Corregir para Mejorar ¿Cómo Realizar Correcciones Efectivas?

Las correcciones en negativo siempre se me han atragantado. Daba igual si era mi madre porque no me había portado bien, en el colegio porque no me esforzaba lo suficiente o si jugando al baloncesto me decían que estaba defendiendo mal… No eran un gran aliciente para mejorar. También tengo ese recuerdo cuando comenzaba mi formación en Pilates. Ante un ejercicio que acababas de ver y empezabas a desarrollar con dudas, pocas palabras tenían un efecto tan paralizante como un ¡NO! inesperado. Y para qué hablar de un repentino ¡No, no, no..! Debe ser que mi cerebro prefiere ser engañado con un “mejor prueba así” o un “trata de hacerlo de esta manera” y tengo la sensación de que no soy el único al que le pasa.

Hace unos años recibí una formación, no de Pilates pero sí de una disciplina también relacionada con la actividad física (se dice el pecado pero no el pecador) y aún recuerdo al profesor como un francotirador disparando sus “Noes” contra mí cada vez que indicaba una propuesta y no conseguía ejecutarla correctamente. Además, después de ese “no”, todo se paraba, nos reuníamos todos en el centro y volvía a realizar la misma explicación de nuevo. Yo le había entendido y ponía todo mi empeño en desarrollar esa propuesta pero me estaba sintiendo cada vez más tensionado, con menos confianza, dejando de disfrutar por momentos con la actividad que tantas ganas tenía de conocer y practicar. Entiendo que él lo la hacía de buena fe y que yo debía de ser el torpe del grupo porque, al menos, con esa sensación terminé. Y un poco cabreado también.

El miedo al error

Leía esta semana en el blog de Helena Guevara lo siguiente:

¿Cuántas veces te han dicho?: ¡Mal!, ¡Así no!, ¡Te has vuelto a equivocar!
¿Cuántos examenes has realizado a lo largo de tu vida en los que había que poner la respuesta “correcta”? ¿Cuántas veces te han corregido, te han juzgado?

Según comenta Helena estos feedbacks que vamos recibiendo desde pequeños limitan nuestra capacidad de toma de decisiones al temer equivocarnos, o más bien a las consecuencias que ello trae. Porque cuando te acercas a algo nuevo, cuando pruebas, con seguridad te vas a equivocar. También cita las palabras de Moshe Feldenkrais cuando afirma:

Será inevitable el fracaso, cuando se haya socavado tanto nuestra seguridad interior, que perdamos el estímulo a probar, por miedo al error” “…El medio en el que vivimos tiene una importancia crucial para la salud de nuestro Sistema Nervioso: puede apoyar su desarrollo y evolución o imponerle modos de funcionamiento paralizantes, limitando su actividad a una rutina mecánica

¿Aprendemos más del error o del acierto?

En la formación que te contaba anteriormente hay una frase que el profesor repetía y repetía: aprendemos del error.

Dar a conocer el error puede dar pistas puntualmente sobre comportamientos o acciones que se están produciendo pero creo que incidir en ello no aporta demasiado. Muchas veces dirigir el foco atencional en el error lo retroalimenta de la misma manera que si yo ahora te digo que no mires tus manos (no, no las mires, aguanta sin mirarlas. MANTÉN TU MIRADA EN LA PANTALLA) me apuesto un dedo del pie a que tu inconsciente te ha traicionado y lo has hecho. Si quieres inhibir algo que se está produciendo, de comienzo mejor no lo menciones. Por otro lado, si ahora mismo llevas unas horas en tu asiento y yo te dijera no te sientes así, te estaría aportando poco. Posiblemente preguntarías ya pero ¿Cómo debería hacerlo? Si los profesionales no indicamos “el cómo” no estamos dando soluciones, sólo estamos creando problemas.

Mi padre siempre ha jugado al tenis. Lleva al menos 30 años haciéndolo porque yo siempre le recuerdo saliendo de casa con su raqueta los domingos. Hace tiempo que no jugamos pero seguro que me sigue ganando ¿Y cómo tras tantos años de práctica su técnica es tan diferente a la de Rafa Nadal que ni siquiera tiene esa edad? Nadal lleva practicando desde los 6-8 años con su tío (y entrenador) Toni detrás atendiendo a cada aspecto, matizando cada detalle, indicándole cómo mejorar. Ayudándole a encontrar soluciones a los problemas que el juego le ponía. Mi padre juega para echar el rato y nunca ha recibido una clase de tenis. Es consciente de sus errores y sus puntos débiles pero nunca le han corregido, dándole alternativas sobre dónde situarse, la manera de agarrar la raqueta, como posicionar su cuerpo al golpear… Haber recibido esas correcciones y practicar en torno a ellas, le habrían posibilitado poder mejorar y que sus golpes se parezcan un poco más a los que ve realizar a Nadal por la tele.

Centrarse en el error supone enfocar la atención en lo que no hay que hacer pero recuerda que nosotros lo que queremos es que nuestros alumnos hagan: que se muevan y que disfruten con ello. Se trata de conocer el movimiento correcto, entenderlo y repetirlo (me da que sólo esto ya tiene un post) y una manera de llegar a ello es recibiendo feedbacks externos que nos indiquen el camino a seguir. Y esto nos lo proporciona el profesor con las correcciones, pero ¿Cómo realizarlas para que sean efectivas?

Cómo realizar correcciones efectivas

  1. Corrige lo mínimo necesario para que el ejercicio sea desarrollado. No se trata de conseguir la excelencia al tercer día, mejorar lo que ayer se hizo ya está mostrando progresión.
  2. Sólo una indicación cada vez. Si quieres que tu alumno se centre en la correcta alineación de sus pies deja de marcarle la respiración, de la misma manera que si quieres que relaje sus hombros deja de hablarle sobre la distribución del peso en sus metatarsos.
  3. Corrige en positivo. Evita los Noes. “Hazlo de esta manera” siempre suena mejor que “no lo hagas así”. El ¡No! Juzga, paraliza, bloquea y pone a la defensiva. Es impositivo porque no muestras una alternativa distinta, sólo corta la acción que se estaba llevando a cabo. Recuerda, en positivo tu día a día es más sencillo.
  4. Ponle tacto. No te aproximes corriendo al alumno porque no tenía los pies en la posición que habías indicado o haya modificado ligeramente su pelvis neutra. Que sienta que le ayudas a mejorar no que le evalúas y lo está haciendo mal.
  5. Pregunta ¿Por qué lo estás haciendo de esta manera? Tal vez te responda que no lo sabe o es posible que te de una buena razón. Algo que tú no habías contemplado desde tu perspectiva de enseñante. Recuerda que en una clase de Pilates no sólo aprende el alumno.
  6. Deja tiempo. En ocasiones él mismo acabará dándose cuenta  de lo que debe corregir. Permite que termine la serie, igual hasta te sorprende.
  7. Evita personalizar en la medida en que sea posible. En un grupo nunca nombres a la persona en concreto. Suele bastar con comentar la corrección en alto de manera general. Si no, acércate a ella mientras lo repites.
  8. Si repites, hazlo con otras palabras. Si has realizado una explicación y el alumno no desarrolla tu propuesta de acuerdo a tus indicaciones, puede que no hayas dado con la palabra o la frase clave. Recuerda cuál es la herramienta clave del profesor de pilates, úsala y asegúrate de que el alumno y tú, estéis hablando el mismo idioma.

Hay personas que cuando hablan parece que lo hacen para demostrar lo mucho que saben y otras que hablando de manera sencilla y aparentemente sin pretenderlo, consiguen que tú aprendas. Es difícil encontrar cómo, pero tus correcciones deberían orientarse a lo segundo ya que, por el trabajo que desarrollas tu conocimiento no tienes que justificarlo. Ocurre como con el valor en los toreros, se presupone.

Y tú que opinas ¿Aprendemos del error o del acierto?

Advertisements

2 thoughts on “Corregir para Mejorar ¿Cómo Realizar Correcciones Efectivas?

  1. Pingback: 7 Artículos (que aún no has leído) que te Interesarán si lo tuyo es el Pilates | Why not Pilates?

  2. Pingback: 5 Expresiones a Evitar en una Clase de Pilates (II) | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s