directa te supondrán otra serie de aportes a corto plazo realmente valiosos y te harán crecer y seguir aprendiendo. Yo llevo un año trabajando y aprendiendo cada día gracias a este blog.

Si quieres distinguirte: sé implicado en tu lugar de trabajo, con tus compañeros, con la persona que te paga, a quien ayudas a conseguir un objetivo. Aunque si de verdad te consideras un auténtico profesional de la actividad física y quieres marcar la diferencia y subir el listón, en un sector donde el reconocimiento del profesional formado es escaso, hay una manera de demostrarlo:

Sé comprometido con tu profesión.

Advertisements

24 thoughts on “¿De Verdad te Consideras Profesional de la Actividad Física?

  1. Muy buen artículo Manuel. Llevo un tiempo pensando exactamente esto mismo. Vocación es lo que falta en todas las profesiones, aunque muchos me criticarán creo que se ha perdido la vocación y se ha perseguido la “comodidad”, esto por ejemplo se observa en el campo de la educación, en donde los educadores tienen una gran importancia para que los niños tengan grandes metas, sean creativos y persigan sus pequeños sueños, y no simplemente dar un temario y marchar para casa….a día de hoy esto creo que está cambiando, ya que unas oposiciones son muy duras y no todos tienen la voluntad de prepararlas para conseguir tener un sueldo a final de mes aunque no les entusiasme el trabajo.
    En el campo del entrenamiento deportivo o del wellness, pasa exactamente lo mismo, cada año pasan cientos y miles de personas por los gimnasios y muchos de estos no muestran un interés mínimo por el trabajo que desempeñan, lo cual repercute en el cliente, ya que el ganará el mismo dinero (en la mayoría de los casos)
    En cuanto a las formaciones, yo las veo necesarias, por el simple echo de que la formación reglada está mal estructurada, y muchos de los docentes que nos encontramos en nuestra formación superior están de rebote o ya han perdido la pasión de educar, por eso mismo debemos buscar formadores cualificados y sobre todo que amen educar y formar.
    Si pensamos desde el punto de vista de un usuario de un gimnasio: Muchos van al gimnasio para “ocupar el tiempo”, sin ningún objetivo, o fin en si mismo, no todo es ponerse cachas hasta no coger por las puertas, o intentar correr a 3:00 min/km, el perfil de los clientes de los gimnasios no está en el rendimiento, y aún así seguimos ofreciendo maquinaria sofisticada cuanto más mejor, las mejores cintas para correr, etc etc. Lo que debemos es valorar los RR.HH y hacer que cada cliente tenga un objetivo y que venga al gimnasio por algo, si es buscando salud pues perfecto pero también se puede planificar en la salud y se puede animar a que continúen haciendo ejercicio.
    Como digo yo la tendencia no es a tener cada vez mejor material deportivo, sino a saber utilizarlo, y sobre todo a individualizar el entrenamiento. No se como, pero una persona con gimnasio en casa normalmente, lo usa menos que una persona que no tiene tantos recursos.
    Un saludo

    • Muy de acuerdo Héctor en lo que comentas. No es la infraestructura nie el material es el uso que le des.
      Una persona sin formación o experiencia no sabría por dónde empezar en el mejor de los gimnasios, de la misma manera que un buen entrenador podría ayudar a cualquier persona a aproximarse a sus objetivos sin necesidad de material (que ayuda, indudablemente).
      Un saludo.

  2. Gran artículo Manuel. Pienso igual que Héctor y tú, esto es vocacional. me ha gustado mucho eso que comentar sobre que es nuestro estilo de vida y querría añadir que aprovechamos los descansos para entrenar, experimentar o estudiar como bien dices y que esto supone adaptar nuestro entrenamiento a las horas que ya llevamos encima (ya sea por las clases o sesiones dadas en el día). Es vocacional y supone un estilo de vida. Y por supuesto, requiere trabajo. Como dices, hay otras maneras de trabajar sin remuneración y contribuir a la una comunidad, el ejemplo claro es este blog. Se necesitan más cosas así para que estudiantes como yo, que tenemos muchas ganas de aprender y no todos los medios económicos, podamos acceder libremente a gran contenido de calidad.

    Como última cosa, me gustaría pediros la opinión a los dos sobre el tema este de ser autónomo y trabajar en un gimnasio. Esto de llegar a un acuerdo con el centro (pagarle) y entrenar a tus clientes utilizando las instalaciones ¿podría llegar a ser un aliciente para mejorar esa comodidad de la que habla Héctor? Un saludo!

  3. Hola, pienso como tu desde el punto de vista del usuario, yo antes era de gym, pero no hacia nada pagaba la cuota y no sacaba nada en claro, no habia nadie que me indicara nada y era pagar por pagar, acabe en el parque corriendo por las mañanas, hacia lo mismo y gratis, pero ahora llevo tres años en un estudio de pilates chiquito, pero con una gran profesional llamada Nieves Azaña, y desde entonces gracias a ella y su equipo mi vida ha cambiado, mi cuerpo ha cambiado y eso se agradece, ya no me parece que pago para hacer rico a alguien, ahora pago para que me ayuden a mejorar y vamos que si he mejorado….yo gym low cost donde van un monton de gente a no hacer nada no voy, prefiero esto, la gente me dice pero es que es caro y yo digo no, pq tengo a un profesional pendiente de mi durante una hora vigilando lo que estoy haciendo y si lo hago bien y diciendome que tengo que hacer a continuacion, con lo cual yo voto por los profesionales bien formados.

    • Hola Evaneheb. Debo aclarar que no es que esté en contra del gimnasio por sistema. Sino de la idea creada de “debo hacer ejercicio, tengo que pagar una cuota”. Existen muchas maneras de hacer ejercicio y yo sólo pagaría una cuota cuando se me ofrece un servicio o una actividad que no podría desarollar por mí mismo. Cuando me enseñan, me acompañan y me motivan para mejorar. Y por lo que comentas, tú lo has encontrado con Nieves.
      ¡Disfrútalo!

  4. HOLA MANUEL!!!!! Estoy totalmente de acuerdo, falta mucha vocación en este sector, yo soy profe de Educación Física, (aún sin trabajar como docente, con una notaza en las opos), llevo toda la vida practicando deporte, empecé con la gimnasia ritmica, seguí nadando y estudiando TAFAD Y MAGISTERIO así como cursos de monitoreo de Pilates, entrenadora de ritmica etc…, estoy de acuerdo en que lo nuestro es un estilo de vida, yo me paso la vida metida en un polideportivo de lunes a domingo, dando clases y nada mas salir me voy al gym o a correr, escalar , pillar la bici,o probar deportes nuevos o incluso a seguir buscando información sobre nuevas técnicas , sobre nuevos metodos de entreno, viendo videos de gimnastas para enseñarles nuevos movimientos a mis peques…
    Considero que los gimnasios de hoy en día solo van a lo que van , son muy amables hasta q consiguen tus cuota y lo enfocan siemrpe a lo mismo conseguir cuerpazo y ponerse mazao.Creo que hay mucha gente que acude al gimnasio para mejorar su salud, por relacionarse, por sentirse mejor y conocer gente nueva, sintiendose bien con uno mismo.Recordemos que el concepto de Salud impliquica el bienestar físico , psíquico y social y no solo la ausencia de enfermedad.
    Hay gente con objetivos muy diversos y creo que un verdadero profesional debería saber adaptarse a todos ellos.Por tanto el trato pamable y personalizado es fundamental para que los diferentes individuos que vienen a nuestras actividades, continuen viniendo y consigan sus objetivos…Asi que aunque la tónica general sea el desinteres, los que realmente disfrutamos con nuestra profesión y nos encanta enseñar, tenemos que seguir al pie del cañón para poder demostrarles todo lo que se puede conseguir!!!!

    saludosss y enhorabuena por este blog

    • Olé! Qué buena reflexión Cristina. Creo que ese es el espíritu porque es lo que produce el cambio. Hay muchas razones para quejarse: La precariedad laboral (que es evidente), lo poco valorada que está esta profesión, la mentalidad sedentaria imperante… Esto a algunos les vence mientras a otros les hace crecer y superarse.Y eso, la gente con la que trabajas lo nota. Somos afortunados porque trabajamos con gente que nos dan su feedback cada día. Y cuando es positivo, terminan contentos y te lo transmiten… ¡Eso no está pagado!
      Gracias por participar y transmitirnos tus ganas e ilusión 😉

  5. Como te comenté por privado, formaciones tipo LessMills, EACSystems, etc, creo que hacen mucho daño. Me explico.
    Cualquiera, y digo cualquiera, puede pagar, 150€, va a una formación de 8 horas más o menos, y con repetir y hacer correctamente una clase (ojo, no darla), y luego aprenderse de memoria un track y este sí darlo, ya es instructor. No le habrán dicho nada sobre correcciones posturales, técnicas, lesiones, etc porque no hay tiempo, pero ya tiene título para dar clase. Y cómo van a ser sus clases? Exactamente iguales al dvd+cd que cada 3 meses debe pagar (reciclajes) para aprenderse el siguiente.
    Que quiero decir con esto, que un Ingeniero de Caminos, hace una formación de estas, y se saca un sueldo extra aunque sea poco (cosa que hace mucho estudiante). Le va a dar igual hacerlo mejor o peor, con que comunique bien y tenga a la gente contenta punto.
    Y ahí entra la labor del empresario, dueño de gimnasio, o como quieras llamarlo. Pagar franquicia por algo de lo que expliqué antes o buscar un profesional implicado que, aún teniendo formaciones de estas, esté en contínua formación, buscando nuevas ideas, creando sus clases, cuadrando músicas… etc

    Te pongo un ejemplo de tu campo, al qué te dedicas más concretamente, el Pilates. Si tuvieras tu propio centro y tuvieras que contratar a alguien, por quién te decantarías: una persona que se ha hecho un curso de un año y ha pasado un riguroso examen (tenga INEF, TSAFAD o no lo tenga) o a uno que ha hecho un curso de fin de semana? O voy más lejos, ahora que está de moda, pondrías una TV y darías clases virtuales ahora que están de moda? El empresario tiene mucha culpa del profesional que viene también.

    La tendencia de los cursos es esa, ala, un fin de semana, doy un curso, me lo llevo calentito que es lo que me interesa y listo (Héctor, seguro que conocemos a alguno de estos xD). Luego ya que cada uno se busque la vida, o que siga el manual que le he dado. Así son los profesionales que están viniendo.
    Y te lo digo con conocimiento de causa, y lo sabes. Por mi centro viene cada monitor que vaya telita, y por lo general son los que más quieren cobrar, nunca falla.

    Pero también está el otro lado. Profesionales que continuamente están buscando cosas nuevas, probando, fallando, cambiando cosas… eso sí, el que toca muchos palos no controla perfectamente ninguno 😉

    No se si más o menos se me ha entendido lo que quiero comentarte.

    Un saludo

    • En relación a lo que me preguntabas ¿A quién contrataría? Al que le gusta lo que hace.
      Por mucha formación que tenga alguien, si no le gusta, no transmite y los clientes lo notan.
      Al que le gusta lo que hace mejorará su formación para que sus clientes/alumnos mejoren con él. Al que no le gusta, se cree el rey del mambo con los 4 cursos que ha hecho.
      Un saludo Nacho. Siempre mola leeros a los “clásicos” del blog.

  6. Pingback: Pilates: Empieza el Curso ¿Cómo Planifico mi Año? | Why not Pilates?

  7. Pingback: Pilates y Fisioterapia. Una Perspectiva Distinta. | Why not Pilates?

  8. Buenas Manuel, me ha gustado mucho el articulo, sinceramente. Pero dentro de tantas premisas y opiniones acertadas desde mi punto de vista creo que debo hacer una puntualización:

    El desempeño de su trabajo NO DEBE afectar a su autoestima, será por eso que dices de la pasión por mi trabajo, también leo mucho sobre psicología (disciplina, que bajo mi criterio tiene más importancia que la que le damos habitualmente) y puedo afirmar, que por definición, la autoestima como tal, quererse así a sí mismo, se tiene, o no se tiene. Podemos estar mejor o peor de ánimos, porque no va bien o mal, pero la autoestima no se toca, uno vale lo mismo, haga lo que haga. Lo cierto es que llegar a casa, sabiendo que has trabajado duro ayudando a otras personas, da un bienestar inexplicable.

    Quiero resaltar eso que dices que trabajando se aprende, si crees que sabes mucho, sigue trabajando y formándote, observa como trabajan otros, ya verás todo lo que queda por aprender.

    Acabo este post con un consejo para los compañeros, intentad que la linea profesional/personal sea lo más grande posible, es decir, si eres entrenador de fútbol y estas jugando una pachanga con los amigos, por mucho que cueste, juega al fútbol y diviértete, no intentes ordenar a todo tu equipo.

    Un saludo

  9. Pingback: ¿Pilates con Visión Periférica o con Visión Túnel? | Why not Pilates?

  10. Pingback: Qué le Aporta al Profesional de la Actividad Física Preparar un Reto Deportivo | Why not Pilates?

  11. Pingback: Cambiar el Mundo Reformando Cuerpos, Uno a Uno | Why not Pilates?

  12. Pingback: ¿Eres el Nuevo Profe de Pilates? 10 Acciones para Ganarte la Confianza de tus Alumnos | Why not Pilates?

  13. Pingback: Profesional de la Actividad Física ¡Sube el Listón! | Why not Pilates?

  14. Pingback: 17 Inspiradoras Frases que Todo Instructor DeberíaTener Presentes cada Día | Why not Pilates?

  15. Pingback: 7 Aspectos Fundamentales para el Éxito en una Primera clase de Pilates | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s