¡Aprende de los que Saben! 3 Personas que me Enseñaron a ser Profesor de Pilates

Hace unas semanas te contaba por qué en esta etapa que estoy viviendo en Australia me podría considerar “un tío con suerte”. De la buena, claro (si no sabes de qué te hablo puedes leerlo en este enlace). La verdad es que desde que terminé la carrera y empecé a formarme en el Método Pilates y el movimiento consciente, he tenido la fortuna de ir cambiando de ciudad e ir enlazando el trabajo en diferentes estudios en distintos lugares: Madrid, Asturias y ahora Australia. Nunca fue una oportunidad profesional lo que hizo que me trasladara sino más bien inquietudes personales, necesidad de cambio… y el trabajo llegó después. Y la suerte no es sólo la de dar clases de Pilates, algo que por supuesto me apasiona, sino desarrollar esa labor en entornos realmente estimulantes con personas de gran conocimiento que depositaron en mí su confianza, dándome además la posibilidad de seguir formándome y aprendiendo.

La formación es clave porque te proporciona una visión general y asienta unas bases de cómo enfocar el trabajo. Si bien, es el día a día con los alumnos, con sus aciertos y sus errores lo que da sentido a ese conocimiento. Tener alguien con experiencia al lado que te orienta, te da confianza y te ayuda a ir saltando esos obstáculos del trabajo diario, facilitándote atajos que ellos no tuvieron, ayudándote a poner el foco en lo realmente importante… te va ayudando a forjarte como profesional y como verdadero profesor de Pilates y la actividad física.

Rodéate de gente que sabe más que tú.

He encontrado un artículo del blog de Sandra Guerrero que me ha gustado mucho porque habla de algunas diferencias entre “mundo latino- mundo anglosajón” que en esta fase en la que me encuentro estoy observando. Sandra nos cuenta que en su día a día:

intento mirar a todos aquellos que van diez pasos por delante mío para aprender de ellos.  Si me fijo en los que van detrás, ¿qué aprendo? ¿qué consigo? Una palmadita en la espalda y hala, adiós muy buenas”

Sandra comenta que si quieres mejorar, debes fijarte en los buenos profesionales de tu sector y observar qué hacen ellos que tú no haces. No hay necesidad de imitarles ni de ser una copia sino tener presente el objetivo de hacer de tí una mejor versión.

En lugar de sacar pegas a lo que hacen otros compañeros, trata de poner el foco en lo que están haciendo bien porque de lo primero no sacas nada mientras de lo segundo aprendes. Dice Sara:

La admiración motiva, la envidia paraliza. Me fijo en gente que de verdad me inspira y que me hace sentir las ganas de ser mejor. Si te quedas escuchando a todos los que te dicen que no te esfuerces tanto, que no vale la pena, tu admiración pronto se volverá envidia…”

En la mayoría de los casos estas personas a las que admiras no son personas extraordinarias o tocadas con una barita mágica. Símplemente “ellos han sido capaces de esforzarse ese poco más…”

Aprendiendo de los mejores. 3 Personas que me han enseñado a ser profesor de Pilates

Cuando hace unas semanas citaba a Brent Anderson y la clasificación que llevaba a cabo de los profesionales en: novel, avanzado, competente y especialista (puedes leerlo completo aquí) en una de las fases nos hablaba de la importancia de tener un profesional de referencia con más experiencia que te ayude en situaciones que tú desconoces pero él o ella ya han vivido.

Yo, por “suerte”, desde el principio he podido contar con ese apoyo, que me ha sabido transmitir su conocimiento de manera generosa hasta sentir que prácticamente me tutorizaban enseñándome a ser profesor de Pilates mientras trabajaba junto a ellos. Por orden cronológico:

  • Vicky Timón me hizo creer que sí podía ser instructor de Pilates. La verdad es que yo inicié mi formación en Pilates sin tener muy claro si en algún momento iba a ejercer. Fue su propuesta la que hizo que me lo creyera. También aprendí que los alumnos van a clase, no sólo a mejorar su salud a través de movimiento sino a disfrutar de ella, a pasar un buen rato. Y tú tienes que facilitárselo. Que esa hora que están contigo sea una hora diferente en la que por supuesto realizarán una hora de ejercicio, a veces muy exigente pero ésto, es compatible con un tono divertido y desenfadado.
  • Tino García me transmitió el verdadero respeto al trabajo y al alumno. Una vez que “te vistes de profesor de Pilates” el trato y la atención a tu alumno deben ser siempre excelentes sin importar si son las 9 de la mañana o de la noche. Otra cosa que me dijo al principio y me quitó una presión enorme es que profesor y alumno se reparten la responsabilidad de cómo se desarrolle una clase al 50%. Especialmente cuando hablamos de sesiones individuales el resultado final de la clase será consecuencia del esfuerzo mutuo. Nunca se puede imponer nada. También descubrí el verdadero potencial de la sesión individual.
  • Con Carla Mullins estoy aprendiendo cada día la infinita gama de colores que existe entre el blanco y el negro. Que el movimiento va más allá de una cuadrícula o un repertorio de ejercicios a la que atenerse, sino que, entendiendo las limitaciones de movimiento de cada uno, todo lo demás son posibilidades a desarrollar. También estoy aprendiendo mucho, mucho de anatomía y bien falta que me hace. Lo que gusta menos cuesta más ¿O será que cuesta por que se domina menos? Nunca aprendí tanto en tan poco tiempo. Y este fin de semana hay otra nueva formación…

Quizá haya sido un atrevimiento citar a estas tres personas sin permiso previo. He de confesar que ha sido “sin premeditación ni alevosía”. Me he sentado frente al ordenador con la intención de traducir un artículo que Carla ha escrito recientemente sobre el Pilates para la recuperación de lesiones musculares (eso será la semana que viene) y lo que era una introducción se me ha alargado un poco. Creo que me lo perdonarán porque, tras más de dos años escribiendo cada semana, seguro que muchas ideas, conceptos, ejercicios… nunca habrían llegado a este blog sin que éstas tres personas me las hubieran transmitido y hecho entender previamente. Qué menos que reconocérselo de esta manera porque como dicen: al César lo que es del César y lo importante es que hablen de tí… incluso para bien 😉

Gracias a los tres.

Advertisements

4 thoughts on “¡Aprende de los que Saben! 3 Personas que me Enseñaron a ser Profesor de Pilates

  1. Pingback: Instructor de Pilates: Encuentra tu Nicho | Why not Pilates?

  2. Pingback: Los 6 Factores que Truncan tu Progresión como Instructor de Pilates | Why not Pilates?

  3. Pingback: 3 Filtros que Debes Pasar Antes de Incorporar un Nuevo Ejercicio | Why not Pilates?

  4. Pingback: Instructor de Pilates: Encuentra tu Mentor | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s