¿Sabías que tu Instructor Hace Menos Pilates que tú?

Si hace unas semanas te contaba los 10 pecados del instructor novato hoy te voy a contar el principal secreto que debes conocer del instructor “experto”. Él no te lo va a reconocer, al menos de primeras, pero metido en la vorágine del estudio, las clases, los alumnos… no consigue sacar tiempo. Posiblemente te dirá que practica dos, tres horas a la semana. O peor, querrá impresionarte diciendo que hace Pilates cada día… 

Pero eso era antes. Cuando con la motivación y las ganas del principio descubría continuamente un ejercicio nuevo. Cuando probaba algo en esa máquina y de pronto se le ocurría que podría trasladarlo a aquella. Te contará  que entrena el sólo, en casa… Pero no. Practica menos Pilates que tú ¿Entonces dices que después de terminar tu jornada con todo un estudio entero para tí decidiste ir a casa porque estabas cansado y allí te dieron ganas de ponerte a entrenar? O te aburres mucho en casa o…

¿Por qué le ocurre ésto?

Son varias las razones por las que un instructor que lleva muchos años enseñando llega a esta siuación. Basándome en la experiencia propia y la de otros compañeros que conozco te voy a dar algunas razones. A lo mejor tú puedes aportarnos alguna otra.

  1. No tiene tiempo. El “no tengo tiempo” para los adultos es como el “me olvidé los deberes en casa” de los niños. No cuela. Básicamente porque tú como yo, sabes que nunca hay tiempo para lo que no hay ganas. Tiene otras prioridades sin más, porque el tiempo cuando se quiere, se encuentra.
  2. Da demasiadas clases al día. En momentos de mucho trabajo he llegado a dar 10 clases en un día. No lo recomiendo. Evidentemente cuando esto ocurre no hay ganas de practicar ni de escuchar nada que te recuerde al Pilates.
  3. Prefiere hacer otro tipo de ejercicio en su tiempo libre. Considera que hay otras actividades que le apetecen más. Habla de ejercicio aeróbico, al aire libre… Es cierto que hay desconectar. Pero también lo es que no hay que elegir entre blanco o negro, se pueden combinar.
  4. No lo considera importante. Piensa que hay otras maneras de aprender: como leyendo, viendo vídeos, revisando los manuales. Considera que ya ha practicado lo suficiente o que las demostraciones mientras imparte sus clases son suficiente práctica ¿Pero es lo mismo mostrar un par de repeticiones de cada ejercicio que recibir una clase?
  5. Está quemado. Esta es una profesión con un bajo nivel de permanencia. Hay mucha rotación porque las condiciones no siempre son favorables. Ya te hablé de los 7 síntomas del instructor quemado.
  6. Piensa que nadie le puede aportar nada. Cree que ninguno de los instructores que tiene alrededor puede darle una clase que realmente le aporte algo.

Intercambios profesionales.

Mentiría si no reconociera que tengo una espina clavada desde que empecé el blog cuando te decía ¿Por qué no un intercambio? Entonces proponía el intercambio entre compañeros profesionales como un medio de desarrollo profesional y personal y una manera de ampliar el conocimiento y a la vez la red de contactos. Y lo de la espina que te comento no es por algo personal. Yo desde siempre, por cada uno de los estudios de Pilates que he pasado he intentado aprender recibiendo clases de mis compañeros. Mientras estaba en España, a través de mi propuesta de los intercambios profesionales pude a su vez conocer a otros compañeros que trabajaban en otros estudios y disfrutar de sus clases (espero que también ellos de las mías).

A través de la Comunidad Pilates traté de crear la opción de que personas interesadas pudieran contactar con otros instructores de su zona para intercambiar clases, conocer otras maneras de trabajar, compartir experiencia y crecer como profesionales en definitiva. No sé si es esta mentalidad española nuestra, que vivimos un poco a espaldas del vecino, o que tememos no estar a la altura o nos da pereza proponer un intercambio porque ¿Y si nos dicen que no les interesa?

Yo un día decidí que me apetecía vivir una temporada en Australia, y como ya te conté que soy un tío con suerte, se me ocurrió coger un avión (en realidad tres y 36 horas de viaje) y buscar por internet estudios de Pilates y proponer un intercambio de clases. Me decían que nadie me contestaría pero yo lo hice igualmente por si acaso y porque no me costaba mucho enviarlos. Respondieron a mi propuesta y encima me encantó la clase que recibí. Parece que la mía no disgustó porque me ofrecieron quedarme y trabajar en Brisbane. Aquí es muy común que mis compañeros hagan un hueco para entrar en mis clases, como yo trato de aprender entrando en las suyas.

¿De verdad nadie está  interesado en recibir una clase de otro compañero? ¿De conocer otra manera de trabajar diferente? ¿De poner en común dudas y tratar de resolverlas? No hace falta irse muy lejos, sólo tienes que pinchar aquí y lanzar tu propuesta ¿Alguien interesado en intercambiar una clase en…? Porque para llegar más allá y salirse de “lo de siempre” alguien tiene que atreverse y dar el primer paso.

atrevete-y-vence-tus-miedos

¿Imaginas un guitarrista que no pasara horas con su guitarra componiendo o preparando una nueva obra? Que pensara: no me hace falta ensayar porque escucho mucha música. O un tenista profesional que te dijera: “ya he entrenado muchos años, sólo cojo la raqueta el día que tengo partido, ya no me hace falta”.

Pues me da, que algo parecido le ocurriría a un instructor que no practica, que no vivencia los ejercicios, que no se pone de  vez en cuando en la piel del alumno, que no se beneficia del placer de estar centrado en su cuerpo y el movimiento, que no disfruta de las buenas sensaciones que tras finalizar una clase de Pilates se tienen. Que cree que con lo ya hecho es suficiente y que nunca se atrevería a reconocer que hace menos Pilates a la semana que sus alumnos.

 

Advertisements

4 thoughts on “¿Sabías que tu Instructor Hace Menos Pilates que tú?

  1. Creo que “generalizar es errar”. Mi monitor de Pilates, por ejemplo, hace Más Piltes que yo que asisto dos veces por semana a su Estudio. Él, sin embargo, lo practica a diario, a las 07.00 de la mañana, antes de comenzar con las sesiones que son a partir de las 08.30 h. y, además hace yoga una vez a la semana y otro día realiza prácticas multidisciplinares para el autoconocimiento consciente. Soy testigo.
    Imagino, imagino (al menos, espero) que como mi monitor existan más ejemplos. Por el bien de la práctica. Por eso me permito indicarle que “generalizar es errar”.
    Gracias y un saludo.
    Marisor

  2. Gracias por hacerme saber que no soy la única!! Cuando mis alumnas hacen un comentario como “claro, tu no lo necesitas..” siempre les digo c toda sinceridad, que yo hago muy poco ejercicio ahora! que cuanto más clases tengo menos practico… En mi caso doy solo MAT y en distintos sitios, entonces no puedo practicarlo ahi. A veces no tengo el dinero o el tiempo que me coincida con clases en un centro. Me encanta la idea de intercambio y aprender de compañeros! Gracias por compartir!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s