12 Buenos Propósitos que Tampoco Cumplirás los Próximos 12 Meses

Tal día como hoy hace un año te habías marcado algunos objetivos que a finales de diciembre, por una cosa u otra, no se cumplieron. Quizá sea porque ha calado hondo ese mensaje típico de películas de Disney de “desea algo con todas tus fuerzas y se cumplirá” o tal vez porque pensamos que como al del anuncio de la lotería, nos tocará el premio gordo sin comprar, parece que no reparamos en un detalle importante: se necesita una dósis de esfuerzo para hacerlo posible. También habrá quien piense: pues yo me he esforzado pero tampoco he sido capaz de conseguirlo. Entonces ¿No será que el fallo estuvo a la hora de establecer esos objetivos?

Esta semana leía a Lady Fitness y sus “7 propósitos para el nuevo año”. Siete buenos consejos llenos de positivismo que si todos nos los aplicáramos sin duda mejorarían nuestra salud y bienestar. Y a la vez que leía estos buenos propósitos pensaba: “Raquel, los objetivos de verdad no se aplazan hasta el 1 de Enero. Sabes que te van a fallar y tampoco los van a cumplir este año”. De manera que para liberar de presión, yo voy a optar por lo contrario: enumerar aquellos propósitos que tampoco cumplirás este año. Bueno quizá tú, que habitualmente lees el blog, sí lo hagas porque la actividad física forma ya parte de tu día a día. Pero sabes a qué me refiero porque tú también tienes ese cliente, esa alumna o un cuñado con el que te has esforzado tratando de motivarle y hacerle ver que pequeños cambios marcan grandes difencias, sin que haya dado resultado. Por si fuera cierto aquello de que la psicología inversa funciona, prueba a compartir con ellos este post. Igual hasta lo leen, conseguimos tocarles el orgullo y que sea este año cuando consigamos que cambien el chip.

12 propósitos que tampoco cumplirás en 2015.

  1. Hacer ejercicio a diario. Si llevas años sin hacer “nada” y tienes ganas de empezar a hacer “algo” de actividad física no te lo pongas difícil. 2-3 días por semana es un objetivo más realista que proponértelo a diario. Sal a caminar, a correr, apúntate a una actividad que te apetezca y reserva tiempo para ello… Es un buen comienzo. Recuerda que apuntarte al gimnasio no cuenta como ejercicio, sólo cuenta si vas. Y si vas, entrenas y te esfuerzas, además de tranquilizar tu conciencia empezarás a sentir y ver diferencias.
  2. Comer “bien”. No nos perdamos en objetivos abstractos que son imposibles de cumplir porque no sabes por dónde empezar. Neceditamos cosas concretas. No comer fuera de horas, sustituir bebidas azucaradas por agua, no tomar dulces de lunes a viernes… incluso podrías acudir a un profesional que te orienten a cambiar ese impreciso “comer bien” por comer de manera ordenada.
  3. Dormir más. Al día le faltan horas y siempre son las de sueño las sacrificadas. Sabes que recargar pilas es importante pero nunca es la prioridad. El cansancio se arrastra, no se recupera y eso pasa factura. Pero claro, no tienes tiempo.
  4. Ponerte “en tu peso”. Esto vuelve a ser un objetivo “poco objetivo” ¿Qué significa ponerte en tu peso? ¿Cuántos kg quieres perder? ¿Cómo lo vas a llevar a cabo? Quizá mejor que centrarte en la báscula es hacerlo en los dos primeros propósitos para que esa reducción progresiva sea más que un objetivo en sí, una consecuencia de tus hábitos saludables.
  5. Conseguir la tableta de chocolate. Si no lo conseguiste con veintipocos lo vas a tener mucho más difícil con …entaymuchos. Pero si de verdad crees que el esfuerzo merece la pena coge tu taper de pollo cocido y la lechuga sin aliñar y ¡A por ello!
  6. Preparar un reto deportivo. Se lo has prometido a un amigo, a tu compañero de trabajo, incluso a un cliente. “Este año me uno a vosotros para: hacer aquella ruta, subir aquel pico, inscribirme a esa carrera o acompañaros en esa prueba que realizáis cada año. “Pero era en septiembre, ¿no?” Tampoco lo conseguirás este año si vas dándote plazos en lugar de unirte a ellos ya, cada día que salen a entrenar. Que no se rían de tí cuando vuelvas a decir lo de: “de este año no pasa”.

  1. Dejar de fumar ¿Pero todavía queda alguien que fuma? Eso si que tiene mérito. El precio de la cajetilla está por las nubes, en el trabajo no te dejan, si hasta os hacen salir a la calle para poder dar cuatro caladas a un triste cigarro ¿Y dices que el deporte requiere mucho sacrificio? Sacrificio de verdad supone ser fumador a estas alturas. Sobre todo en invierno.
  2. Acabar con la celulitis ¿De verdad crees que es casualidad que más de un 85% de las mujeres tengan celulitis? Sea más visble o menos, asumirte con celulitis es mucho más práctico, barato e higiénico a nivel mental que rebelarte contra una batalla que ya tienes perdida. Nosotros nos vamos quedando calvos y nos lo perdonáis y… alguien tiene que decirlo ya: Chicas, nos gustáis también con celulitis. Es más, nosotros ni la vemos. Sed menos exigentes con vosotras mismas y con la de al lado ¿Todavía no sabes de qué depende realmente el atractivo de un cuerpo?
  3. Hacer actividades al aire libre. Playa, montaña, parques, jardines… Todos tenemos bonitos espacios naturales cerca. Incluso muchos que ni conocemos. Sabes que te vendrá bien salir, moverte y despejarte. Pero un día porque hace mal tiempo, otro porque el día anterior te acostaste tarde, otro porque al día siguiente ya es lunes y hay mucho que hacer… te seguirás quedando en casa un fin de semana tras otro.
  4. Cuidar más tu espalda. Quieres mantener una postura firme y alineada frente al ordenador pero siempre te acabas pareciendo a ET. Con esa cabeza adelantada en relación al cuerpo ¿Sigues pensando que podrás cambiar algo sólo repitiéndote el mantra “ponte derecho” mientras permaneces en tu silla? Ya te han dado antes algunos consejos sobre cómo mejorar tu postura pero me temo que has asumido que te tienen que doler de continuo las cervicales.
  5. Empezar a correr. Si como Ángel Sanz odias correr ¿Por qué te lo propones cada año? Tal vez sea por no ser menos que los demás, porque quieres unirte a tus compañeros de trabajo y su fiebre runner o quizá porque te ocurre como a Ángel que “quieres salir de tu zona de confort y sabes que para mejorar y superarte debes hacer también lo que no te gusta hacer” (por cierto, te recomiendo su blog re-imaginando el deporte y que te empapes de su filosofía Wow).
  6. No usar tanto el coche. Sabes que deberías cogerlo menos, lo indispensable. Caminar sería una manera de hacer algo de ejercicio, despejar tu mente y de paso ahorrar algo en gasolina. Incluso sabes que algunos trayectos habituales los podrías hacer caminando o en bici pero nunca tienes tiempo o peor aún: da una pereza…

De la misma manera que cuando nos confundimos de camino, nuestro GPS recalcula la ruta a nuestro destino, la mejor manera de reconfigurar unos adecuados objetivos es analizar por qué fallamos con los antiguos. Tienes doce meses por delante. 365 días para seguir dándole vueltas a aquello que no cumpliste el pasado año o puedes coger un folio y escribir qué vas a cambiar desde ya, para después pegarlo en la pared de tu habitación o tenerlo a la vista en el escritorio de tu trabajo. Y compártelos: que también los vean los demás porque son objetivos que sí cumplirás este año. Claros, sencillos, alcanzables y que puedas empezar ya porque dicen que:

“si el mejor momento para empezar fue ayer, el segundo mejor es hoy”

Advertisements

4 thoughts on “12 Buenos Propósitos que Tampoco Cumplirás los Próximos 12 Meses

  1. Bravo! Soy muy fan de los propósitos que nos hacemos a principio de año o de curso y que luego nunca cumplimos. Nos encanta planificar cómo lo vamos a hacer todo, visualizarnos alcanzando el éxito esperado… pero, desde mi punto de vista nos atascamos en lo más importante: ¡¡pasar a la acción!! Planificar y visualizar son dos cosas muy importantes a la hora de fijar objetivos, pero si no movemos el cucu al final no sirve de nada. Así que mi “no-propósito” para el 2015 será planificar menos (o invertir menos tiempo en ello) y hacer más. ¡hay que convertirse en “hacedores”: make things happen!

    Besotes y feliz año!!

  2. ¡Cómo me alegra leerte de nuevo por aquí!
    Qué cierto eso de que debemos ser más “hacedores” que planificadores. Como leía hace poco “La vía entre lo que eres y lo que quisieras ser se llama avenida de mover el culo”.
    Un beso.

  3. Pingback: Profesional de la Actividad Física ¡Sube el Listón! | Why not Pilates?

  4. Pingback: 15 Regalos que me Trajo 2015 y 16 Objetivos para 2016 | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s