El Consejo que me Hubiera Gustado Recibir Cuando Empezaba como Instructor

Creo que ya te he contado que estoy de vacaciones en España y aunque los fines de semana estoy un poco más ocupado con los cursos Anatomy Dimensions (este fin de semana hacemos nuestra última parada en La Manga) está siendo una buena oportunidad de encontrarme con compañeros a los que admiro desde la distancia y con los que estoy en contacto gracias a las redes sociales. Esta semana pude compartir charla con Ricardo Jaramillo y David Canal de Nature Pilates. Tuve la suerte de visitar sus instalaciones, conocer algo más sobre su manera de trabajar, intercambiar puntos de vista y compartir experiencias del día a día en el trabajo con el alumno con un excelente desayuno de por medio (gracias chicos por la invitación).
También pude encontrarme con Mabel Cabrera y Luisa Core de Master Pilates que tras enseñarme su renovado estudio me hablaban de cómo empezó el Pilates en España, pude ver cómo mantienen su ilusión por lo que hacen intacta y me contaban por dónde consideran que pueden ir los tiros a medio plazo en nuestro campo.unnamed

Por tratarse de formadores de renombre y escuelas referencia a nivel nacional las conversaciones que tuvimos en relación a la importancia de la formación me sirvieron para hacer retrospectiva y volver a mis comienzos como instructor. Un nuevo método, ejercicios que en  muchos casos me resultaban imposibles de ejecutar, conceptos que desconocía en relación al cuerpo y el movimiento que tenía que ir incorporando porque sólo vivenciándolos y sintiéndolos en primera persona posteriormente sería capaz de transmitir y explicar.

Y creo que cuando formamos nuevos instructores hay que tener siempre muy presente esta primera fase y las dificultades que nos encontramos en el pasado. Ya te hablé sobre ello de pasada cuando te contaba “los 10 pecados del instructor novato“. En ocasiones cuando el instructor que ha completado su formación se encuentra delante de su primera clase se ve abrumado por la gran cantidad de cosas a las que tiene que atender: nuevos alumnos, los distintos hándicaps de cada uno, cómo ajustar las máquinas, que ejercicios son los más indicados, cómo explicar, cómo corregir, cómo adaptar…

Siempre debemos tener presente que te dedicas a enseñar, a transmitir información que tus alumnos deben entender, procesar y aplicar. Recuerda que una clase de Pilates no es sólo una hora de ejercicio, es un proceso de enseñanza-aprendizaje por lo que tan o más importante que lo que transmites es la manera en que lo haces.

Hay una frase que siempre repito a los instructores a los que ayudo en su formación porque es algo que tener presente me ayuda a organizar mi cabeza cuando doy clase y a la vez facilita al alumno a entender lo que busco y es : “Sólo una cosa a la vez”.

Sólo una cosa a la vez.
Es una norma sencilla que te hará ser más eficaz y eficiente como instructor ya que lo puedes aplicar a distintos aspectos que engloban tu trabajo.

  • Solo un objetivo a la vez. Si comienzas un ejercicio poniendo el énfasis en la respiración, a mitad de serie, no cambies el foco y comiences hablar de otro aspecto del ejercicio. Recuerda que la atención es selectiva. Mientras estás leyendo ésto posiblemente no seas consciente de cómo están colocados tus pies en este momento y si tu atención está ahora en tus pies posiblemente no notes si  tu espalda está perfectamente alineada. Y mientras te estoy hablando de tus  pies y tu espalda posiblemente estoy distrayendo tu atención  y tal vez no recuerdes cómo comenzaba este párrafo por lo tanto no estoy consiguiendo mi objetivo de transmitirte la idea que pretendía inicialmente. Si el foco lo pones en la respiración para facilitar el movimiento cuando comienzas una elevación de pelvis, mantenlo hasta el final. Habrá más ejercicios después para tratar otros objetivos.
  •  Sólo un tipo de material a la vez. El material bien utilizado en la clase de Pilates facilita o dificulta el reto en función de lo que necesitamos. Utilizar un rulo, un aro y una banda elástica a la vez posiblemente esté despistando a tu alumno y en lugar de pensar en qué está ocurriendo en su cuerpo esté pensando en objetos externos. Introduce un solo material a la vez para asegurarte de que cumple la función que buscabas y no son elementos que distraen.
  • Sólo un alumno a la vez. Si en una clase de grupo te has centrado en un alumno para realizar una corrección. Sigue  con esa persona y sólo cuando hayas conseguido el movimiento como lo buscabas vete a otro. No le dejes a medias porque has visto otro alumno cuyo movimiento te “hacía más daño a la vista”. Confundirías al propio alumno con el que no has terminado tu trabajo y al resto. Sé paciente, en ocasiones hay personas que necesitan más tiempo y a ninguno nos gusta que nos dejen a medias 😉
  • Sólo una formación a la vez. Recientemente recibía un correo de una persona que estaba realizando una formación de suelo de la que aún no se había examinado pero quería asistir a los seminarios de Anatomy Dimensions. Mi recomendación fue que centrara sus esfuerzos en la formación que ya estaba realizando. Primero terminar de masticar, digerir y procesar el contenido de la formación actual y ya habrá más oportunidades de dar el paso a la siguiente.

Mantenlo siempre en mente: SOLO UNA COSA A LA VEZ y verás que todo se simplifica, se hace más sencillo, se uelve más claro, más ordenado…

Advertisements

14 thoughts on “El Consejo que me Hubiera Gustado Recibir Cuando Empezaba como Instructor

  1. Pues va a se que si!!! Es verdad que algunas veces empiezas por una cosa y vas añadiendo y añadiendo en el transcurso del ejercicio y hay alguno alumnos que lo pillan a la primera y tros no…..hsy que relajarse con los alumnos
    Gracias manuel!

  2. Sobre todo para la gente que empieza por primera vez a recibir clases de Pilates. Hay que tener en cuenta que normalmente no es una actividad que se realiza a una edad muy temprana en la que asimilas todo rápidamente. Todo lo contrario , los clientes suelen venir después de un día duro de trabajo y su capacidad para asimilar y coordinar muchas cosas a la vez no es la idónea. Mejor centrarse en mejorar un solo aspecto, y más adelante pasamos al siguiente , sin crear malos hábitos por supuesto.

  3. Pingback: ¿Te Apetece que te De una Clase de Pilates? | Why not Pilates?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s