La Solución para tu Dolor de Espalda (I). Los Multífidos, una Musculatura con Poca Fama

De la misma manera que se ponen de moda determinadas marcas, canciones, personajes… el mundo de la actividad física y el deporte no podía quedarse atrás. Estar de moda supone que durante un período de tiempo concreto eres el centro de atención, de los comentarios, del debate… para luego quedar relegado a un segundo o tercer plano. O no. Hay actividades que se ponen de moda. De ser practicadas por sólo unos pocos, pasan a ser más conocidas y generalizadas. Hay quien dice que el fenómeno running es una fiebre pasajera y no lo sabremos hasta dentro de unos años. Hace diez, sólo unos pocos conocían qué era el Método Pilates, posteriormente hubo un “boom” y a día de hoy y como se cuenta en este artículo podríamos afirmar que llegó para quedarse.

También hay materiales que se ponen de moda. Hace unos años las plataformas vibratorias por ejemplo, eran “lo más”. Ahora habrá quien las use pero no suenan tanto. De la misma manera que hay ejercicios que se ponen de moda e incluso clásicos que se recuperan por los beneficios que tienen, para mejorar el rendimiento u orientado hacia la salud como te contaba en la entrada que te hablaba sobre la sentadilla.infocop.esPues bien tengo la impresión de que también hay músculos que se ponen de moda. O al menos que despiertan más atención e interés que otros y se me ocurren tres ejemplos.

  • El bíceps es uno de los músculos que cualquier persona que no tenga la más remota idea de anatomía sabe indicar dónde se encuentra (también ocurre con los glúteos pero por otras razones). Tal vez sea una cuestión biológica masculina pero recuerdo de niño como la manera de mostrar fortaleza ante nuestros amigos, era “sacando bola“. Flexionar el codo 90 grados, cerrando el puño con fuerza con la esperanza de que nuestro bíceps se activara mostrando mayor definición que la del resto.
  • Durante mi adolescencia veía como los veranos en la piscina quien podía presumir de “tableta de chocolate” era el primero en quitarse la camiseta nada más llegar, sin importar si se fuera a bañar o no. En esa época de revolución hormonal, un recto abdominal definido era lo que “marcaba” diferencias entre los que tenían un cuerpo fuerte y atlético del los que nos dejábamos la camiseta puesta.
  • En mis primeros acercamientos al Pilates me empezaron a hablar del transverso del abdomen. Todo partía de él era el músculo más importante, el centro, el origen. Con la cantinela por suerte desfasada del ombligo a la espalda. Me temo que a día de hoy hay quien aún cree que cuanto más tiempo activo esté durante los ejercicios y con mayor intensidad, mejor.

Cuando estaba casi convencido de que hay que tratar de entender el cuerpo como una globalidad, de que los músculos no son más que eslabones de una cadena, sin tener unos más importancia que otros, la semana pasada, tras terminar mi última clase y mientras terminaba de recoger y apagaba las luces en Body Organics, el estudio donde estoy trabajando ahora, encontré sobre la mesa un libro: “The Multifidus: the back pain solution”. Y pensé, vamos a echarle un ojo, no vaya a ser que se me esté pasando algo por alto.

Los multífidos. Una aproximación a un músculo con poca fama.

Los multífidos forman la más profunda de las distintas capas superpuestas de manera ordenada con origen en la columna. Iniciándose en la espalda baja, recorre la columna en toda su longitud hasta la zona cervical.

fuente: kenhub.com

fuente: kenhub.com

El nombre viene del latín multus (muchos) y findo (adherido, unido) y su nombre es en plural ya que no se trata de un gran músculo que recorre la parte central de la espalda sino pequeños fascículos que se cruzan, conectando de dos a cinco niveles de vértebras hasta cubrir toda la columna. De esta manera permiten el movimiento independiente de los distintos segmentos vertebrales.

El dolor lumbar inespecífico.

Según se afirma en este artículo

“El dolor musculoesquelético crónico está alcanzando magnitudes epidémicas en los países industrializados. Estudios epidemiológicos muestran como un 12% de la población española presenta dolor crónico, con una duración entre 6 y 14 años (Catala, Reig et al. 2002; Breivik, Collett et al. 2006; Reid, Harker et al. 2011).

Estos estudios han puesto de manifiesto que aunque en España  la mayoría de los pacientes recibe tratamiento, frecuentemente refieren que el tratamiento que reciben no tiene ningún efecto. De hecho, un 60% de los pacientes está insatisfecho o muy insatisfecho con el tratamiento que reciben. Como puso de manifiesto el estudio ITACA, realizado en 100 unidades del dolor en España, el motivo de consulta más frecuente lo constituye el dolor crónico musculoesquelético, alcanzando el dolor lumbar crónico más del 50% de todas las consultas (Casals and Samper 2004)”.

Que el dolor en cuestión se catalogue como inespecífico significa que no existe una relación clara entre los síntomas que se muestran y la alteración anatómica hallada (o no hallada más bien).

¿Estarán los multífidos detrás de mi dolor lumbar?

Se tiende a creer que cuando los discos intervertebrales (de los que ya te hablé a través de estas cuatro imágenes) están dañados y comprimen los nervios espinales originarán un agudo dolor. Si bien, en el libro se hace referencia a un estudio realizado a sujetos sin dolor de espalda que encontró que el 24% de ellos presentaba compresión en los nervios. O cómo en este estudio se pudo observar a través de resonancia magnética que el 64% de esos sujetos que no tenían dolor ,presentaban anomalías en los discos. Y esto tiene sentido, ya que en realidad los discos intervertebrales comienzan su deterioro cuando superamos la veintena.

 Existen multitud de métodos, terapias y tratamientos orientados a paliar los síntomas pero no las causas que lo originan. Te ayudan a sobrellevar el problema pero no a eliminarlo. Estirar, poner calor, los masajes… sin duda hace que personas con estas dolencias mejoren temporalmente. Según cita el libro, los últimos estudios han demostrado una relación evidente entre un anormal funcionamiento de los multífidos y el dolor lumbar, además de cómo al ejercitar este músculo, lo mejora.

 ¿Cómo localizalo? ¿Por qué este músculo y no otro puede ser la razón de mi dolor lumbar? Y lo más importante de ser así ¿Cómo puedo trabajar esta musculatura para que remita mi dolor de espalda?

Te lo cuento el viernes que viene a las 12:00 en la segunda parte de esta entrada :¿Qué Hace de los Multífidos una Musculatura Especial?

Advertisements

20 thoughts on “La Solución para tu Dolor de Espalda (I). Los Multífidos, una Musculatura con Poca Fama

  1. Pingback: La Solución para el Dolor de Espalda (II) ¿Qué Hace de los Multífidos una Musculatura Especial? | Why not Pilates?

  2. Pingback: La Solución para el Dolor de Espalda (III). Multífidos Activos, Espalda Sana | Why not Pilates?

  3. Pingback: Los 6 + 2 Principios del Método Pilates | Why not Pilates?

  4. Pingback: 7 Aspectos Fundamentales que no te Habían Contado Sobre el Psoas | Why not Pilates?

  5. Pingback: Sobre la Panacea del Pilates | Why not Pilates?

  6. Pingback: ¿Demasiada Flexión de Columna? | Why not Pilates?

  7. Pingback: Los 5 Vídeos Why not Pilates más Vistos en 2015 | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s