Claro que sí. Diles que Han Hecho un Buen Trabajo

Uno de los aspectos más interesantes de vivir en un país y cultura diferente, en este caso Australia, es que además de aprender cada día del lugar que te acoge, entiendes otros aspectos y actitudes propias de las que no te habías dado cuenta antes.

No sé si coincidirás conmigo, pero creo que en España tenemos algo de aversión al halago. Para la crítica estamos preparados y nos defendemos rápido pero el halago nos descoloca. Nos sentimos incómodos y nos cuesta reaccionar cuando nos dicen el buen trabajo que hemos hecho, la buena idea que hemos tenido o lo guapos que estamos hoy. En realidad creo que tenemos poca costumbre ya que no lo oímos demasiado.

fd3d51536c367bd53fe4ed2fb95accd2_well-done-well-done-golden-job-well-done-clip-art_1300-1300Posiblemente te gustaría escucharlo más a menudo pero ¿Te has planteado cuántas veces utilizas tú ese lenguaje positivo haciéndole saber a alguien una virtud, una buena actitud o un aspecto concreto que te parece destacable? ¿Cuántas veces le dices a tus alumnos el buen trabajo que han hecho o lo satisfecha que estás de su evolución?

El halago debilita.

Esta frase estoy seguro que la has escuchado ¿Debilita a quién? Si tu jefe te dice hoy lo satisfechos que está con tu trabajo ¿Vas a esforzarte menos mañana? Si felicitas a un alumno al final de clase por el esfuerzo y la atención puesta a lo largo de la sesión ¿Crees que se echará una siesta mañana durante tu clase?

Cuando te hablaba de los 10 pecados del instructor novato te comentaba ciertas actitudes de instructores que creen que ser la persona que dirige la actividad y tener la habilidad de hacer determinados ejercicios, les convierte en algo más que el resto. Muestran una actitud muy directiva, tono imperativo y solemne, dándose demasiada importancia a ellos mismos y todo lo que les rodea (te recomiendo que leas esa entrada pichando aquí para entender de lo que te hablo) Yo les suelo llamar los “cinturón negro de Pilates” ya que tanto su actitud como por cómo desarrollan la actividad parecen más un instructor de artes marciales de la vieja escuela que un educador del movimiento.

Por supuesto esto no significa que haya que estar continuamente dorando la píldora a cada uno de tus alumnos. No se trata de alimentarles el ego sino de reconocer actuaciones que están desarrollando y les llevará a mejorar su salud y bienestar o yéndonos a cosas más simples las razones que les han ayudado a realizar éste o aquel ejercicio que en su momento parecía imposible.

¿Entonces cómo hacer las correcciones?

La correcciones sólo se apreciarán de manera negativa cuando no estamos aportando soluciones. En la entrada en la que te hablaba de cómo realizar correcciones efectivas la número uno era: corrige lo mínimo. 

Posiblemente pienses: pero Pilates es una actividad compleja y hay muchos aspectos a tener en cuenta y tienes toda la razón pero ya Joseph Pilates dijo: “Roma no fue construida en una hora. Por lo que paciencia y persistencia son cualidades imprescindibles en el logro de cualquier esfuerzo que merezca la pena”. De manera que no esperes solucionar todo hoy. Si después de tu explicación inicial sobre un ejercicio necesitas seguir corrigiendo y corrigiendo mientras tus alumnos ejecutan, es que no tienes claro cuál es el objetivo que persigues con ese ejercicio y dónde debes colocar su foco atencional. No les distraigas mientras ejecutan. Siempre puedes volverlo a explicar tras finalizar la serie y entonces podrán atender a un aspecto diferente. Recuerda: sólo una cosa nueva cada vez.

Pero mientras les pides atender a este otro aspecto no olvides reforzar positivamente la mejora del primero. No tengas problema en decir a quienes tienes alrededor lo que hacen bien, no dejes de valorar su esfuerzo e incluso lo que admiras o te inspira de ellos. Y no se lo niegues tampoco a tus alumnos. La mayoría de ellos ya han puesto el ejercicio físico en su en su lista de prioridades, por eso acuden a tus clases, dan su 100% en cada sesión con el objetivo de progresar y ser cada día un poco más competentes en relación a su cuerpo y la mejora del movimiento. Dales lo que les pertenece.

“El que se guarda un elogio, se queda con algo ajeno” (Pablo Picasso)

Advertisements

3 thoughts on “Claro que sí. Diles que Han Hecho un Buen Trabajo

  1. Pues sí, tienes toda la razón, en mis primeros cursos de Pilates me decían que las palabras como bien, ok,…..estaban prohibidas, pero con el tiempo me he dado cuenta que si se dosifican, produces un estímulo positivo en el alumno que le hace progresar….. es interesante y necesario desarrollar una ”sensibilidad” que te indique cuándo necesitan un estímulo u otro…..no se puede perder de vista que el alumno viene a clase para sentirse bien…… sin importar tanto que el movimiento salga perfecto….. vigilando que no haya bloqueos o tensiones que frenan el aprendizaje.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s