5 Expresiones a Evitar en una Clase de Pilates (II)

Imagina que estás de viaje y acabas de llegar a una ciudad por primera vez. Viajas sólo y la batería de tu móvil se agotó. No hay GPS ni Google maps. Por ello, lo primero que haces es dirigirte al primer sitio de información que encuentras en busca de un mapa. Éste te situará, te ayudará a entender dónde te encuentras. Localizar cuál es el punto de partida y situar el lugar de destino. Así podrás hacerte una idea del itinerario y del tiempo que te llevará llegar. Si será un trayecto cómodo o un largo paseo… Pues el primer paso y el más importante está dado, ya sabes en qué dirección emprender tu camino.

Puede que a mitad de camino las dudas aparezcan. Quizá porque la orientación espacial no es tu punto fuerte, tal vez porque no eres demasiado habilidoso con los mapas o incluso porque éste no está tan detallado como pensabas. No hay problema. Siempre puedes preguntar a alguien que encuentres: “Voy al número 119 ¿Debería continuar hacia la izquierda o la derecha?” Sus indicaciones en momento de duda serán fundamentales para llegar al destino.

Ya sea preguntando o por propia intuición puede que, mientras sigues caminando encuentres que hay un trayecto más corto que el que pensaste inicialmente. Por un camino o calle que ni siquiera aparece en el mapa. Un atajo que hará que de manera más rápida llegues con mayor facilidad.

La semana pasada algunos de vosotros dejasteis vuestra opinión sobre cuál de las tres herramientas del profesor de Pilates consideráis más importante o de cuál no podríais prescindir a la hora de impartir vuestras clases. Según mi manera de verlo:

  • La demostración visual es el mapa: te da una orientación general para conocer el ejercicio: posición de inicio, posición final, ritmo de ejecución…
  • Las correcciones táctiles son las orientaciones que te guían en el camino y te indican la dirección cuando durante la ejecución aparecen las dudas.
  • La palabra proporcionará a tu cerebro los atajos necesarios para ser más eficiente. Y mayor eficiencia supone mayor calidad de movimiento

5 Palabras que no utilizaría en mis clases de Pilates

Lo que anteriormente te contaba, no significa que una de las herramientas tenga mayor importancia que otra. Como decía más de un compañero en los comentarios de la primera parte de esta entrada, afortunadamente no necesitamos elegir. Aunque creo que una de ellas marca diferencias. Quizá por ser la que menos atención se le presta: el uso de la palabra ¿En alguna formación que hiciste hicieron hincapié en este aspecto? Y ésto no guarda relación con que sea un lenguaje más rebuscado o técnico, todo lo contrario. No se busca impresionar con “lo mucho que sabes” sino con que sea lo más significativo y entendible posible para el alumno. Por ello el instructor debe ser versátil, saber adaptarse y asegurarse de estar hablando el “mismo idioma” que la persona que tiene delante. Por ello, igual que en esta entrada te conté los aspectos que considero fundamentales para mejorar la comunicación con los alumnos. Hoy te voy a hablar de palabras o expresiones que intento evitar en mis clases.

  1. Dolor. ¿Te duele la zona lumbar en este movimiento? Si un alumno ha padecido un episodio de dolor lumbar por ejemplo y acude a nuestras clases, sin duda es porque esa fase está superada. Una vez que has hablado con la persona y le has dejado claro que cuando hablamos de salud no hay premio para el que más aguanta, vale con que observes su movimiento o el gesto de su cara para saber si el ejercicio se está desarrollando como normalidad. Puede que incluso confundas al resto de alumnos y se pregunten ¿Ah pero me debería doler algo? Sustitúyelo por ¿Cómo notas tu espalda en este ejercicio? Pregunta siempre pero quita el foco de su atención en el dolor si de verdad quieres ayudarle.
  2. Debes-tienes. Este es un estiramiento que debes notar en los isquitibiales. Explicar un ejercicio y decirle lo que tiene que sentir es como ir a un concierto de rock y que te digan cuando tienes que cantar,aplaudir o chillar. Guía en el movimiento correcto y deja que sea tu alumno el que sienta. Y si lo que te transmite no es lo que esperabas, prueba con otro ejercicio.
  3. No. No eleves los hombros. Si ahora te digo no pienses en elefantes rosas no hace falta que me cuentes que imagen ha aparecido por un segundo en tu cabeza. El cerebro no entiende el “no”. Tiene que primero interpretar el concepto en positivo para luego pasarlo a negativo. Si quieres que relaje sus hombros basta con que se lo menciones así.
  4. Principiante/ Intermedio/ Avanzado ¿Qué es un alumno principiante o un alumno avanzado? ¿El que lleva más tiempo o menos viniendo a clase? ¿El que hace ejercicios de mayor dificultad? A ninguno nos gusta ser principiantes. O peor aún, que nos llamen principiantes tras años de práctica. Si quieres establecer distintos niveles de progresión en la ejecución de un ejercicio puedes nombrarlo como opciones 1,2,3 y nadie se sentirá que le haces de menos. Puedes pensar que es lo mismo, pero créeme que no suena igual.
  5. Bien/mal.Ahora sí lo has hecho bien”. Como te contaba en la entrada sobre cómo realizar correcciones efectivas establecer que la ejecución de un movimiento por parte de tus alumnos es buena o mala, aparte de ser una apreciación bastante vaga por tu parte, es poco clara para tu alumno. No da información para mejorar o entender lo que sí está consiguiendo. Mejor que ahora sí lo has hecho bien (que aporta bastante poco) es decir ahora sí que tu espalda estaba alineada mientras realizabas el ejercicio. Doy por supuesto que lo del uso del “mal” no hay ni que comentarlo.

Cinco expresiones que incluso queriendo evitarlas en ocasiones aparecerán. El problema es que no nos oimos a nosotros mismos al dar clase por lo que sólo recibiéndolas y observando a otros compañeros podemos caer en la cuenta:

¿Qué expresiones crees que se deben evitar en una clase de Pilates?

Adaptado del artículo de Lawrence Bisconti “6 words to avoid with clients“.

Advertisements

2 thoughts on “5 Expresiones a Evitar en una Clase de Pilates (II)

  1. Fantastico articulo de reflexión que en mi práctica profesional también sirve para orientar la sesión de fisioterapia. Gracias por tus aportaciones, seguiremos leyendo! un saludo.
    Mari Rico

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s