¿En Busca de una Nueva Formación? Cuidado con la Pseudoenseñanza

Suelo comenzar los lunes convencido del tema sobre el que trataré esa semana en el blog cuando den las 12:00 del viernes. Pero pasan los días y lo que voy leyendo (y viviendo) hace que en ocasiones, acabe escribiendo sobre otra cuestión totalmente distinta. Deben ser esas ideas sueltas que como te contaba en este post quedan almacenadas en algún lugar del cerebro y que por arte de magia (o de centenares de procesos neurológicos) se acaban conectando para cambiarme el chip y que mis ganas de escribir se vayan hacia otros derroteros.

Todo empezó con este tuit .

Sin títuloHabrá quien se eche las manos a la cabeza al leerlo… o no. Pero a partir de esa pregunta surgió un interesante debate en torno a que todo depende en gran medida de qué blogs o cuentas de Twitter sigas. Con lo que estoy de acuerdo pero pensé ¿Nadie duda de la universidad? Casualmente al día siguiente, leí una entrada de un blog referencia que ya mencioné en esta entrada, que titulaba sin paños calientes “Los post-grado o el arte del engaño“. Donde nos cuenta con conocimiento de causa que, antes de decidirte por una formación debes mirar y analizar todo con bastante detenimiento para que no pongas tu dinero y tus ilusiones en una formación que no está al nivel de lo que promete.

Y a mí me da por pensar que si debemos dudar de la enseñanza reglada, ofertada por instituciones que consideramos serias, ya que, según nos dicen su calidad no siempre está contrastada, imagínate si hablamos de enseñanza no reglada ¿Cómo separar el grano de la paja?

Monitor, instructor, entrenador ¿Con titulación oficial?

Ya te había adelantado algo al respecto en la entrada titulada “No estás haciendo Pilates” pero queda explicado con mucho más detalle en la web de Emilie Baudoin en relación a titulaciones:

“En el sector del fitness, gimnasios, y la actividad física en general, no existe titulación oficial, o titulación reglada.”

Es decir, el trabajador no necesita acreditar nada que garantice una preparación. Es por ello que, si como alumno realizas este tipo de actividades, que la persona que tienes delante esté formada, sea alguien con conocimiento, prudencia y criterio en muchos casos es cuestión de suerte. Y algo parecido ocurre en el aspecto formativo. Comenta Emilie que

“Ante la legislación vigente, ninguna empresa del territorio español tiene posibilidad de dar títulos oficiales de Pilates. Todas las empresas que ofrecen formación sobre Método Pilates, son privadas. Por tanto, no existe ninguna empresa que esté reconocida oficialmente y que pueda asegurar la convalidación futura de sus diplomas. Actualmente no existen criterios oficiales que ninguna asociación o federación pueda tener en cuenta para reconocer ninguna titulación.

Por ello recomienda que

Quienes busquen formación en Pilates, será necesario que sepan en primer lugar quién es el profesor que nos forma, su experiencia, la calidad de sus clases, las empresas u organismos donde ha trabajado, y los años que lleva dando clases. No es suficiente con un nombre y una foto, y como recomendación, tampoco es suficiente que el profesor dé un curso de este nivel sea una persona con menos de 5 años de experiencia en el mundo del Pilates. Por último es importante tener en cuenta las horas reales presenciales de los cursos que te ofrecen.”

Por suerte hoy disponemos de suficiente acceso a la información para investigar, buscar, contrastar y conocer opiniones antes de decidir dónde, con quién y sobre qué formarse.

 ¿Qué es la pseudoenseñanza?

Entre esa fuente inagotable de información que es el universo 2.0 que hace que los artículos sin leer se amontonen en las pestañas de nuestro navegador, yo también tengo algunas citas semanales fijas. Y una de ellas es la de Ángel Sanz “reimaginando” el deporte y la educación a través de sus artículos. Recientemente nos hablaba de “Buscar al maestro de verdad” y fue en ese artículo donde leí por primera vez el concepto pseudoenseñanza. Serían “esas acciones en las que los profesores, maestros, padres o entrenadores creen que están enseñando pero, en realidad, casi no se está produciendo ningún aprendizaje por parte de los alumnos.”

Es decir, “el que enseña” tiene pose de profesor y actúa como tal y “el que aprende” imita una actitud de atención con la mirada puesta en el profesor pero puede que la mente muy lejos de esa clase ¿De verdad que no te suena esto de nada? Pues yo me pasé así la mitad del colegio, el instituto y gran parte de la carrera. Posiblemente no se detecta porque está demasiado integrada en nuestro sistema educativo y nuestra manera de entender el proceso enseñanza-aprendizaje.

Cómo detectar la pseudoenseñanza.

En este artículo sobre “el maestro de verdad” Ángel cita varios puntos que definen la pseudoenseñanza y a mí me ha resultado difícil no acordarme de momentos vividos en alguna formación.

1.- La pseudoenseñanza ofrece unos discursos largos, entretenidos e inspiradores. La Educación de Verdad diseña sesiones cortas, intensas y orientadas al alumno.

Deja el power point un rato por favor. Las imágenes bonitas, las frases inspiradoras y los vídeos motivacionales ya los vemos cada día por Facebook. Aquí no venimos a ser adoctrinados sino a aprender sobre Pilates y mejorar nuestro movimiento.

2.- La pseudoenseñanza es escandalósamente carismática. La Educación de Verdad es silenciósamente magnética.

El seguimiento al gurú muchas veces es por borreguismo. Si todos dicen que es bueno… Pero cuando descubres a quien despierta realmente tu interés, te ayuda a dar lo mejor de tí, de verdad te engancha y piensas ¿Cómo este tío no se vende mejor? Posiblemente porque no le haga falta.

knowledge_ego3.- La pseudoenseñanza es elocuente y expansiva. La Educación de Verdad está centrada y es concisa.

Por favor no te enrolles más diciendo lo maravilloso que es el Pilates, demuéstramelo. Y a poder ser no tratando de convencerme de lo bueno que tú eres, sino mostrando cómo me puedes mejorar a mí.

4.- La pseudoenseñanza se orienta a grandes grupos. La Educación de Verdad conecta con el individuo.

Todos hemos percibido la diferencia entre ser uno más que escucha en una sala enorme o, con la misma gente, la sensación de ser el único en esa sala y que esa explicación te la están dando a tí.

Sin título5.- La pseudoenseñanza no se centra en los pequeños detalles. Para la Educación de Verdad, todo está en el detalle.

Dicen que el diablo está en los detalles. Porque una pequeña modificación hoy puede suponer una gran diferencia a medio plazo. Valora a quien sabe explicártelos porque el resto, está en los libros.

1491669_614430165304831_6059009773966238332_n

6.- La pseudoenseñanza da la misma clase una y otra vez. La Educación de Verdad “customiza” cada sesión en función de la audiencia.

Como suele decir alguien de quien he aprendido mucho: 100 clases distintas para una misma persona y no una misma clase para 100 personas distintas.

7.- La pseudoenseñanza evita las preguntas. La Educación de Verdad las provoca.

Porque así lo dijo Pilates, porque así fue diseñado el método… Si pero ¿Dudas de que Joseph Pilates no lo hiciera con una intención? ¿Crees que sigue valiendo esa respuesta en 2014? No para todos.

dudando8.- La pseudoenseñanza trata a todos igual. La Educación de Verdad diseña un mensaje a medida para cada alumno.

Cada persona, cada estructura, cada organismo es diferente. No entender esas diferencias es no entender nada.

CR_390477_sistema_educativo

Alguien me decía recientemente en un comentario “¿Y qué experiencia tienes tú como formador para hablar de lo que otros hacen?” A lo mejor tiene razón. Me recuerda a una discusión que escuché en relación a la educación de los hijos, en la que una persona reprochaba a otra que cómo iba a opinar sobre educar, sin tener hijos. A lo que éste otro respondió que claro que podía opinar al respecto. Porque a pesar de no haber sido padre, llevaba toda la vida siendo hijo. En este caso, es cierto que tengo menos bagaje como formador que otros muchos pero, por otro lado, llevo toda la vida siendo alumno. Y creo que es suficiente tiempo, para poder distinguir a lo lejos lo que es educación de verdad de lo que es pseudoenseñanza.

Advertisements

12 thoughts on “¿En Busca de una Nueva Formación? Cuidado con la Pseudoenseñanza

  1. Pingback: Por qué los Alumnos Siempre Prefieren a su Antiguo Instructor (y cómo les puedes hacer cambiar de opinión) | Why not Pilates?

  2. Pingback: Alumnos con Limitaciones, Lesiones o Patologías ¿Qué Hago con Ellos? | Why not Pilates?

  3. Pingback: 20 Cosas que Nadie me Contó cuando Empecé como Instructor de Pilates | Why not Pilates?

  4. Pingback: 17 Inspiradoras Frases que Todo Instructor DeberíaTener Presentes cada Día | Why not Pilates?

  5. Pingback: Formarte en Pilates… Why not Australia? | Why not Pilates?

  6. Pingback: ¿Cómo Preparar una Clase de Pilates Redonda? | Why not Pilates?

  7. Pingback: Cuando la Formación se Convierte en Decepción | Why not Pilates?

  8. Pingback: A Vueltas con el Pilates Clásico | Why not Pilates?

  9. Pingback: Los 6 Factores que Truncan tu Progresión como Instructor de Pilates | Why not Pilates?

  10. Pingback: 10 Razones por las que mi Escuela de Pilates es Mejor que la Tuya… y Algunas Dudas que me Surgen | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s