Los Peligros del Pilates

Hoy te dejo un artículo de uno de los blogs sobre Pilates que sigo y al que posiblemente te pueda interesar echar un ojo: JPilates.

Y es cierto lo que dice, están por ahí. Yo alguna vez también he escuchado sobre ellos. Y es mejor no prestarles mucha atención (aunque a veces no resulta sencillo) porque  desgastan. Te hacen consumir energía y tiempo que perfectamente podrías dedicar a otras cuestiones mucho más provechosas.
2000px-Spain_traffic_signal_tp50.svg.png

Los peligros del Pilates.

¡Tened cuidado! Hay algo peligroso en el Pilates ¿Será un ejercicio que nunca debería enseñarse? ¿Es una peligrosa posición para la columna que debe ser evitada a toda costa? ¿Es una dolencia para la que la mayor parte de los ejercicios estarían contraindicados? Nada que ver. Es una especie rara de instructor de Pilates, afortunadamente poco habitual, conocida como el Saboteador .

El Saboteador puede ser fácilmente identificado por varios rasgos:
  • Critica abiertamente a otros instructores y constantemente cuestiona el historial y la formación de cualquiera que haya aprendido en una escuela de Pilates distinta a la suya. Se los puede ver juzgando de manera agresiva comentarios y publicaciones de otros instructores en las redes sociales, tratando de restar importancia a su trabajo, incluso menospreciándolo. Inoportunan con sus solicitudes para que te unas a sus grupos y asociaciones de instructores “distinguidos” donde los requisitos de entrada son pagar una cuota sin que quede muy claro para qué o haber realizado determinadas formaciones bajo su aprobación. Sin embargo, el aspecto más revelador es su completa falta de cortesía y respeto profesional hacia otros compañeros.
  •  El Saboteador también puede aparecer cuando empiezas a dar clase en un sitio nuevo, ya que tiende a percibir el lugar donde se encuentra como su territorio. Su inseguridad le hace sentirse amenazado ya que está convencido de que el éxito del otro afectará negativamente a su negocio, por lo que comenzará a cuestionar tu reputación. Es cierto que todos podemos sentirnos amenazados cuando llega un monitor nuevo o se abre un nuevo estudio cerca, pero es la manera en que reaccionamos ante ello lo que nos identifica. Si te encuentras en esta situación, voy a sugerirte que le propongas reuniros para conoceros. Tal vez un café y hablar pueda ayudaros a estrechar lazos en beneficio mutuo. Igual el perfil de alumno al que os dirigis o los horarios son diferentes y os podáis complementar y recomendaros el uno al otro ante clientes que no puedas atender por distintas razones.

En un intento de comprender mejor esta especie de instructor, cuál puede ser su motivación para comportarse de esta manera, una de las razones encontradas, como te contaba es la sensación de ser amenazado. La otra, es simplemente egocentrismo. Ellos se han embarcado en un dominio del mundo de Pilates y tratan de convertir todos los instructores a sus creencias y su “distinguido” estilo de enseñanza. ¿O será simplemente una cuestión económica? Quieren conseguir a toda costa el máximo beneficio en la formación de instructores. Por ello se apartan y critican el análisis del método y el estudio analitico de los ejercicios para envolverlo en un halo de misterio sin justificación alguna.

Esto no quiere decir que nunca dejemos de aprender y aumentar nuestra comprensión sobre el Pilates como un viaje constante lleno de revelaciones que se desarrollan con cada cliente que enseñamos y cada nueva formación a la que atendemos. Pero ningún instructor debería ser juzgado o descalificado por otro, simplemente por estar abordando su trabajo desde una perspectiva diferente.

Entonces, ¿Qué debería yo hacer frente al Saboteador  cuando aparece y descalifica públicamente o critica sin argumento  en redes sociales? Personalmente,  evitaría cualquier contacto con ellos siempre que sea posible. Me niego a entrar en su juego ya que son ellos mismos quienes se retratan. Creo que los clientes y otros instructores de Pilates podrán ver claramente su verdadera naturaleza. Cuando resulta inevitable, les pregunto si podrían tener un charla directamente conmigo para discutir sus comentarios y preguntas y normalmente me encuentro con un silencio o un “No hace falta, gracias”. Porque otra cosa que he averiguado sobre el Saboteador es  que tiende a no dar la cara y escabullirse.

Cuando escribí la entrada 13 personajes que encontrarás dando clase de Pilates no conocia al Saboteador. Y si tengo que elegir, sin duda, me quedo con cualquiera de los otros 13.
Adaptado del artículo original de jpilatesblog: The Danger Of Pilates
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s