Método Pilates como Aliado en la Recuperación del Cáncer de Mama (II). Mi Experiencia

Como persona de “ciencia” que soy, no es mi fuerte escribir y menos cuestiones personales, pero bueno … vamos al lio. Me llamo Soledad y hace un año y un mes me detectaron en un pecho un carcinoma intraductal. Por lo que he podido averiguar durante todo este tiempo (os advierto del peligro de buscar en internet la información) es una alteración del tejido mamario que puede dar lugar a un cáncer invasivo. Es en realidad una etapa temprana de éste y se impone la cirugía.

fuente: smaunse.com.ar

fuente: smaunse.com.ar

En un principio se intentó una cirugía conservadora, en la que se salvase la mayor cantidad posible de la mama, más o menos quitaron un cuadrante. Esta primera operación fue muy bien y la verdad es que salvo las molestias iniciales la recuperación fue buena. Lo malo fue cuando una vez hecha la biopsia de la cantidad extirpada se comprobó que no era suficiente para tener seguridad de que se había acabado con el problema. Dos meses después me hicieron una mastectomía total y la extirpación parcial de ganglios. Hoy en día gracias a los avances de la cirugía, las mujeres tenemos la opción de hacer una reconstrución inmediata de la mama, motivo por el cual, en la misma operación te colocan un implante provisional que se llama expansor mamario, una especie de globito que te colocan entre los musculos pectoral y serrato. Durante seis meses vas casi todas la semanas al hospital y te inyectan de forma casi nada dolorosa una pequeña cantidad de suero para que ese expansor se vaya dilatando y a la vez dilate tu piel, es una sensación que no deja de ser rara. Al cabo de esos seis meses si todo va bien se procede, en mi caso, a la tercera operación, que también requiere de ingreso hospitalario por un par de noches, en la que se procede a sustituir dicho expansor por un implante definitivo y si se considera, como ocurrió en mi caso, también se opera la otra mama para igualar los resultados y así lograr la simetría. Hasta aquí os preguntaréis que tiene esto que ver con el blog de Manuel “Why not Pilates?” pues si, tiene que ver y mucho…

“…se da la circunstancia de que yo llevo desde 2007 formándome como instructora de Pilates”

Hasta esa fecha yo era solo usuaria de los gimnasios, de los mejores de Madrid, todo hay que reconocer, y en uno de ellos recibí una clase de Pilates, actividad hasta ese dia para mi desconocida. Mis clases favoritas, hasta entonces eran todas las relacionadas con el movimiento, coreografiadas, cañeras, con música, grupales, el spinning que me sigue encantando, etc… pero de repente me dan una clase en la que te ves inmersa sin saberlo, en un mundo de calma, tranquilidad, donde lo primero que te enseñan es a “escuchar a tu cuerpo respirar”, en este Madrid en el que vivimos acelerados en el que casi no nos podemos escuchar los unos a los otros….te piden que te centres en tu cuerpo, en el aquí y en el ahora y que RESPIRES… Para colmo, no es una respiración cualquiera. Sino que debes conscientemente llevar ese aire que inhalas a los costados y hacia la espalda (¡Uff que difícil!), te dicen que cuando expulses el aire debes hacerlo pausadamente y de forma prolongada… bueno no me voy a poner a explicar los principios de Pilates porque ya se ha hecho en este blog y de forma magnífica.

“La idea es contaros como el Método Pilates, me ha ayudado a recuperarme física y mentalmente de este año complicado.”

En las distintas operaciones, mi experiencia es que lo que mas sufre en todo el proceso es la espalda y la fascia abdominal. El hecho de no poder en los primeros tres días ponerte de costado y tener una movilidad reducida por el dolor, hace que el dolor de espalda sea de lo peor. Por otro lado lo que yo sentí con la mastectomía total es que al verse afectada la fascia, como bien sabeis, “órgano” que está interconectado con todo el cuerpo, hace que se distienda y pierdas de forma espectacular el tono abdominal. Piensas: Toda la vida trabajando el transverso y ahora ¿Dónde está? ¡Qué ingrato! El aspecto que más me interesa de Pilates es aplicarlo a la rehabilitación de patologías…

“… y se da la casualidad de que un año antes había realizado una certificación que se centra en la rehabilitación con Pilates para mujeres mastectomizadas.”

El curso Pink Ribbon Program, junto con otros vídeos de prestigiosos maestros del mundo del Pilates, me ayudaron de forma espectacular a desde el primer dia de mi vuelta a casa a tirarme al suelo (no sin dificultad) para empezar mi recuperación. Ayudada solo de una colchoneta y una soft ball (uno de mis implementos favoritos para mis clases) noté un alivio inmediato en la espalda, empecé a articular de nuevo mi columna vértebra por vértebra, con la mirada asustada de mis hijas que me decían: “mamaaaa ¿Qué haces? ¡No te muevas! Déjate de pelotitas…” pues no señoras, lo que hay que hacer es moverse, tirarse al suelo, al mat y trabajar desde la base los principios de Pilates, el hecho de movilizar tu columna, de volver a recuperar el control de tu respiración y de activar ese suelo pélvico “ dormido” hace maravillas en tu cuerpo, el tono abdominal vuelve a responder, te centras en ti, durante un buen rato, y tu cuerpo, muy agradecido después de lo que ha tenido que pasar empieza a responder. Te repites a ti misma el mantra de tus clases: “inhala expande tu caja torácica, exhala lleva el ombligo hacia la columna, cierra costillas, derrite tu esternón…”

… y como por arte de magia tu cuerpo recuerda lo aprendido en tu practica de Pilates.”

Además de las primeras molestias descritas el siguiente hándicap que encuentras es la famosa “postura de protección” el cuerpo aunque sabio, instintivamente adopta una postura cifótica con hombros anteriorizados, encorvado hacia delante para proteger la zona del “desaguisado”. En mi caso, he de decir que al haber extirpado solo dos ganglios jugaba con mucha ventaja, cuando en la intervención se requiere una linfedenectomia, el desaguisado es mucho mayor y mucho mas doloroso. Lo segundo que se empieza a trabajar es la recuperación del rango articular de ese brazo afectado, los movimientos de circunducción del brazo, deben de ser un segundo objetivo desde mi corto entender, una vez recuperado parte del tono abdominal, las tonning ball son en este momento de gran ayuda y como siempre trabajar de forma simétrica los dos brazos. En los momentos de descansos, se nota un gran alivio descansar de lado sobre el brazo no afectado y colocar un cojin en forma de corazón sujetando el brazo del lado afectado. Os lo recomiendo mucho, cojin que en este momento a pasado a ser un soporte para mi ordenador… Le coges cariño.

“El programa completo de recuperación con pilates de mujeres mastectomizadas, puede durar unos seis meses en su fase inicial…”

…tiene un protocolo muy elaborado y probado con una gran cantidad de pacientes a nivel mundial al que le estamos muy agradecido, en mi caso sin monitor pero ayudada de un gran espejo que tengo en casa y guarda muy buenos recuerdos de la época en que mis hijas pequeñas bailaban delante de él. Es de vital importancia controlar la ejecución de los ejercicios, y no dar pasos de gigante en las progresiones. Habrá días, en que cueste mucho sacar fuerzas para ponerte a hacer Pilates… no importa ese dia tan solo te tumbas en el suelo te poner música tranquila, bajas la luz y te concentras en movimientos básicos como el rizo de pelvis, relajar con la pelota el cuello, centrarte en el tren inferior y dejar para el dia siguiente los movimientos con el brazo afectado. Mucho cuidado con las mujeres con linfedectomia. Hay que seguir las precauciones básicas, no coger peso son ese brazo, cuiadado con la higiene al cortaros las uñas, etc… Realizar los ejercicios con la manga puesta en el brazo…

“y sobre todo, seguir la prescripción médica.

Soledad Canals Caballero

Advertisements

8 thoughts on “Método Pilates como Aliado en la Recuperación del Cáncer de Mama (II). Mi Experiencia

  1. Me ha encantado tu relato Soledad, te envío un fuerte abrazo cargado de energía positiva para que tu recuperación siga viento en popa. Con tu permiso, comparto tu experiencia con una alumna que tengo con Linfedema, y que lleva muy poquito tiempo con Pilates, pero (incluso desoyendo a su medico…..que no entiende que el movimiento es necesario) sigue acudiendo a sus clases de Pilates, donde es vigilada de cerca por mi, y ya…..por sus compañeras de clase para que no haga nada que no deba hacer.
    Un abrazo.

  2. Pingback: 8 Perspectivas Distintas para Entender el Método Pilates | Why not Pilates?

  3. Pingback: Método Pilates como Aliado en la Recuperación del Cáncer de Mama (I) | Why not Pilates?

  4. Enhorabuena Soledad por tu testimonio, tengo algunas alumnas con experiencias similares y puedo asegurar que es todo un reto pero muy gratificante al mismo tiempo. Gracias por recordarnos que es una buena elección.

  5. Pingback: Why not Pilates?

  6. Pingback: ¿Te Cuento mi Última Formación de Pilates? | Why not Pilates?

  7. Pingback: 15 Regalos que me Trajo 2015 y 16 Objetivos para 2016 | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s