¿Demasiado Deporte? Nunca Es Suficiente

Sí, a mí también me pasó. Yo también tuve esa doble sensación cuando vi el anuncio por un lado de “han dado en el clavo” pero por otro lado: que tuvieran que ser ellos los encargados de dar ese mensaje…

Resulta contradictorio que sea precisamente Coca-Cola, la marca que nos dio “sensación de vivir” a cambio de dosis intolerables de azúcar. Aquellos que lograron que en muchas casas se haya sustituido el agua por una bebida con burbujas color fango (o amarilla o naranja) que aporta dósis de una sustancia altamente adictiva y que, unido al sedentarismo ha propiciado el aumento exponencial de las cifras de obesidad y contribuyendo a que la diabetes se haya convertido en la epidemia del siglo XXI. Y después de crear el problema nos dan la solución. Le quitamos el azúcar y nuestra bebida pasa a denominarse saludable.

El anuncio es muy bueno y eso es innegable y comienza con una frase que me parece clave. “La obesidad: mucha gente no se preocupa tanto por el problema como por la solución”

Y a mí me da por pensar ¿Y si nos estuviera pasando esto a los profesionales de la salud y la actividad física? ¿Y si a lo mejor Coca-cola está dando el mensaje que nosotros no estamos sabiendo transmitir? ¿ Y si estamos centrando nuestra atención en los problemas pero dando pocas soluciones?

Too much sport is never enough.

Tal vez los que no leéis semanalmente el blog todavía no sabéis que me he escapado unos meses a Australia. Que ¿Por qué Australia? Eso me pregunta todo el mundo. Pues no sé… por necesidad, por abrir mi mente, por probar. Estoy estudiando inglés y esta semana un profesor tras preguntarme qué había estudiado y contestarle que Ciencias del Deporte me soltó la frase “Too much sport is never enough”. Sin duda creo que puede aproximar a la visión que estoy observando las semanas que llevo aquí. Parece que la práctica de actividad física es más norma que excepción y aunque las comparaciones son odiosas me resulta inevitable establecer paralelismos con el lugar de donde vengo. En España cuando una persona te dice que le encanta el deporte tienes que preguntarle ¿Pero verlo o practicarlo?

fuente: motherpedia.com

fuente: motherpedia.com

Últimamente tengo la sensación de que la práctica deportiva está en entredicho. Estamos esperando a que salga una noticia en la que una persona sufrió una desgracia (fallo cardíaco, lesión osteoarticular…etc) en una prueba deportiva para escuchar un “¿Lo ves?”. La práctica deportiva está siempre cuestionada y se escuchan demasiados mensajes negativos en torno a ella: El deporte crea adicción, no es bueno estirar, correr te lesionará, las sentadillas destrozaran tus rodillas, montar en bici no es seguro…

¿Y si al contrario de lo que ocurre en Australia donde se parte de la base de que la práctica deportiva es beneficiosa, saludable, necesaria… en España no estamos realmente convencidos ni los propios profesionales de que realmente lo sea?

¿De dónde viene todo esto?

Tengo las sospechas de que la manera en la que se estuvo vendiendo la actividad física unos años atrás ha producido un efecto bumerán que nos está dando en las narices. Se ha querido de alguna manera monopolizar y pretender dirigir algo que es inherente al ser humano. En lugar de querer formar educar y dar pautas se ha optado por crear dependencias y desacreditar cualquier práctica deportiva diferente a la tuya. Se ha querido vender la moto de que la práctica de actividad física sólo es válida bajo la rigurosa supervisión de un profesional. Un profesional que en ocasiones no aportaba ningún valor añadido al cliente y éste no terminaba de entender qué hacía allí o para qué pagaba una cuota. Como se afirma en este artículo titulado la conspiración de la industria del fitness

¿Qué es lo que nos dice la industria del fitness? Nos dice que es necesario ir al gimnasio, nos dice que es necesario tomar suplementos, nos dice que debemos ejercitarnos con máquinas de musculación, y correr en cintas mientras vemos videos musicales o la CNN, y tomar bebidas deportivas para recuperarnos del esfuerzo realizado. En resumen, quiere que pienses que los necesitas, y lo principal, quiere que consumas sus productos”

¿Y si el profesional no aportaba ningún valor añadido que ha hecho que todo el mundo acudiera en masa a los gimnasios para ejercitarse? La misma razón por la que antes de coger un determinado medio de transporte han conseguido que acudas 2 horas antes y te pongas al final de una larga cola, te descalces, te quites el cinturón, te vacíes los bolsillos, pases por un escáner, te cacheen y encima sonrías y te sientas agradecido. Porque primero les metes miedo y luego les ofreces seguridad

  • El miedo

Tengo menos conocimiento en otros campos pero en algunas formaciones de Método Pilates están más centradas en las lesiones, contraindicaciones, aspectos a evitar… que en el movimiento, la búsqueda de eficiencia, la mejora de la salud.

No hace mucho recibí un seminario y mi hermana (que es fisio, osteópata, con formación en Pilates y me está preparando un post ) me pidió el manual para echarle un ojo. En concreto hablaban de precaución con ejercicios en flexión de columna por el riesgo de fractura vertebral en casos de osteoporosis. Y me comentaba, “llevo más de 10 años trabajando con personas mayores y no conozco ningún caso de fractura vertebral que no sea por traumatismo. Y créeme que en el día a día la flexión de columna es un movimiento que se realiza continuamente”.

Este exceso de atención a las patologías hace que los instructores estén más pendientes de no lesionar a nadie que de mejorarles. Dejan de ver las personas que tienen delante y en lugar de estar frente a Paco o Cristina ven una protrusión cervical o una hernia lumbar. El miedo del instructor acaba siendo transmitido al alumno que recibe tantos feedbacks negativos no termina de entender si lo que está haciendo es beneficioso o perjudicial para él.

  • La seguridad.

Corregidme si no estoy en lo cierto pero muchas de las empresas que imparten formaciones tienen origen en Estados Unidos, dónde tienes que hilar muy fino para que no te caiga una demanda ante cualquier mínimo contratiempo. Es por eso que los márgenes de seguridad para evitar que surjan problemas pueden llegar a ser en ocasiones excesivos. Aunque ocurre una cosa: el exceso de celo con la seguridad limita la posibilidad de mejora ¿Que para determinadas personas las extensiones de columna pueden ser un problema? No las realizamos que es mucho más sencillo que enseñar a realizarlas correctamente. ¿Cómo puede haber equilibrio en tu columna si le estás negando posibilidades de movimiento?

Muchas veces me llevo las manos a la cabeza cuando repaso anotaciones sobre clases que llevaba a cabo hace unos años y veo determinados ejercicios que ahora nunca utilizaría con esa persona. Pienso: es un milagro que le sentara bien la clase. Pero por otro lado leo artículos y escucho como “contraindicadísimos” movimientos que desarrollo con alumnos sin que les de mayor problema sino todo lo contrario. Como te decía antes son personas con diferentes capacidades, necesidades y distintas las posibilidades de abordar el trabajo con ellos. No son sólo una “hernia L5-S1”.

  • ¿Y qué es seguridad si tengo un problema concreto, una dolencia, una patología…  y quiero hacer ejercicio? Recurrir a un profesional contrastado, con trayectoria y que sepas que trabaja con personas con problemas similares a los tuyos.
  • ¿Qué es seguridad si soy entrenador/profesor/instructor? FORMACIÓN. No cualquiera. De personas que realmente desarrollen, estudien y estén en contacto con otros profesionales de su nivel. Seguridad es no arriesgar. Si dudas de si lo que vas a hacer es indicado para la persona, no lo hagas todavía. Y si quieres probar, prueba contigo. Confía en lo que sabes y asume que te vas a equivocar. Entonces aprende de ello y sólo te pasará una vez.

El ejercicio ideal para ti

Entonces ¿Cual es el ejercicio ideal para mí, el que me hará sentir mejor, el que mejorará mi salud? Para el 90% de la gente CUALQUIERA. El que te gusta, con el que lo pasas bien, el que no puedes dejar de recomendar a tus amigos, el que no te da pereza o el que llevas tiempo diciendo que tienes que probar. Ése es el que te irá bien. Hacer ejercicio siempre es mejor que no hacerlo. Porque “hacer deporte” supone algo más que un corazón que late más fuerte y rápido de lo habitual y calorías gastadas. No sólo mejora la funcionalidad de tu sistema musculoesquelético sino también la de tu cerebro y tu sistema nervioso. Es un momento para tí, es sentir tu cuerpo, salir del estrés, es volver a jugar, es recuperar sensaciones que pensabas olvidadas. Es ponerte un reto y tratar de alcanzarlo, es competir con los demás y contigo mismo, son valores, es compartir, es una forma de vida.

Una persona que hace ejercicio lo hace porque le sienta bien, lo disfruta y mejora su calidad de vida. Una sociedad que se empapa de los valores del deporte es una sociedad que se compromete, se esfuerza, se supera, no se rinde, se levanta y mira para adelante.

Es por eso que me atrevo a afirmar que para niños adultos o mayores… “Demasiado deporte nunca es suficiente”.

Advertisements

One thought on “¿Demasiado Deporte? Nunca Es Suficiente

  1. Pingback: 20 Aprendizajes Impartiendo Clases de Pilates Grupo | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s