Estructurar una Clase de Pilates es Fácil si Sabes Cómo

¿Te imaginas que tu primera formación de Pilates hubiera sido a distancia? Pues ese ha sido el comienzo de Isa, que me escribía esta semana, para contarme que después de investigar encontró un curso de Pilates mat online que consideró podría ser una buena opción para iniciarse en esta materia ¿El resultado? Pues parece que con la distancia se olvidaron de algunos detalles básicos para un instructor que se inicia.

Existen varias razones por las que alguien puede decidir realizar una formación online: la falta de tiempo, un presupuesto ajustado o vivir en una zona aislada donde las formaciones no vienen a la puerta de casa, por nombrar tres. Además en este caso el curso contaba con el aval de una universidad lo que suele dar un plus de credibilidad. Pues Isa me escribía esta semana para contarme que una vez terminado se ha dado cuenta de que conoce un gran número de ejercicios pero ¿Cuáles debería usar al principio? ¿Cuáles a mitad de la clase? ¿Cuáles de ellos para finalizar? En definitiva: ¿Cómo estructurar una clase de Pilates?

proyecto

fuente: estudiacurso.com

Estoy seguro de que muchos de los que leéis el blog consideráis éste un tema de “1º de Pilates” y es cierto, por eso si tú también quieres dejar tu propuesta de estructura de clase más abajo en el recuadro de comentarios, seguro que Isa y otros compañeros te lo agradecerán. Yo os voy a dejar la mía y los 3 pasos que tengo en cuenta a la hora de estructurar mis clases de Pilates suelo.

  1. Analizar a los alumnos

Conocer las características de tus alumnos es fundamental para planificar una sesión. No es lo mismo un grupo de bailarines del ballet nacional, que un grupo de señoras jubiladas, que un equipo de triatlón.  Ya que en base al tipo de alumno y sus necesidades diseñarás los objetivos: trabajo de compensación, mejorar el equilibrio, reforzar musculatura abdominal…
En muchos casos los grupos no son  homogéneos por lo que tendrás que tener preparadas adaptaciones a los ejercicios teniendo en cuenta las circunstancias más comunes que suelen darse: que alguien no pueda elevar la cabeza sin tensión en el cuello en supino, restricción de movilidad en los últimos grados de extensión del hombro, dificultades para mantener la alineación al estar tendido. Ten cerca toallas, cojines o cualquier otro material que pueda facilitarte realizar un ajuste rápido en la posición si no puedes anticipar quién asistirá a tu clase. Y por supuesto explícales la razón de su adaptación sin perder el ritmo de la clase.

2. Organización del tiempo y ajustes de intensidad.

Esto es algo que me explicaron el primer día en la facultad y es perfectamente aplicable a una clase de Pilates o cualquier otra actividad física. Pensando en una sesión de 60 minutos y basándonos en los niveles  adecuados de intensidad de ejercicio deberíamos considerar tres partes:

  • Calentamiento (10-15 minutos): Es la parte incial y la toma de contacto. Deben ser ejercicios suaves donde empiecen a tomar consciencia de lo que sucede en su cuerpo, cómo se sienten, empezar a percibir el movimiento, su respiración… Es un despertar del cuerpo a través de repeticiones de baja intensidad que permitan movilizar la práctica totalidad del cuerpo (entre 4 y 6 ejercicios). Te dejo tres vídeos con tres ejemplos, sólo pincha sobre ellos:

– Calentamiento de pie.
– Calentamiento sentado.
– Calentamiento tumbado.

  • Parte principal. (30-40 min.) Ahora que la musculatura está lista y la atención centrada en su cuerpo y las indicaciones del profesor de manera gradual se incrementa la intensidad proponiendo ejercicios más específicos centrados en regiones corporales concretas: algunos en los que predomine el trabajo abdominal, estabilidad escapular, movilidad de columna… por ejemplo. Es la parte más exigente de la clase y puedes desarrollar fácilmente entre 12 y 16 ejercicios.
  • Vuelta a la calma. (10-15 min.) Permitir al cuerpo volver al ritmo natural. Las pulsaciones bajan, la activación se reduce buscando permitir al cuerpo una transición de la actividad física media alta al ritmo normal posterior al ejercicio. Buscando aquellos movimientos que permitan elongar la musculatura y aliviarla de la carga de la sesión. También facilita micromovientos en pelvis, escápulas o cuello que permitan percibir ausencia de tensión y facilidad en el movimiento tras la sesión (4-6 ejercicios).

3. Disposición de la clase e introducir los ejercicios.

Se trata de establecer un esquema que facilite al alumno movilizar su cuerpo con orden en todos los planos y al instructor tener un esquema en el que encajar los ejercicios fácilmente. El orden adecuado en los cambios de posición, permite desarrollar la sesión con fluidez al no haber apenas interrupciones. Este sería un ejemplo:


  Calentamiento

  • De pie (10 min)

Parte principal

  • Sentado. (5)
  • Tendido supino (10)
  • Tendido Lateral. Ambos lados (10)
  • Prono (5)
  • En cuadrupedia (5)
  • De rodillas (5)

Vuelta a la calma

  • De pie (10)

              

Hay muchas maneras de estructurar tu clase. Esta es sólo una propuesta. La clave es tener un esquema en mente porque así será más fácil introducir los ejercicios con una intención que vaya más allá de entretener a tus alumnos una hora. La disposición de los alumnos (punto 3) es bastante flexible. Puedes empezar en la posición que consideres. Yo lo varío mucho aunque sí trato de terminar como comencé. Lo que es una máxima es tener en cuenta las necesidades y adaptaciones de los alumnos (punto 1) y siempre presentes los niveles de intensidad de la sesión (punto 2).

Y si ya tienes una estructura en mente, todo se puede mejorar y ya estás lista para prestar atención a nuevos detalles por lo que aquí te dejo 7 pasos para preparar una clase de Pilates redonda.

Y si te ha sido útil o tienes otra propuesta de estructura para Isa, recuerda dejarnos tu comentario un poco más abajo.

 

 

Advertisements

7 thoughts on “Estructurar una Clase de Pilates es Fácil si Sabes Cómo

  1. you make me think. I find that my “warm ups” are more about the integration of the peripheries and the joints eg getting the feet and the hands active and connected eg a series on the foot corrector or hedgehogs to get the feet calf and hamstrings firing. Then the integration of the limbs to the torso eg the femur/ sacrum connections through psoas and piriformis [ assuming that we are focussing on lower limbs] . Once I have this balanced which can take maybe 15-20 minutes I can work the torso ( core as some would call it) for more effectively. When I work through the torso i like to work through all ranges of spinal movement. The cool down is a process of integrating all of this work into functional movements that can be integrated into everyday activities, so that the clients can take their postural training lesson seemlessly into everyday existance.

    • Great approach!
      This a great scheme that definitely integrates the goals and purposes that we should achieve in a Pilates session. Going from the specific to the global. From the analytic to the functional.
      Thank so much for your comment.

  2. lo que mas me gusta es como lo explicas, se entiende perfectamente apto para todos !!!!! gracias por parecer que sea tan sencillo.
    un saludo desde malaga

  3. Reblogged this on Propósitosalud and commented:
    Dar clase de cualquier materia no es sencillo. El método Pilates necesita una programación y estructura porque trabajamos por y para personas para mejorar su calidad de vida. Por eso busca profesionales que te garanticen conseguir los objetivos de salud, o entrenamiento que necesites.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s