4 Imágenes Clave Para Entender Como Funcionan tus Discos Intervertebrales

El término hernia discal, en mayor o menor medida, a todos nos suena. Es una especie de fantasma que pulula por ahí asustando a personas que llevan tiempo con dolor de espalda (especialmente si es a nivel lumbar) esperando un diagnóstico, que finalmente reciben confirmándolo: – Sí es una hernia. Y muchos lo toman como si les condenara a una situación irreversible que sólo el quirófano pudiera remediar, limitando su vida deportiva y su día día. Pero esto en muchos casos no es así, ya que, lo único que sabemos con certeza cuando la palabra hernia aparece es que un disco intervertebral está dañado. Poco más. Pobres discos, sólo los mencionamos cuando fallan y eso que no les dejamos parar ¡Realizando en la mayoría de los casos un trabajo excelente!

Herni discal

Hernia discal

Como puedes leer de manera más extensa en este artículo de “El osteópata en casa”

“El disco intervertebral es una especie de almohadilla situada entre cada dos vértebras. Está formado por un anillo externo fibroso, formado por cartílagos concéntricos, y por un núcleo interno gelatinoso que es deformable e incomprimible; es algo parecido a una pequeña bolsa o cápsula llena de un líquido viscoso.”

Los discos poseen una extructura flexible y el que estén formados en un 95% por agua ayuda a entender esa capacidad de deformarse adaptándose a las demandas del resto de segmentos articulares en base a la posición que mantenemos. Si bien es cierto que, el desgaste por el paso de los años, la pérdida de tono en la musculatura que hace de soporte a nuestra columna, sumado a posturas poco “amables” para nuestros discos, pueden contribuir a su deterioro. Produciendo, como ves en la imagen anterior, que ese núcleo gelatinoso se desplace fuera del espacio central, por la ruptura del anillo fibroso que lo envolvía.

¿Pero no estábamos hablando de almohadillas deformables?

Es cierto que los discos son deformables y esa propiedad hace que puedan adaptarse al continuo movimiento que realizamos. Esto, nutre al disco de manera parecida a cómo la contracción muscular favorece la irrigación, abasteciendo a tus células musculares de los nutrientes que necesita para desarrollar sus distintas funciones. De ahí que el problema no suele estar tanto en el movimiento como en la ausencia de éste.

BsL67zqCMAA7V_c.Cuando se producen movimientos en distintas direcciones la capacidad adaptable del disco hará que conserve sus propiedades. Incluso cuando hay que soportar una carga, siempre que las vertebras estén correctamente alineadas el disco cumplirá con su función de amortiguar y redistribuirla en toda su superficie. El problema existe cuando hablamos de una posición en la que el disco recibe la carga en una posición comprometida y sobre todo, esa posición hay que mantenerla en el tiempo.

¿Alguna vez te has preguntado porque a pesar de estar fabricado de material deformable y adaptable se recomienda cambiar la posición del colchon? Al cabo de unas semanas recomiendan colocar la parte del cabezal y que pase a los pies; cuando pasa de nuevo ese tiempo, darlo la vuelta colocando abajo la superficie de arriba y así periódicamente para ir alternando sus 4 posiciones. O por ejemplo ¿Crees que si un muelle a pesar de ser flexible lo mantuviéramos durante un tiempo prolongado en un alto grado de tensión volvería conservando las mismas propiedades a su situación de inicio? ¿O en algo habría cambiado? Pues en la imagen de arriba puedes ver lo que ocurre con tu disco.

El problema es la silla

Cuando estás sentado tus discos sufren y no es la primera vez que lo oyes, en el blog y fuera de él. Pero sólo unos pocos afortunados pueden evitar pasar más de la mitad del día sentados. Aunque como ya te contaba en el post “4 falsos mitos sobre el dolor de espaldano existe una postura única que podamos mantener como una estatua durante 8 horas y que sea saludable, será ir cambiando de postura lo que haga la jornada de silla más llevadera.  En la imagen que tienes a continuación puedes ver que ocurre en tus discos intervertebrales, si fuerzas la anteversión en una posición poco natural, desplazándose el disco hacia la parte anterior  de tus vertebras (Posición A) o como cambia, cuando te abandonas sobre el respaldo de la silla sin participación de tus músculos estabilizadores, desplazándose el disco hacia las apófisis (Posición B).

1554523_315401535282935_3179519382734351973_nEs sencillo encontrar una posición intermedia. Aquella más saludable para tus discos. Sólo debes asomarte por encima de la pantalla del ordenador sintiendo esa cabeza como un globo de helio que asciende, creando a su vez espacio entre tus vértebras se van alineando una a una bajo ella. Tu pecho deja de estar hundido, incluso tu pelvis cambia permitiéndote sentir cómo esos huesos situados en la parte baja de tu pelvis, los isquiones, se hunden en la silla confirmando que hemos recuperado la alineación.

Otra manera sencilla que nos cuenta Ibai López en este video sería utilizando el “botón de la alineación” que todos tenemos. Si buscas con tus dedos índices el ombligo y trazas una circunferencia recorriendo tu cintura hasta que los dedos se encuentren atrás, encontrarás tu tercera vértebra lumbar (L3) y en el centro habrá un saliente (la apófisis espinosa) que sobresale más allá del resto. Cuando abandonas tu postura recostándote hacia atrás, ese piquito asomará. Pero si vas presionando ese botón observa como va desapareciendo a la vez que la columna lumbar, tu pelvis y el resto de tu espalda se alinea. Úsalo de vez en cuando para dar ese feedback a tu cerebro. Y si te ha parecido interesante sigue leyendo y aprendiendo con Ibai y su Educación Funcional para el Movimiento.

Distintas posiciones, distintas presiones internas.

10384336_1516032828629378_8321822327115682638_n

  • Es importante que conozcamos que cada movimiento deja huella en nuestra columna. Y aunque podríamos pensar que nuestra columna descansa cuando estamos sentados, la presión intradiscal es menor y el reparto de presiones más equilibrado cuando estamos de pie (figura1).
  • Todos hemos escuchado la importancia de utilizar la bisagra de la cadera y por qué la sentadilla es el ejercicio funcional por excelencia (sí, he dicho funcional), utilizar la cadera como bisagra con la columna lumbar en flexión, incrementa considerablemente la presión interna en nuestros discos situados en la zona lumbar (figura2).
  • Cuando estamos sentados nuestra musculatura tónica o postural deja de tener la misma actividad que al estar de pie y eso recae sobre nuestros discos que lo sufren especialmente si realizamos una flexión de tronco (figuras 3 y 4). Ahora ves por qué te decía que el problema es la silla.
  • De todos es conocido el hecho de que al levantarnos por la mañana, tras haber permitido a nuestros discos descansar y recuperar su forma y estructura inicial, podemos dar un par de centímetros más de talla que al acostarnos. Es como cuando te sientas sobre un cojín que aunque inicialmente parezca más delgado, al levantarte, poco a poco recuperará su forma habitual (figura 5).
  • Si has probado alguna vez una plataforma inversora puedes entender la sensación agradable de liberar a nuestros discos de toda presión y si no, y como nos cuenta Nidia en esta entrada, hay múltiples maneras de poder disfrutar de los beneficios de la posición invertida. (figura 6).

Si hay algún concepto clave en Pilates para facilitar la salud de nuestos discos intervertebrales es el de elongación. Utilizar la musculatura postural de manera eficiente para encontrar la posición alineada que permite mantener en  verticalidad la estructura ósea con el mínimo esfuerzo. Pero este es un proceso dinámico, no estático. La convivencia permanente con la gravedad exige una renovación constante en la organización postural y del equilibrio. Y eso… se aprende. Cuida tus discos intervertebrales, cuida tu columna…

Why not Pilates?

Advertisements

9 thoughts on “4 Imágenes Clave Para Entender Como Funcionan tus Discos Intervertebrales

  1. Pingback: Top 10 Artículos WhyNotPilates | Why not Pilates?

  2. Pingback: La Solución para tu Dolor de Espalda: Los multífidos. | Why not Pilates?

  3. Hola Manuel, gracias por esta manera de escribir tan fácil de comprender. El objetivo de estas palabras,a mi entender, sería ideal si pudieran llegar de una manera sólida a toda la población. Tengo un peque de cinco años al cual intento hacerle llegar unos principios que seguro le pueden servir de mucho: cómo respirar, comer, moverse, entre otras cosas. No le pongo ninguna presión, pero normalmente obtengo de respuesta una mirada de ¿qué dice éste? En lo único que tengo cierto éxito es cuando alimento su curiosidad. Es fácil pues eso es divertido, ahí se puede utilizar muchas imágenes y metáforas. La respuesta podría ser “haz que todas las enseñanzas sean divertidas” pero no sé cómo hacer divertida para un peque una enseñanza sobre qué comer. Ojalá en el cole les estimularan más. Seguiré el trabajo que hago con mi peque, me lo paso muy bien, y estaré atento para ver quién encuentra la fórmula de transmitir mensajes, sanos, infalible.

  4. Pingback: ¿Demasiada Flexión de Columna? | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s