Por qué los Alumnos Siempre Prefieren a su Antiguo Instructor (y cómo les puedes hacer cambiar de opinión)

Alguna vez te he hablado del vínculo que llega a formarse entre alumno y profesor de Pilates. Dos personas que van recorriendo un camino desde dos roles distintos. El alumno en busca de la mejora de su salud y condición física mediante la práctica de Pilates y el profesor desarrollando su labor profesional a la vez que aprende a través del alumno día a día. Esta relación se estrecha más fácilmente cuando las clases son reducidas al darse lugar un trato más cercano pero, sobre todo, se consigue con el paso del tiempo.

Pasan las clases, los meses, a veces incluso los años y esa vinculación es más cercana en la medida en que has podido acompañarle en la consecución de sus objetivos: ya sea a nivel de salud, deportivos o simplemente por haberle ayudado a disfrutar de una actividad que le ha hecho entender mejor el cuerpo y su movimiento.

Pero se producen ajustes horarios, nuevas oportunidades laborales o cuestiones personales llevan al cambio y… el profesor que estuvo dando clase una larga temporada se ve obligado a dejar paso a otro. Entonces al alumno le entran las dudas: “¿Quién será el nuevo?”, “Si no me conoce”, “¿Serán las clases como antes?”… Incluso a veces se resiste al cambio y se plantea dejarlo. Lo reconozcamos o no, esta situación gusta cuando eres tú el profesor antiguo y lamentan tu marcha. Y en cierto modo es normal porque están reconociendo la labor realizada. Nos llena de orgullo y nos hacemos grandes cuando nos dicen lo buenos que somos y lo que nos van a echar de menos… de la misma manera que nos encojemos cuando llegamos a una sala nueva con alumnos que desconocemos y tenemos esa sensación de que decenas de ojos acusadores te clavan su mirada como agujas a la vez que piensan: nunca serás tan bueno como mi anterior instructor.

Si eres uno más, acabarás siendo uno menos

Hay quien a esto lo llama “saber venderse”. No me gusta demasiado esa expresión ya que normalmente la usan despectivamente para justificarse aquellos a quienes les compran poco. Pero no se debe permanecer inmóvil ante una realidad que a nivel laboral a todos nos afecta: “si eres uno más, acabarás siendo uno menos”. Espero no decepcionarte si te digo que profesores de Pilates hay muchos. Más que ofertas de trabajo. A día de hoy existen numerosas oportunidades formativas de calidad para monitores que se inician (también mucha pseudoenseñanza) y hay que disputarse las contadas oportunidades laborales, en muchos casos en condiciones poco favorables (pocas horas, mal pagadas o ambas) que hacen difícil la opción de dedicarte a ésto a tiempo completo ¿Recuerdas cuando te hablaba de la balanza del profesor de Pilates?

La cuestión es que si tú no sabes que te diferencia del resto es muy difícil que los demás lo vean: Ah, ¿Que dices que tienes un curso buenísimo de formación de Pilates con mogollón de horas y que te costó una pasta? ¡Bienvenido/a! Ese es el requisito mínimo imprescindible. Es lo que tienen todos los que están en la línea de salida. Pero si quieres cruzar la meta y si es posible, hacerlo en alguna de las primeras posiciones, tienes que pensar cómo puedes mostrar “ese algo más” que te distingue del resto.

¿Qué virtudes tienes tú como instructor que te diferencia de la mayoría?

  • Formación previa. Si tienes una formación relacionada con la actividad física o la salud partes con ventaja. Recuerda que los cursos de Pilates que ofrecen las escuelas, independientemente de si está avalada por tal o cual institución internacional, es formación no reglada. Y si puedes completar tu currículum mostrando formación reglada (sea o no universitaria) previa, tendrás un plus que valorarán.
  • Clientes. Hay quien dice que un monitor vale los clientes que tiene. Los alumnos son fieles a la persona que les hace aprender y mejorar no al espacio donde aprenden. Si puedes llenar clases, te querrán. Ya sea en estudios de Pilates, gimnasios u otros centros deportivos. Puedes dedicarte a ésto sólo si hay gente dispuesta a pagar por tus clases. Si no te dan la oportunidad créala tú. Seguro que puedes conseguir que te cedan un espacio donde poder practicar ofreciendo tus primeras clases mientras te formas y así ir consiguiendo clientes para cuando completes tu formación.

    B1uDcnpCMAEqH-Z

    “Si el camino no existe, créalo”

  • Capacidad de comunicar. Encontrar la palabra clave en el momento adecuado para que el alumno entienda exactamente lo que buscas marca diferencias. Si eres capaz de entender el movimiento, más allá de hacer ejercicios, estarás un poco más cerca de saber transmitirlo. Y cuando consigas dominar la herramienta clave del profesor de Pilates tus alumnos entenderán que aportas algo más
  • Facilidad para moverte. Queramos o no, al alumno le encanta que su profesor ejecute ese ejercicio dificilísimo que ellos creen imposible de realizar. Por mucho que te quites mérito y les digas que ese no es el objetivo y no es lo más importante, a ellos les gusta. Si tienes facilidad para moverte, déjate ver. Si crees que esto es una tontería, apuesto a que no eres bueno ejecutando. Sigue practicando, mejorarás.
  • Hacer de la necesidad virtud. He conocido a varias compañeras que tras dar a luz y sufrir un postparto complicado encontraron en el método Pilates una manera de recuperarse y decidieron formarse para ayudar a otras madres en su recuperación. O compañeros con lesiones y tras volver a encontrarse al 100% practicando Pilates decidieron seguir profundizando en el método. Ya nos contó Noah en el Blog “Cómo su vida cambió a través de Pilates”. Personas que convierten una dificultad en su principal fuente de conocimiento y el ejercicio en la mejor herramienta para recuperarse ¡Dale la vuelta a la tortilla!
  • Empatía y facilidad para llegar al alumno. Me temo que esto es algo que se tiene o no se tiene. Pero si tienes la facilidad para llegar a la persona, la chispa para el trato personal de hacer que cada alumno se sienta especial, creando ese clima en clase para que diferentes personas con distintos objetivos y formas de pensar se sientan a gusto, tienes un don. Caes bien, gustas y haces sentirse bien a los que te rodean. Úsalo a tu favor. Trabajas con personas y esta es una virtud importante.

¿Cómo ganarte la confianza de los nuevos alumnos?

Si los alumnos están ahí es porque la actividad les gusta han disfrutado con ella y esperan seguir haciéndolo. Como te decía al principio los alumnos no te conocen y dudan de que la persona que empieza nueva pueda cumplir con sus expectativas. Pero todo depende de ti, de que estés a la altura.

La semana que viene, en la segunda parte de esta entrada te contaré cómo puedes enfrentarte a esta situación y ganarte la confianza de los alumnos. Si quieres recibirla directamente en tu correo, puedes suscribirte introduciendo tu correo en el recuado que tienes en la columna de la izquierda.

Encontrarte una sala llena de alumnos nuevos que te desconocen, supone un reto. Un desafío para valorar tus habilidades. Allí el nuevo eres tú y los que juegan en casa son ellos. Que no te pueda el miedo escénico. Aunque, cuando te entren las dudas hay una táctica que yo utilizo y me sirve. Es muy sencilla.  Recuerda que, para bien o para mal, tú sólo eres profesor de Pilates.

Y después de leer esto, piénsalo: ¿Eres uno/a más o ya sabes qué puedes ofrecer que te distingue del resto?

Advertisements

17 thoughts on “Por qué los Alumnos Siempre Prefieren a su Antiguo Instructor (y cómo les puedes hacer cambiar de opinión)

  1. Muy buen artículo amigo, tal vez agragaría que también una buena forma de ganar el gusto por tus clientes y evitar malas comparaciones es hacerles saber cuales son sus necesidades de entrenamiento con Pilates y hacerles ver que tu interés es ayudarlos a mejorar su condición física (por obvio que parezca). Ejem, si tu fuerte no es la carisma (que debes tener un mínimo), podrías preguntar que tipo de deporte o actividad realizan tus alumnos y gestionar un entrenamiento que cumpla las necesidades de la media. Son ideas 🙂

    Gracias por escribir al mundo Pilatero amigo Manuel

    • 100 % de acuerdo Joseal. Adaptarte tú al alumno conociendo qué esperan de tus clases.
      Como dices el carisma puede que sea difícil de adquirir pero no el interés por el alumno.
      Un abrazo compañero y gracias por el aporte.

  2. Pingback: ¿Eres el Nuevo Profe de Pilates? 10 Acciones para Ganarte la Confianza de tus Alumnos | Why not Pilates?

  3. Todo lo que mencionaste es tan cierto, me alegra saber que ser la nueva y sentirte juzgada por los alumnos no solo me paso a mi, acabo de dar a luz hace tres meses estoy entrenandome hace mes y medio y ya tengo que empezar a dar mis clases y me siento como la nueva otra vez mi fuerte eran los movimientos y trabajo de abdomen todos me decian como lo haces, pero ahora por el embarazo no estoy al 100 % todavia.Gracias Manuel por tu articulo y por tu experiencia.

  4. Pingback: 7 Maneras de Ganarte la Atención de tus Alumnos en una Clase de Pilates | Why not Pilates?

  5. Pingback: 17 Inspiradoras Frases que Todo Instructor DeberíaTener Presentes cada Día | Why not Pilates?

  6. Pingback: Método Pilates ¿Hablas el Mismo Idioma que tus Alumnos? | Why not Pilates?

  7. Pingback: Instructor de Pilates: Encuentra tu Nicho | Why not Pilates?

  8. Hola Manuel! !!
    Hace poco menos de un mes que he dado mi primera clase de grupo. La definí como un horror, la segunda un susto y a partir de la tercera ya empecé a disfrutar y aprender de mis errores y a corregirlos poco a poco. He de decir que recibí dos consejos super sabios : Acuérdate de respirar tu, y el segundo, nunca lo harás tan mal como la primera vez. .. Y basándome en eso y en mi experiencia como alumna durante 7años voy construyendo mis clases.
    Un placer seguirte! !!

  9. Acabo de descubrir este mundo de la comunidad Pilates. Y he estado horas leyendo tus artículos Manuel. Muy instructivos e inspiradores!
    Te mando un gran abrazo desde Chile.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s