10 Frases para Reflexionar sobre Salud y Ejercicio. Nunca Olvides la Última.

Pues igual que hay días que cuando te das cuenta llevas media hora perdida viendo Facebook, hay otros que encuentras cositas que te hacen reflexionar. Y no esto no va de la matanza de las pobres focas del ártico, el desencanto por el último caso de corrupción u otro artículo más contando que cuanto más conectados estamos con el mundo menos con la gente que tenemos al lado, no. Acuérdate que este blog va sobre Pilates, salud y ejercicio físico.

No es la primera vez que te hablo de Héctor García. Ya lo pudiste leer en un post cuando te preguntaba ¿Aprendes Pilates con visión periférica o con visión tunel? Continue reading

¿Y si en Lugar de Dar Explicaciones Estuvieras Poniendo Excusas?

Justo hoy hace siete días días me sentaba en esta misma silla con el ordenador de frente y el sol poniéndose de fondo para escribir el post de la semana con una idea: hablar de respuestas vagas basadas en palabras vacías que todos hemos dado alguna vez a los alumnos ante situaciones que se viven en las clases y que nos aventuramos a responder por justificarnos o por no reconocer: no tengo ni idea, yo sólo soy profesor de Pilates.

Dudaba entre dos posibles títulos “Cuando el cliente sí tiene la razón” y “Excusas de mal instructor“. Como trato de ser lo más constructivo posible me pareció que el primero dejaba un mensaje más positivo y la idea se entendería igualmente. Continue reading

Método Pilates: Cuando el Cliente sí Tiene la Razón

Alumno de Pilates: -Hola. Quería comentarte que cuando termino mi clase de Pilates normalmente me duele el cuello.

Instructor: Es normal.

A.P. – Vengo a Pilates porque tengo tensión en cuello y hombros ¿Y dices que es normal  que me duela?

I. – Bueno… es normal al principio… Continue reading

Los 4 Estilos de Aprendizaje en el Método Pilates

A la mayoría nos han hecho pensar que no servimos para algo. Un ejemplo muy claro lo habrás vivido en el colegio o el instituto: “es que yo no sirvo para las matemáticas” si no lo has dicho al menos lo habrás escuchado. De repente a mitad de curso llegaba ese profesor nuevo tan majete que se preocupaba por tí y eso que tan difícil te resultaba, te lo explicaba de nuevo y después usaba una manera diferente y si no funcionaba le daba otra vuelta… hasta que de repente como por arte de magia pensabas: ¡Lo tengo! Y no sólo te reenganchabas a la asignatura sino que de pronto se volvía interesantísima a la vez que se descubría que el torpe no era necesariamente el alumno. Continue reading