¿Y si lo que te Enferma es tu Estilo de Vida?

Hace apenas dos semanas te hablaba sobre la temida lumbalgia. Hay quien se pregunta ¿Por qué me ha tocado a mí? Sabes que no es algo normal porque no te ocurre siempre; ni que le pase a todo el mundo porque tienes varios ejemplos alrededor de personas a quienes no les sucede. Tampoco le podemos echar la culpa a tu silla, porque tus compañeros de trabajo tienen la misma, ni a los cambios de tiempo porque nos deberían afectar a todos y mucho menos va a ser cuestión de mala suerte. Puede que tengas razón y sea un conjunto de varios factores… O tal vez estés echando balones fuera no queriendo reconocer lo que está en tu mano y no haces: moverte.

enfermedad-cronica

fuente: ginecologianatural.wordpress.com

El organismo humano es de los pocos capaces de crecer y desarrollarse en las situaciones más diversas a lo largo y ancho de los cinco continentes. Presentando para ello, algunas adaptaciones que lo han hecho posible: desde oscurecer el tono de la piel para evitar que el sol la queme, como crear fibras musculares más fuertes y resistentes tras un esfuerzo intenso, como facilitar que la sangre transporte más cantidad de oxígeno si estás en altura… Pero tengo una mala noticia. Hay una situación ante la que tu cuerpo no tiene la posibilidad de modificar ningún parámetro para afrontarla: la falta de actividad física, de ejercicio, de movimiento. En resumen, ante el estilo de vida sedentario el cuerpo no tiene posibilidad de adaptación alguna. Sólo se deteriora.

No existe el sujeto sedentario sano

Nos lo contaba el doctor Paris Fernández en la entrada de esta semana de su blog:

los genes no causan la enfermedad sino que predisponen a ella. La responsabilidad en más de la mitad de los casos corresponde al ambiente o estilo de vida. El 95% de la población mundial padece entre una y cinco enfermedades que tienen que ver con el estilo de vida”

En el artículo, Paris afirma que según afirma la OMS:

más del 60% de la población mundial es sedentaria, y las enfermedades no transmisibles asociadas a la inactividad física son el mayor problema de salud pública en la mayoría de los países del mundo”. Algunos autores ya han afirmado con rotundidad que no existe el sujeto sedentario sano, y probablemente tengan razón. Estamos diseñados para movernos, siempre ha sido así, y nuestros genes necesitan el movimiento para estar sanos. El investigador F. W. Booth lo explica de manera magistral en este artículo. Por eso es fundamental, imprescindible y absolutamente necesario que todos o casi todos los días realicemos ejercicio físico. Y no, no es suficiente con caminar. Hace falta sudar, cansarse, quedarse sin aire, sufrir físicamente de manera controlada y bajo supervisión profesional si nunca se ha hecho ejercicio. “

¿Y si el ejercicio pudiera ayudar a sobrellevar la enfermedad?

De la misma manera que la persona con un estilo de vida sedentario se aleja sin ser consciente de su estado saludable. Existen personas diagnosticadas de una enfermedad que se valen del deporte y la actividad física para sobrellevarla y conseguir retos inimaginables incluso para alguien no diagnosticado. Sin ir más lejos y mientras estaba escribiendo esta entrada, escuchaba una entrevista a Diego Velázquez quien como cuenta en su web a los 22 años recibió la desagradable noticia de padecer esclerosis múltiple. Tras un gran brote de la enfermedad y dos años difíciles, el primer día comenzó caminando 25 metros, para luego hacerlo 50 y después correr 100… Así, poco a poco fue consiguiendo la motivación y condición física necesarias para completar su primer duatlón y detrás le siguieron varios Ironmans (3,8 km natación, 180 km natación y 42 km carrera) con un rendimiento sobresaliente, compaginado con su vida laboral y familiar. Así lleva 16 años.

Esto no significa que cualquier persona diagnosticada (o no) de esta enfermedad pueda completar una prueba de este tipo. Pero es el ejemplo más claro de cómo, de la misma manera que el sedentarismo te acerca a la enfermedad, un estilo de vida activo y saludable  puede incrementar las competencias y los límites esperados de cualquier persona e incluso sobrellevar de una manera ejemplar la enfermedad. Al fin y al cabo, y como te decía en esta entrada, no son patologías sino personas lo que tienes delante. Y es cada uno con cada acto cotidiano el que define su estilo de vida.

Y si eres profesional de la actividad física o de la salud ya sabes lo que te toca si quieres que te tomen en serio. Porque como dicen: el ejemplo no es la mejor manera, es la única manera. Si quieres ser coherente, debes saber que el primer mensaje que transmites a tus alumnos-pacientes-clientes no es lo que dices, sino lo que eres y haces. Como termina la entrada en su post el Dr. Paris Fernández (no dejes de leer su artículo En Busca de la salud Perdida  así como las distintas referencias enlazadas) citando a Budha:

“Si quieres conocer el pasado mira tu presente porque es el resultado. Si quieres conocer tu futuro mira el presente porque es la causa”

Advertisements

5 thoughts on “¿Y si lo que te Enferma es tu Estilo de Vida?

  1. Muchas gracias por citarme en tu post. Me alegra ver que hay profesionales que comparten la misma visión de la salud en la que creo y que practico diariamente. Un afectuoso saludo y estamos en contacto!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s