Los 6 Factores que Truncan tu Progresión como Instructor de Pilates

Si llevas menos de dos años dedicados al Pilates hoy posiblemente no sepas exactamente de qué te hablo. Estás en esa maravillosa fase en la que cada día pones en práctica algo nuevo. Revisas el repertorio y recuerdas aquel ejercicio que durante tu primera formación considerabas imposible y ahora resulta que pruebas y sin haberlo practicado desde entonces, te sale. Va a ser verdad que tu cuerpo está cambiando: lo sientes más fuerte, más flexible, tienes más control sobre él. Ni te acuerdas de aquellas viejas molestias. Además lo has incluido en una de tus clases con esos alumnos que tienen un poco más de experiencia y a través de las progresiones has conseguido que la mayor parte de ellos lo ejecutaran. Y eso que cuando se lo mostraste reflejaban en su cara la expresión de duda ¿Seré capaz?Go-Stop.jpg

Pero con el tiempo ocurre como con las parejas, tras el entontamiento enamoramiento incial viene el gran reto del día a día. La rutina. Lo extraordinario se convierte en normal y esa normalidad puede frenar  la evolución. Y como no existen los funcionarios del Pilates, aquí el que no mantiene un nivel de motivación alto y ganas de seguir aprendiendo, como les ocurre a los yogures, caduca. De manera que debemos mantenernos alerta ante esos factores que frenan la progresión.

  6 Factores que truncan tu progresión como instructor de Pilates

  1. No quieres dar muchas clases. Si te dan la oportunidad y no la tomas, has de saber que posiblemente no vuelva. Y el rodaje no lo dan los seminarios, ni ver vídeos, ni leer blogs (ni escribirlos 😉 ) Lo da el trabajo diario en el estudio con alumnos con distintas características, necesidades y objetivos. Porque ésto no va de ejercicios, esto va de personas. Se trata de motivarlas, de acompañarlas en sus objetivos  y de conseguir que el ejercicio forme parte de su estilo de vida. Que quien empiece a hacer Pilates, se quede.

2. La fidelidad a “tu escuela” de Pilates. No me interesa nada que no ofrezcan mi escuela. Si estoy contento con ellos ¿Para qué arriesgarme y que luego no me guste? Muchas veces pienso todo lo que me habría perdido si tras mi primera formación (con la que quedé muy contento, por cierto) hubiera decidido que no quería escuchar a nadie más. Hay muchas maneras de detectar la pseudoenseñanza por lo que no hay tanto qué temer. Seguro que estás muy contento con la escuela con la que comenzaste pero tener otras referencias siempre es positivo. Te ayuda a replantearte algunas cosas y reafirmarte en otras. El “mi escuela es la mejor” en estos casos me recuerda al: “como en España no se vive ningún sitio” dicho por alguien que no ha vivido en ningún sitio que no sea España.

3. No quieres enfrentarte a esos alumnos difíciles. Es verdad, cuesta y da pereza. Tienes tus grupos fijos, tus alumnos fieles a los que conoces, te conocen y están encantados contigo ¿Dar clase a esos alumnos que llevan más años  haciendo Pilates que yo enseñando? Un grupo o una persona nueva es una nueva oportunidad y hay que lanzarse a por ella. Porque tienes una hora para demostrarles de lo que eres capaz. Porque hay alumnos que van a dar una clase sin importarles quién la imparta. Pero son los más exigentes los que, si terminan contentos con tu clase, pedirán que vuelvas a darles clase el próximo día o de pronto verás que cambian de hora y se dejan ver en tus horas habituales. De todas formas, si no fuera así ¿Habrías perdido algo?

4. Sólo impartes clases de Pilates ¿E impartir clases de Pilates frena la progresión? Evidentemente no.  Lo que la frena es impartirlas y nunca recibirlas. Porque mientras dejas de practicar pierdes la oportunidad de entender lo que sienten tus alumnos durante tus clases, de entender por qué esto funciona y por qué aquello no. Estás dejando de observar la manera de trabajar de otros compañeros y analizar errores a evitar y aspectos positivos a copiar ¡Claro que hay que copiarse! Eso sí, sólo de los que saben.

5. Te falta visión periférica. Todavía esta semana escuchaba el “clásico“ ¿Porque la gente inventa materiales distintos, ejercicios, variaciones? Si no las hacía Joseph Pilates por algo será . Hay que recordar que Joseph Pilates fue desarrollando un método llamado Contrología al que defenía como “la completa coordinación de mente cuerpo y espíritu” a través de distintas propuestas que lejos de ser firmes y cerradas se iban modificando a lo largo de los años a la vez que lo hacía su conocimiento y experiencia en el trabajo con sus alumnos. Analizar y observar lo que realizan otros compañeros en otras disciplinas contribuirá también en tu desarrollo como instructor de Pilates. Ya sabes que se puede aprender Pilates con visión periférica o con visión túnel.

6. De tanto rizar el rizo te has olvidado del principio. Puede parecer que se contradice con lo anterior pero si bien hay que observar lo que se está haciendo alrededor, para seguir creciendo, hay que recordar cual es tu terreno. Y antes de inventar caminos hay que pasear por los que ya existen. De ahí que considero fundamental conocer el profundidad el repertorio clásico. Aunque, como te contaba en esta entrada, encuentres ejercicios que posiblemente nunca utilizarás. Pero no olvides de donde parte todo: respiración, concentración, control, centro, fluidez y precisión.

Estas son seis factores que te pueden impedir progresar, avanzar, crecer y consolidarte como instructor de Pilates pero estoy seguro de que hay más ¿Se te ocurre alguno? Espero que me ayudes a ampliar esta lista dejándome tu comentario en el recuadro de abajo:

¿Qué otros factores crees que pueden truncar tu progresión como instructor de Pilates?

Advertisements

10 thoughts on “Los 6 Factores que Truncan tu Progresión como Instructor de Pilates

  1. El ser un gran ejecutante ese q hace q todos en la clase queden maravillados a sabiendas q no van a poder lograrlo. El típico parecía tan fácil cuando tú lo hacías. Ese q no encuentra la forma de q el ejercicio se adapte al alumno y pretende q sea al revés. Gracias Manuel, por cirto por este tiempo me vino bien repasar la entrada de ser el nuevo en el Estudio y es tal cual igual ya me empiezan a conocer y me van haciendo el lugar!

  2. Buenas Manuel.
    A pesar de que hace mucho que te sigo y, de que comparto la mayoría de tus puntos de vista, nunca me he animado a escribirte nada hasta hoy.
    Creo que, a pesar de que llevo ya 10 años dedicado a la enseñanza del Método Pilates, 8 de los cuales como CPT, algo ha cambiado de repente en mi perspectiva y he decidido no renovar con la PMA, aunque voy a seguir haciendo cursos para seguir aprendiendo, pero solo las que realmente me apetezca y no por acercarse la fecha de renovar y hacer lo primero que salga aunque no me interesara en ese momento.
    He sido dueño de un centro en Zaragoza 3Pilates Center con cuatro socios durante 5 años y, si ponerse de acuerdo dos personas ya resulta complicado, imagínate mi caso; hace un año traspasamos el centro y yo sigo en él como coordinador y profesor en su plantilla, así lo sigo viendo crecer (y deteriorarse en muchos aspectos).
    Además soy monitor de TRX y de SGA. Aunque leo muchos libros, me resulta muy difícil reciclarme con cursos presenciales ante la complicación de desplazarme a realizarlos y los pocos que salen en una ciudad tan pequeña como es Zaragoza, ya que hay días en los que hago jornadas de 11-12 horas y además he de compaginarlo con mi otra profesión: marido y padre de dos hijas.
    De los 6 puntos que indicas, creo que yo peco del 4; aunque el hecho de dar muchas clases particulares, me ha facilitado que conecte a un nivel muy íntimo con los alumnos (algunos llevan conmigo desde mis inicios) y que aprenda mucho de ellos porque son médicos, fisioterapeutas, gerocultores, deportistas de todos los niveles, profesores … y me ayudan con sus conocimientos a seguir progresando en mi trabajo.
    Lo que yo creo que más frena a un monitor que lleva mucho tiempo siéndolo es creer que ya no tiene nada más que aprender, ni de su escuela ni de ninguna, el egocentrismo, el oír todos los días lo bueno que es de sus incondicionales. Lo que no sabe es lo que se pierde cuando sigue adquiriendo más conocimientos y los aplica al método y ve entonces la reacción de los alumnos.
    Un saludo y gracias por tus aportes.
    Arturo.

  3. Gracias Manuel! Muy buena reflexión. Para compartir, creo que también lo que frena es olvidarse de cuando eras alumno y sentirse el gran maestro. Lo que esperabas de tu instructor, debes darlo ahora…..y más! El trato, la amabilidad, las correcciones, la atención a la persona, y la preparación de cada clase, pues si un instructor no prepara su clase, creo que es una falta de respeto al alumno. Y también, estar seguros de que todo maestro para crecer, debe ser alumno y debe aprender de otros. Lo que decías tu, pero de los que si saben.
    Saludos y gracias nuevamente por compartir tus experiencias.

  4. Hola Manuel..como siempre! Excelentes tus notas.
    Otro factor que impide crecer, es creerse el mejor! El que se las sabe todas!( conozco muchos asi) y otro factor (importanre..si los hay) es la falta de pasión por el día a día,en lo que se eligió como profesion!
    Abrazo!

  5. Hola Manuel. Un factor puede ser la masificacion de las clases. La avaricia de los gimnasios les lleva a sobrecargar las clases y por una cuestión se responsabilidad renuncias a darles.
    Gracias por todo.

    • Hola Soledad.
      Entiendo lo que dices por la dificultad que entraña dar clase a un grupo muy numeroso. Más que una cuestión de avaricia en muchos casos es por hacer el negocio rentable que al final es de lo que se trata. Y ahí hay que ver si sus intereses y los tuyos coinciden. Gracias por comentar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s