¿Sabías que Pilates Puede Ser un Placebo?

Claro que sí, o una sesión de fisioterapia e incluso se han hecho estudios simulando cirugías en las que la persona intervenida mostraba una clara mejoría a pesar de que no le habían hecho nada más que un par de cortes superficiales simulando lo que el paciente esperaba encontrar una vez los médicos se retiraran. Pero por dentro, nada había cambiado. 

Recuerdo hace unos años que uno de mis mejores amigos me contaba que a su madre (me conoce de toda la vida y por lo tanto dista mucho de ser objetiva) le encantaban mis vídeos y estaba deseando empezar clases de Pilates conmigo para mejorar su dolor de espalda. Y yo le dije “va a mejorar seguro” y el me preguntó ¿Cómo lo sabes? “La ciencia está de mi mano”. He de decir que no hago afirmaciones tan rotundas habitualmente pero mi confianza era máxima porque el ejercicio correcto en la dósis adecuada está comprobado que es una de las mejores herramientas para prevenir e incluso mejorar episodios de dolor pero en este caso además voy a favor de corriente ya que ella cree que va a mejorar. Eso aumenta mis posibilidades de éxito exponencialmente.

La teoría de expectativa de respuesta.

Según esta teoría lo que ocurre en nuestro organismo es importante. Sin embargo, las creencias tienen una enorme influencia en lo que ocurrirá porque nos estamos anticipando y creando una predisposición. Que la primera vez que leíste este blog fuera por recomendación de otro compañero que te dijo:  “Tienes que leerlo. Este chico publica todos los viernes a las 12:00 y es muy bueno”. Aunque no quieras, te condicionó y para mí fue de gran ayuda porque incluso si esa semana no escribí mi mejor post, ya existía una inercia favorable que a mí me ayudó a cumplir con esas expectativas.
Está comprobado que en personas con dolor, la morfina tiene menos eficacia si a los pacientes no se les dice que se les está suministrando.  Esto no significa que tengas que decirles a los alumnos mientras explicas los ejercicios que “les va a curar”.  Si bien, comentarios positivos mostrando los efectos beneficiosos que los ejercicios aportan (buscamos eliminar tensión, notarás más facilidad, te sentirás más alineado…) contribuirán a que esos beneficios existan.

El efecto placebo no es magia ni es trampa, está basado en los mecanismos que se producen en nuestro cerebro en determinadas circunstancias que desarrollan una respuesta positiva.

La otra cara de la moneda. El efecto nocebo. 

De la misma manera que ocurre con el efecto placebo podemos hablar de ello a la inversa: el efecto nocebo también existe. Que alguien espere que algo pueda ir mal, que sea perjudicial, potencialmente peligroso, que dolerá… incrementa las posibilidades de que el resultado final sea negativo. Ya te he dado las 7 claves para el éxito en una primera clase de Pilates pero cuando ese nuevo alumno llega con miedo a moverse, lo tendrás difícil. Y si te has visto en esta situación, sabes que tu gran reto no es dar con los ejercicios adecuados, sino ganarte su confianza primero. Si no, el resto no funcionará.

Si le dices a alguien que una actividad que está realizando es dañina, un ejercicio es lesivo, su postura es mala y le provocará problemas… incrementas la posibilidad de que  esas situaciones negativas aparezcan. De ahí que sea tan importante el buen juicio y el criterio como cuidar nuestros mensajes. No debemos ser alarmistas y es importante corregir en positivo  tanto como sea posible.

Por ello, hay una norma que me aplico desde el principio. Si observo que un alumno no se siente confiado, duda, tiene miedo a realizar un ejercicio, no insisto demasiado. Existen decenas de ejercicios e infinitas posibilidades de movimiento. No merece la pena meterse en terreno pantanoso ni comprometas a tu alumno porque las posibilidades de que la cosa no funcione son elevadas. E incluso si tu clase fue el martes y tu alumna nota una ligera molestia en su espalda el sábado a las 6 de la mañana después de toda una noche bailando en tacones, inconscientemente atribuirá su molestia a aquel odioso ejercicio que le “obligaste” a hacer. Y te lo dirá el martes siguiente.

El placebo no funciona igual con todas las personas ni en todas las circunstancias pero es una variable más a considerar y en cierto modo es una buena cura de humildad saber que el hecho de tus alumnos mejoren, no es sólo gracias a tus ejercicios perfectamente planificados, estructurados y ejecutados, en la posición perfecta y al ritmo que marcabas. Hay otros factores que influyen en su mejora de salud que dependen más de su propia percepción que de tí ya que no puedes hacer mucho para cambiarlo ¿O quizá sí? ¿Tú qué opinas?

 

Advertisements

2 thoughts on “¿Sabías que Pilates Puede Ser un Placebo?

  1. Reblogged this on Propósitosalud and commented:
    Que importante es lo que creemos que va a ocurrir tanto para bien como para menos bien
    Sin un alumno no tiene confianza en ejecutar un ejercicio mejor buscar siempre alternativas
    Si cree que puede hacerlo lo hará sino…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s