Mis 10 Mandamientos como Instructor de Pilates

A pesar de que el título pueda confundir estoy muy lejos de aquellos que a veces escucho y leo que consideran el Pilates casi como una religión y los instructores los responsables de mantener un legado. Yo respeto mucho los orígenes del Pilates pero a quien me debo es a mis alumnos. No obstante, existen algunas ideas que me aplico porque son mi manera de entender esta profesión. Serían mis 10 mandamientos que trato de cumplir a rajatabla porque creo que son las que me han facilitado poder dedicarme a esto por más de diez años y mantener la ilusión cada día.

10-winsMandamiento 1. Ten siempre presente que eres un agente de salud.
Eres afortunado porque tienes entre manos la posibilidad de mejorar la salud de las personas que te rodean a través del movimiento. Si bien, eso conlleva una serie de responsabilidades y la primera y más importante es predicar con el ejemplo.

Mandamiento 2. Debes reciclarte continuamente. No sólo por tus alumnos sino por tí. Ya te he contado alguna vez que en Pilates se produce una selección natural que hace que sólo los que se reciclan permanezcan.  No porque sean mejores, sino porque el que no lo hace se convierte en un instructor quemado y amargado que estará condenado a abandonar más pronto que tarde.

Mandamiento 3. Aprende a reconocer tus errores.
Tranquilo, a todos nos pasa. Decimos en España que “el que mucho habla mucho yerra”. Y si alguien no tiene la oportunidad  de callar es un profesor de Pilates a lo largo de una jornada. Te confundirás muchas veces sobre todo al principio y es normal. Los alumnos lo entienden. No creas que disimular mejorará la situación.

Mandamiento 4. No te excedas más allá de lo que tu formación y conocimiento te permiten.
Si no tienes claro si puedes ayudar a un alumno, derívale al profesional que consieras que sí lo hará. Eso no te hará perder un alumno sino a la larga ganar varios. Porque esa persona hablará de tu profesionalidad.

Mandamiento 5. Ten presentes los principios.
Respiración, control, fluidez, centralización, concentración, respiración, precisión. Son una magnífica guía para conseguir el movimiento de calidad. Explicarlos de manera significativa para los alumnos e integrarlos en el propio ejercicio es todo un arte.

Mandamiento 6. Corrige lo mínimo necesario.
El exceso de corrección evidencia que el instructor no sabe qué es lo más importante y hace que el alumno se sienta poco capaz. Combina corrección con refuerzo positivo: “Muy buena alineación en tu columna pero presta atención a tus hombros“. Y no distraigas con muchas cosas porque la atención es selectiva. Ya te conté cual es el consejo que me hubiera gustado recibir cuando empezaba como instructor de Pilates.

Mandamiento 7. Pregunta a tus alumnos.
¿Cómo ha ido la clase hoy? ¿Cómo notas la intensidad? ¿Qué te ha parecido este nuevo ejercicio? ¿Qué tal te sentiste después de la sesión de ayer? De nadie aprenderás más que de ellos. Pero no sólo de su movimiento sino también de sus sensaciones y su opinión sobre los ejercicios y tus clases. No son sólo tus alumnos son tus clientes y vives de ellos ¿No quieres saber cómo podrías mejorar?

Mandamiento 8. Sé flexible.
Recuerda que el siempre y el nunca no sirven en Pilates. El que te dijo que “las cosas son así” tiene un problema y es el de no saber adaptarse a los alumnos porque los buenos profesionales sí tienen esa virtud. Hay que saber facilitar el movimiento, hacerlo más sencillo, descomponerlo. Porque a través de lo sencillo podrán alcanzar lo complejo. Y si tenías preparada una clase genial pero las circunstancias cambian, ya la probarás la semana que viene.

Mandamiento 9. Ten mente abierta.
No te encasilles ni te limites a hacer siempre lo mismo. Observa, revisa, razona y prueba. Siempre desde el criterio y teniendo en cuenta cuál es tu marco de actuación. Recuerda que se puede enseñar Pilates con visión periférica o con visión túnel.

Mandamiento 10. Practica, practica, practica.
Antes de clase, después, sola, con otros compañeros, en casa, en el estudio, ejercicios de suelo, con máquinas, con aparatos, ejercicios nuevos, otros antiguos, ejercicios sueltos, rutinas completas. Es muy difícil transmitir lo que no se ha experimentado antes. Es muy fácil seguir transmitiendo el valor de tu trabajo cuando eres el primero que te beneficias de ello.

Posiblemente coincidas en algunos, en otros menos e incluso puede que tengas los tuyos propios aunque nunca te hayas parado a pensarlo. Sería muy interesante conocer al menos uno ¿Cuál sería tu principal “mandamiento” como instructor de Pilates?

 

Inspirado del artículo: My 10 Commandments for Physiotherapists

Advertisements

10 thoughts on “Mis 10 Mandamientos como Instructor de Pilates

  1. Muchas gracias por los consejos Manuel. Esos mandamientos siempre se intuyen, pero es buenísimo leerlos y darles un orden.
    Saludos desde Chile

  2. Lo primero darte las gracias por compartir tus conocimientos y experiencia, por y hacerme sentir tan identificada a veces. Es reconfortante saber que en tu labor diaria no remas sola. En este caso me identifico mucho con los mandamientos que propones… autocrítica, honestidad, formación continua…etc…me han encantado el 9, al que yo llamo variedad (muevete diferente para sentirte diferente; por medio de la repetición se puede llegar a la perfección, pero también al vicio…por ello trato de hacer variaciones que aporten distintas sensaciones al movimiento) y el 10, practicar para sentir, sentir para lograr transmitir mejor…y lo que pretendo con mi práctica es la “felicidad”…
    Por lo que no hay clase que no termine mirando a los ojos a mis alumnos y fijándome si sonrien de verdad. Si es así…por mucho que me haya enrollado o equivocado me siento satisfecha del esfuerzo. Ese es mi mandamiento preferido, entrenar pero no sufrir, que se vayan más “felices” de lo que llegaron.
    Gracias de nuevo por preguntar.
    Un saludo

  3. demasiado bueno como siempre, gracias Manuel por tus excelentes articulos que nos ayudan siemore a evaluarnos, saludos desde Caracas, Venezuela.

  4. Hola Manuel! Me encantan tus artículos porque me doy cuenta de que no me ocurren a mi sóla, cosas como…decirles que “en Pilates nunca …” y después tener que morderme la lengua. Ésto me suele ocurrir cuando cumplo con el mandamiento 2, una vez al año voy a alguna formación y salgo de allí con un enfoque distinto, a veces tengo la sensación que cada vez sé menos. Ésto me llevó a los mandamientos 8 y 3, junto al 4 que lo cumplo por miedo, y me hace estar alerta, miedo a que un alumno se haga daño cuando lo que pretendo es que se sienta mejor, por lo que el 1 ya lo aprendí sin darme cuenta. El 5 es mi base, es lo primero que estudié sobre el método y procuro tenerlo presente “siempre”. El 6, 7 y 9 también se dan en mis clases (abreviando ya) y el 10…ése es el breve 😉
    Y yo incluiría uno más:
    Mandamiento 11: HABLAR SU IDIOMA: usar palabras más coloquiales y usuales para ellos, porqué sino te entienden va a ser muy complicado cumplir el 6 y 7.
    ¡Gracias Manuel, sigue escribiendo!

  5. Mi mandamiento seria tener paciencia para esa persona que empieza o le cuesta mas que a otras . gracias Manuel de acuerdo contigo en todas !

  6. Cuanto más te leo mas aprendo .Gracias por compartir tanto conocimiento de una forma tan abierta ,fomentando el espíritu critico sin certezas absolutas y buscando siempre enriquecer lo escrito a través de l@s que te seguimos.Apuesto a que la vida ya te esta recompensando por esta labor que haces.
    Mi mas sincera enhorabuena y de nuevo MIL GRACIAS Manuel.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s