¿Conoces el Verdadero Secreto de la Eterna Juventud?

Ser más joven o parecerlo es una cuestión que preocupa a más de uno (y de una). A partir de una edad comenzamos un pulso que sabemos perdido de antemano empeñados en disimular cualquier prueba que haga evidente el paso del tiempo, ya sea en forma de canas, arrugas… Para ello, nos ofrecen todo tipo de productos y soluciones: cremas, tintes, tratamientos antiedad, cirugía, etc. Y los resultados… no sé, dime tú cómo lo ves pero yo sigo pensando que la diferencia entre una persona de 40 que cuida su imagen, se dedica tiempo, se echa “sus cremitas” a diario… y una que no lo hace, es precisamente esa. Que uno, se nota que se cuida y otro evidencia que presta poca atención a su “look”. Sin más. Ninguno le ha restado ni sumado años a su apariencia. O la diferencia entre una mujer de 60 con la cara lisa y sin arrugas por acción de su cirujano y una que no lo ha hecho no son diez años menos en apariencia ni cinco entre una y otra. Aparentan la misma edad pero en una de ellas se hace evidente que ha pasado por quirófano y tiene la cara artificialmente estirada. Y la otra refleja honestamente una realidad: los años pasan, el cuerpo cambia.

Fuente: adictamente.blogspot.com

Fuente: adictamente.blogspot.com

De manera que a mí que me da por observar he llegado a la conclusión que tal vez prestar atención tu cara, o cómo luce tu pelo sea importante, pero quizá esas personas que se rebelan ante el paso del tiempo pueden estar pasando por alto un aspecto que, de no tenerlo en cuenta, les va a delatar a la legua. Hay quien dice que es una proteína pero yo creo que es otro el secreto de la eterna juventud.

Vencer a la gravedad: todo un desafío.

No, no voy por ahí. No me atrevería a hablarte de ropa interior “con truco” que eleva por presión ni nada por el estilo, el tema va por otro lado ¿Imaginas cuál fue la razón por la que el primer homínido decidió abandonar la estable y cómoda postura sobre cuatro apoyos y pasar a la bipedestación? Como se cuenta en este artículo existen varias teorías:

  • La tesis de la sabana indica que “el hombre se erguiría sobre sus patas traseras para ver por encima de la hierba alta y controlar fácilmente a sus depredadores en la sabana.”
  • Más adelante surgió otra teoría a raíz de observar el comportamiento de los chimpancés que afirmaba que “el transporte de carne a distancias considerables, habría sido el factor clave de la bipedación”.
  • Una tercera teoría afirma que “los homínidos que comenzaron a caminar erguido, vivían cerca de las aguas. En las orillas la comida era abundante”

Es interesante conocer la circunstancia que hizo que un antecesor nuestro decidiera elevarse sobre dos patas porque le facilitaría las cosas. Pero lo que considero realmente relevante son los cambios estructurales, biomecánicos y posturales que ese cambio supusieron:

  • El centro de gravedad ascendía considerablemente.
  • El reparto del peso corporal pasaba de estar soportada por sólo dos apoyos cuando estamos en posición estática o uno cuando estamos en movimiento.
  • Los glúteos como extensores de cadera tomaron un protagonismo clave, así como los erectores espinales.
  • La columna vertebral tuvo que reconfigurar su curvatura en busca de una distribución de cargas totalmente diferente a la existente hasta la fecha

Y si piensas que ese desequilibrio no es tal y caminar es algo sencillo sólo porque lo dominas, observa a un niño que abandona el gateo y se encuentra en esa primera fase en busca de la bipedestación. Observa si dominar el cuerpo ante la gravedad pasando de cuatro a dos apoyos es o no un reto al principio.

La gravedad como aliada: Desarrolla la musculatura antigravitatoria.

La gravedad, lejos de ser un obstáculo que dificulta nuestra capacidad de movernos, es un aliado que pone todo en su sitio. Establece unas referencias fijas y nos ayuda a mantener sano nuestro sistema musculoesquelético. En el “gimnasio del día a día” la gravedad supone el estímulo para seguir produciendo masa ósea. Y esa es la razón por la que todos hemos oído alguna vez hablar sobre los problemas relacionados con la densidad ósea de astronautas que permanecen largos períodos de tiempo en ingravidez o estudios que han mostrado que los nadadores presentan niveles más bajos de masa ósea, en relación a otros deportistas, al desarrollar su entrenamiento en hipogravidez.

Como te contaba en la entrada de “Por qué comenzar sentado una clase de Pilates”  cuando pasas horas sentado en una esa posición encogida en tu silla habrás observado que la espalda molesta, se carga, se tensiona. Posiblemente eso nunca lo hayas notado cuando pasas horas caminando. En ese caso, lo que se cargan son los pies y las piernas. Como se explica en este artículo.

“Nuestro diseño biomecánico está contemplado para soportar cargas antigravitatorias y en posición de pie, la columna presenta sus curvas para soportar mejor las cargas y situar a los discos intervertebrales en su posición segura y efectiva. Estar largas jornadas en posición sentada supone que deje de realizar su función toda la musculatura postural y además situando al disco en una situación mecánica poco saludable.”

¿Qué es lo primero que de manera instintiva tu cuerpo te pide tras un largo viaje sentado? Estirarte y desperezarte. Como nos cuentan en el artículo de www.prowellnes.es

“Extendemos rodillas, contraemos glúteos junto con el erector de la columna, llevamos los brazos en rotación externa aproximando las escapulas y por supuesto mirada al techo con cara de placer. Este intenso gesto de contracción muscular tiene la función de activar a toda la cadena posterior y antigravitatoria, como consecuencia, nuestro patrón postural cambia. Sentimos alivio al contraer toda esta tónica cadena muscular, no sólo por conectarla,sino por activar el riego sanguíneo. El aporte de oxígeno unido a la activación del sistema nervioso parece ser el mejor remedio natural, rápido y efectivo para combatir las nefastas consecuencias de las largas jornadas sentado”.

El secreto para vencer el paso del tiempo

Si todavía no lo habías adivinado, te lo cuento ¿Qué puedes trabajar de manera activa para vencer los efectos del paso del tiempo? La mejora de tu postura: de tu imagen corporal.

Se habla de que las personas menguan con los años, pierden altura. Yo lo he escuchado siempre, dando como razonamiento la compresión vertebral al perder hidratación los discos intervertebrales con el paso de los años. No lo voy a negar. Pero la reducción en este caso es mínima: un par de centímetros, a lo sumo. Un aspecto más que evidente que todos apreciamos en las personas mayores es como su cabeza se adelanta al eje, sus hombros se cierran y la columna dorsal se encorva. La percepción de pérdida de altura se debe a la pérdida de capacidad extensora de su columna. Ahora mientras estás en tu silla sepárate del respaldo, mira al frente, siente el apoyo sobre tus isquiones y deja que los brazos se descuelguen a ambos lados del tronco. Ahora alarga tus dedos y tracciona hacia el suelo como si pudieras tocarlo. Siente la musculatura subescapular, nota tus dorsales y serratos como están también activos. Aprovecha para tomar aire y observa la actitud que toma tu espalda. Inspira aún más profundo y observa como esos músculos inspiratorios influyen en tu postura. Ahora es difícil estar encorvado.

¿Recuerdas cuando hablamos de la extensión de columna? En esta entrada tienes una propuesta de cómo trabajar la musculatura postural antigravitatoria.

Igual que me pasaba a mí las primeras veces que iba a nadar al espigón de Candás (en Asturias) y me encontraba a esos hombres de espalda ancha y postura firme. Esos valientes que entran al agua 365 días al año sin importar lo que anunció ayer el hombre del tiempo. Cuida tu espalda. Ejercítala cada día. Que te ocurra como a ellos y tengan que mirarte de frente porque por su columna larga y sus hombros anchos nunca dirías que tengan la edad que su rostro refleja. Ahora ya no puedes decir que no sabes cual es el secreto para mantenerte joven. Afortunadamente esta solución depende en gran medida de tí. Dar tono a los músculos estabilizadores antigravitatorios, encontrar un equilibrio entre cadena muscular anterior y posterior, repirar eficientemente… hay medios a tu alcance para conseguirlo:

Why not Pilates?

Advertisements

6 thoughts on “¿Conoces el Verdadero Secreto de la Eterna Juventud?

  1. Pingback: Qué le Aporta al Profesional de la Actividad Física Preparar un Reto Deportivo | Why not Pilates?

  2. Pingback: La Solución para el Dolor de Espalda (III). Multífidos Activos, Espalda Sana | Why not Pilates?

  3. Pingback: En Busca de la Postura Ideal | Why not Pilates?

  4. Pingback: Las Señales de Alerta de la Charlatanería. 7 Razones para sospechar… | Why not Pilates?

  5. Pingback: ¿Demasiada Flexión de Columna? | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s