20 Aprendizajes Impartiendo Clases de Pilates en Grupo

Pues sí, se pueden impartir clases de Pilates de grupo y que sean de calidad ¿Por qué no? No debemos dudar de las capacidades de los alumnos para desarrollar los ejercicios adecuadamente ni de los profesionales para planificar una clase, correcta, bien dirigida, segura (ya te conté lo que para mí es la seguridad en este caso) y lo más importante: beneficiosa para los alumnos.

Que existan alumnos para los que, por sus características o hándicaps, sea más recomendable la clase individual no quiere decir que otros no puedan beneficiarse de las virtudes que ofrece el método en una clase impartida a varias personas simultáneamente como ya hizo en su momento el propio Joseph Pilates y puedes ver aquí.

De la misma manera que la semana pasada te hablaba de cómo en la clase individual no es el alumno la única persona que aprende, de cada clase de grupo y los alumnos que la integran, el instructor obtiene un gran número de aprendizajes que le sirven para crecer y convertirse en un verdadero profesional de Pilates.

pilates grupo¿Qué aprendizajes he obtenido impartiendo clases de grupo?

1. Que los alumnos sigan el ejercicio que tú indicas al ritmo que marcas es la garantía de que están centrados 100% en su cuerpo y el movimiento. Que no acompañen el ritmo puede ser un indicativo de que están de cuerpo presente pero su atención ¿Dónde estará?

2. La correcta progresión supondrá que los alumnos menos dotados cumplan los objetivos de la misma manera que los más habilidosos.

3. En todo grupo surgen roles: la persona que reclama más atención, la que pasa desapercibida, la más abierta o sociable y aquella que sólo viene a recibir su clase sin más pretensiones. Y el instructor tiene que crear un espacio cómodo para cada una de ellas.

4. La falta de material no sirve como excusa por la que tus clases sean simples y monótonas. Si quieres variaciones y propuestas novedosas basta con profundizar en el conocimiento del método.

5. Aunque por otro lado hay que tener visión periférica. No suele convenir en general vivir con orejeras puestas y visión túnel ya que, te pierdes otras propuestas aplicables a tus clase que otros compañeros de la actividad física están desarrollando.

6. La buena actitud y predisposición de los alumnos facilita claramente el desarrollo de tu clase. Que sólo uno de ellos rompa con esa actitud, si no sabes manejarlo, te puede truncar la clase.

7. Los vicios sostenidos en el tiempo no se reconducen solos. Establece de principio que esperas de tus alumnos. Si te molesta que lleguen tarde, por ejemplo, hazlo saber. Parece evidente pero si explicas que puede resultar molesto para los otros compañeros aumentan las posibilidades de que no se produzca.

8. Que los grupos no sean homogéneos dificulta el trabajo del profesor pero agudiza su ingenio.

9. Una clase no gusta más porque presentes más ejercicios nuevos.

10. Es fácil sorprender a alumnos que normalmente no das clase. El reto es conseguir mantener ese nivel y motivación con los que llevan años contigo.

11. Liderar el desarrollo de una clase no significa ser el protagonista. Los protagonistas son siempre los alumnos. No te conviertas en un personaje 😉

12. La atención del profesor hacia el alumno tiene sus limitaciones. Y es inversamente proporcional al número de ellos. Un alumno tiene tu 100%, 2 se repartirán un 50%, 10 alumnos tendrán un 10% cada uno… Muy a nuestro pesar.

13. Los alumnos más reacios y desconfiados al inicio, serán tus mayores defensores y promotores de la actividad si con tu buen hacer consigues que se queden.

14. Si propones un ejercicio y más de la mitad de los alumnos están haciendo algo diferente a lo que proponías, posiblemente no sean ellos los confundidos.

15. La paciencia no es necesaria, es obligatoria.

16. De la misma manera que existen alumnos que necesitan sentir que estás cerca para realizar la corrección precisa en el momento adecuado, hay otros que desarrollan mejor la clase sintiendo que tienen “su espacio”.

17. El alumno siempre quiere ver su evolución y eso sólo se lo permite volver a los ejercicios iniciales.

18. La cercanía con los alumnos hace todo más sencillo. La seriedad crea distancia. Y tu habilidad se demostrará por la capacidad de romper ese ambiente tenso cuando se requiera pero, por otro lado, crear la atmósfera propicia para que la clase se desarrolle adecuadamente. Demasiada confianza… ya sabes.

19. Seguramente la clase termine siendo distinta a lo que tenías planificado. Aún así no dejes de dedicarle tiempo a ello, especialmente al principio.

20. De la misma manera que en la clase individual la clave está en el detalle, en la clase de grupo la clave está en el ritmo. No por rápido, sino porque tenga continuidad.

Ya sea impartiendo clases de Pilates de grupo o individuales, nuestra labor es la misma. Transmitir  la manera correcta de ejercitarse proporcionando en cada clase el ejercicio justo, al tiempo justo, a la intensidad justa con la correcta progresión. De ello aprenden los alumnos y aprendemos nosotros.

Y tú ¿Qué has aprendido impartiendo clases de Pilates en grupo?

PD: Como te contaba la semana pasada te escribo de nuevo desde Australia. Ya te iré contando cómo se van desarrollando las cosas por aquí. De momento, he cambiado el verano por el invierno, he superado 34 horas de viaje y los efectos del jet-lag van quedando atrás. En 2 días me ha dado tiempo a poco más. Así que ya te voy contando.

Advertisements

6 thoughts on “20 Aprendizajes Impartiendo Clases de Pilates en Grupo

  1. Hola Manu!
    Según iba leyendo e identificando algunos de los aprendizajes, sobre el rol de los alumnos, me venía a la cabeza el típico cado de el/la alumn@ que siempre cuenta las repeticiones jeje supongo que todos tenemos uno/a…
    Ahora que estoy de nuevo en Ibiza, se que además de aprender de los alumnos, voy a tener la oportunidad de aprender de mia compañeros.
    Ahí te dejo un tema para otra entrada, si es que no la has escrito ya…
    ¡Que te vaya bonito en Australia compañero!

    • Muchas gracias.
      Sin duda los compañeros siempre son a primera fuente de intercambio de conocimiento. Ibiza no es mal sitio para pasar el verano.
      Apuntado queda el tema y ¡Disfruta!

  2. Cuanta verdad en estos post Manuel, se aprende tanto…. Día a día .

    Me identifico sobre todo con la importancia de adaptarse a cada clase, a menudo llevas una clase preparada y luego la realidad te impone otra cosa pero la creatividad y la inventiva te hace mantenerte despierto esa es otra característica del Pilates que me encanta.
    Es un método que esta VIVO.

  3. Me encanta impartir clases a grupos, voy viendo como evolucionan , sin prisas , pero seguros y aprendo infinitamente mas de ellos que ellos de mi.
    Te felicito por tus artículos y por guardar un rinconcito para los instructores de Pilates que impartimos las clases a grupos, y que no por ello dejamos de prepararnos ni de preocuparnos por nuestros alumnos y por hacer nuestras sesiones seguras ( y no es fácil).
    Saludos desde Chiclana.
    Mercedes

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s