Pilates y Fisioterapia. Una Perspectiva Distinta.

La fisioterapia es una disciplina a la que admiro y envidio a partes iguales. La admiro porque a pesar de ser relativamente desconocida por la mayoría no hace muchos años, se ha convertido en una profesión tan reconocida como necesaria. Y la prueba la tienes en que muchos tenemos un/a fisioterapeuta de referencia. Escuchar hablar a alguien de “mi fisio” es algo habitual. Y digo que les envidio porque han sabido dar a entender cuál es su marco de actuación: creando su espacio en el ámbito de la salud, contribuyendo a la mejora del rendimiento del deportista, mejorando la calidad de vida de una población que envejece y quiere mantenerse joven… Quizá es un espejo donde deberíamos mirarnos los profesionales de la Actividad Física mientras seguimos trabajando por crear nuestro espacio y ganarnos ese reconocimiento.

Te presento a Ana Belén, la autora invitada de hoy. Fisioterapeuta, con formación en Pilates y experiencia impartiendo y recibiendo clases de suelo y máquinas. Nos deja una perspectiva distinta a la que yo pueda darte desde su día a día con sus pacientes del centro de salud.

Además de ser “mi fisio” es mi hermana mayor y como todos los hermanos mayores, es una referencia y una influencia determinante en mi interés por lo que hago cada día y que por aquí te cuento.

La salud: una responsabilidad individual.

Soy fisioterapeuta desde hace ya… 14 años. Esto me ha permitido trabajar en diversos sitios y con diferentes tipos de pacientes con múltiples patologías. Y en mi corta o larga experiencia, según con quien me compare, siempre sin generalizaciones absolutas, me he encontrado con 3 tipos de pacientes:

  • Una minoría implicada en su estado de salud, que busca información por su cuenta (no siempre muy acertada, por cierto), que  te exige  y se exige más cada día.
  • Otra parte, que cuando la salud le falla, se pone en tus manos y hace lo que le mandas mientras se encuentra mal y cuando el tiempo se lo permite (discutible este asunto….)
  • Y una gran mayoría que viene a:  “yo me tumbo y tú me tratas”, “Ah! ¿Pero yo también tengo que hacer?” y otras muchas frases que a todos nos suenan.

Tengo la sensación de que en la sociedad, no acaba de calar la idea de que la salud no es algo innato al ser humano que cuando se pierde, hay que hacer por recuperarla. Pienso que la salud hay que mantenerla como se mantiene el fuego, echando leña continuamente.

Los fisioterapeutas tratamos para, de manera puntual, recuperar el estado de buena salud pero el gran peso de la recuperación y el posterior mantenimiento de ésta, debe recaer en el paciente. Debemos implicarnos todos en nuestro bienestar.

Descubriendo el Pilates

Después de varias formaciones en diferentes técnicas y métodos, me topé, un poco por casualidad, con la formación en Pilates y desde el  principio descubrí un abanico de posibilidades inmensa para el tratamiento de todo tipo de pacientes y todo tipo de patologías, ya que, en ningún caso justifico la contraindicación absoluta del movimiento. Porque, si nos paramos a pensar, todas las sesiones que realizamos están provocadas por falta de movimiento en una zona, hipermovilidad en otra, compensaciones, etc.…. ¿A cuántos de vosotros no os ha llegado el típico paciente que comenzó con un esguince de tobillo escayolado y ha terminado sin escayola, pero con tendinitis de peroneos, dolor de rodilla y molestias en lumbares? Por no hablar de las “totalgias”…

En mi práctica diaria, doy mucha importancia al cuerpo como un todo en movimiento, no centrándome exclusivamente en el motivo de consulta. Cualquier estructura afecta al resto. Este concepto de un todo en movimiento es el que utiliza el método Pilates en sus ejercicios:

  • Articulaciones y musculatura en movimiento.
  • Diafragma en movimiento.
  • Sistema neuromuscular y consciencia en movimiento.

Aplicable y modificable para todos los pacientes.

¿Por qué recomiendo el Método Pilates a mis pacientes?

Recomiendo la práctica de Pilates en patología aguda porque:

  • Conseguimos la movilización de la zona afecta ganando movilidad y funcionalidad con ejercicios específicos
  • Conseguimos el equilibrio, fortalecimiento y estiramiento de las zonas circundantes a la lesión disminuyendo el dolor de la zona afecta.
  • Centramos al paciente en la respiración, control postural, contracción del transverso,… “distrayendo” a su cerebro que está centrado en la patología.

Y, por supuesto, lo recomiendo en patología crónica porque:

  • Mejora la movilidad generalizada y el estado físico disminuyendo el umbral del dolor
  • El paciente aprende a convivir con la patología y hasta dónde puede pedir a su cuerpo (aunque en ocasiones con constancia y empeño esto no tenga límite).
  • Mejora el bienestar mental

Por eso encuentro en este método el complemento ideal a mis tratamientos. Intento inculcar a mis pacientes que yo colaboro en una parte de su curación y les reoriento y aconsejo cómo continuar con un entrenamiento constante y programado (se da por supuesto que realizado por personal formado y competente) para mantener ese estado de salud de la que es el principal responsable.

Pocos métodos utilizan el movimiento consciente, controlado, preciso, adaptable a cada tipología de alumno y aplicable posteriormente a cualquier actividad de la vida diaria.

Por todo esto, pienso que los que lo descubrimos, encontramos en el Método Pilates una doble vertiente: por un lado una buenísima herramienta de trabajo con nuestros pacientes y un gran arma para utilizar en nuestra vida cotidiana, con una calidad de movimiento que nos evite acercarnos al dolor.

No sólo nuestros pacientes-clientes-alumnos llevan los hombros a las orejas… nosotros a veces también.

Debemos lograr hacer, para nosotros y para los demás, del Pilates y de la actividad física un estilo de vida.

Advertisements

7 thoughts on “Pilates y Fisioterapia. Una Perspectiva Distinta.

  1. Esta más que demostrado que la repetición de mensajes a nuestro cerebro ayuda al cuerpo a entender y ejecutar esa información asimilada después de su práctica día tras día, eso es lo que me ha enseñado el método Pilates, conocer y sentir más profundamente el interior de mi cuerpo, transformándolo poco a poco hasta una mejora que tanto a mi como a mis alumn@s sorprende y motiva para no dejar de practicarlo. Ya se ha dicho muchas veces: Sino sientes lo que haces no puede haber ni un cambio físico ni emocional. El ser humano es una máquina casi perfecta, formada por muchisimas piezas que nunca deberíamos olvidar hay que mover,articular y activar. Nunca dejes de hacerlo, porque para ello fuimos concebidos.Practica Pilates!!

  2. Pingback: No Tengo ni Idea… yo Sólo Soy Profesor de Pilates | Why not Pilates?

  3. Pingback: Demasiado Deporte Nunca Es Suficiente | Why not Pilates?

  4. Pingback: Pilates: Si Puedes Imaginarlo, Puedes Hacerlo | Why not Pilates?

  5. Pingback: Método Pilates en la Recuperación de Lesiones de Rodilla | Why not Pilates?

  6. Pingback: Pilates Prenatal o Cómo Acompañar a tus Alumnas a lo Largo de un Viaje de 9 Meses | Why not Pilates?

  7. Pingback: 8 Perspectivas Distintas para Entender el Método Pilates | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s