¿Cómo Explicar a un Corredor que Necesita Hacer Pilates?

Seguramente no escuchas nada nuevo si te digo que me gusta correr. Bueno, si te soy sincero lo que me apasiona no es tanto el propio ejercicio sino los efectos que se producen en mí cuando corro. Ya sea durante como después de esta actividad. Y no sólo los físicos, lo mejor son las sensaciones que aparecen a nivel mental: me ayuda a descargar tensión, me siento más vital, con más energía y ganas de seguir haciendo cosas… Es más, te diría que la mayoría de las ideas para escribir cada semana aquí se me ocurren mientras voy a correr. Habría que analizar esa relación entre la creatividad y el ejercicio aeróbico.

running-shoes

fuente: shape.com

Recuerdo algo que me dijo una alumna a la que daba clase cuando aún vivía en Oviedo. Mientras el resto de compañeras hablaba de lo muchísimo que les gustaban y disfrutaban las clases, en un ataque de sinceridad comentó:

“A mí en realidad no me gusta mucho venir a Pilates. Es más, me supone un gran esfuerzo tanto a nivel de tiempo como económico. Pero me siento muy bien después de clase. En momentos que he tenido que dejar de venir puntualmente han vuelto las molestias y dolores que tenía cuatro años atrás así que me propuse que aunque me resultara difícil o me diera pereza, no dejaría las clases”.

La motivación es la gasolina del cerebro

Para realizar cualquier acción cada día necesitamos estar motivados para ello. Ningún alumno acude a tus clases sin una motivación. Aunque si te paras a analizarlo lo que puede mover a unos y a otros puede ser realmente distinto. Por ello, es importante tener en cuenta que la motivación puede ser de dos tipos:

  • Motivación intrínseca. Existe cuando lo que nos mueve es la propia tarea. Digamos que son las personas para las que ir a Pilates es un fin en sí mismo. Son aquellos alumnos que les encanta la actividad, disfrutan con los ejercicios, esperan que les retes con esa nueva propuesta, repetir aquella variación que no consiguieron hacer la semana pasada. Disfrutan de esa hora o dos horas semanales que comparten contigo porque tus clases le encantan y el Pilates fue para él o ella un descubrimiento.
  • Motivación extrínseca. Los objetivos que impulsan a la acción son ajenos a la tarea. En este caso podemos decir que Pilates es un medio para ellos. En tus clases encontrarás alumnos que asisten por recomendación del médico, porque saben que tienen que hacer ejercicio o porque tienen un grupo de amigas que también acude… Es el caso de la alumna que te contaba más arriba. Ella sigue yendo a Pilates por lo bien que se siente cuando va a clase, o más bien los problemas que vuelven a repetirse cuando deja de ir.

Es importante entender ésto, porque estás continuamente diciendo que el Pilates es una fantástica actividad. Es normal, te dedicas a ésto y posiblemente cuando tú la probaste, te encantó. Pero hay multitud de personas en tu entorno que se podrían beneficiar del trabajo que desarrollas en tus clases pero por lo que les han contado no les termina de llamar la atención (no existe motivación intrínseca) sin embargo, tú podrías darles razones que les haga entender otros aspectos que están pasando por alto (motivarles extrínsecamente). Te voy a poner un ejemplo:

¿Por qué Pilates para corredores?

Seguro que has recomendado en centenares de ocasiones a personas que corren que deberían hacer Pilates ¿Pero les has explicado qué beneficio pueden extraer para su deporte? Si tú no corres de manera habitual posiblemente encuentres dificultades en profundizar y analizar esos beneficios concretos que el método puede ofrecerles.

Si quieres saber cómo yo se lo explicaría  puedes leerte las 15 entradas que hay en este blog sobre “Pilates y running” y que te he agrupado en este enlace. O como sé que andas con el tiempo escaso, puedes leerlo de manera resumida en esta breve entrada que he escrito esta semana para el blog de aomm.tv y que empieza así:

Al contrario de lo que mucha gente piensa correr no es poner un pie delante del otro sin más. Tampoco es caminar rápido, qué va. Que alguien pueda caminar de manera correcta no significa que tenga la habilidad de correr de manera apropiada. Correr es una habilidad en sí misma y comparado con el gesto de caminar requiere…

SEGUIR LEYENDO (pulsa aquí)…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s