¡Hazlo Fácil! 5 Maneras de Mejorar el Movimiento de tus Alumnos (II)

Explicar bien es importante pero ser conciso es un don“. Esta frase creo que resume perfectamente la primera parte de esta entrada que te recomiendo leer antes de seguir con ésta para que todo quede un poco más claro. Si queremos que nuestros alumnos desarrollen los ejercicios adecuadamente debemos explicarlos de la misma manera. Si queremos un movimiento fluido y eficiente debemos aportar soluciones claras. Soluciones que proporcionen facilidad a ese movimiento rígido, restringido poco natural.

easy-way-hard-wayCuando tú propones un ejercicio el cerebro de tus alumnos se pone a funcionar. Múltiples conexiones neuronales empiezan a activarse y el cerebro trata de procesar y dar sentido a la enorme cantidad de información que llega. Es por ello que surgen algunas dudas:

  • ¿Cuál es la posición de inicio?
  • ¿Debo ahora inspirar o exhalar?
  • ¿Cuántas repeticiones eran?
  • ¿Siempre los pies en paralelo?
  • ¿Cuál era la distancia entre brazos?

Aunque a la misma vez aparecen otra serie de cuestiones que tienen un componente diferente y que también condicionarán su movimiento:

  • ¿Será difícil?
  • ¿Cuánto esfuerzo requerirá?
  • ¿Será esa posición lo suficientemente estable?
  • ¿Podré hacerlo?

Si lo piensas las primeras preguntas están más relacionadas con la parte consciente. Son cuestiones relacionadas con la ejecución del ejercicio que se podrían hacer directamente porque tienen una respuesta concreta, cuantificable, medible:

  • La posición de inicio es sentados con piernas en 90º y columna neutra.
  • Empezamos inspirando en la posición de inicio para exhalar mientras la columna empieza a articular.
  • Realizaremos 10 repeticiones.
  • Los pies los mantendremos en la misma posición todo el tiempo.
  • Los brazos se mantendrán a la anchura de hombros.

El segundo bloque de preguntas es diferente porque está relacionado con la percepción del alumno ante el reto que se les presenta. En la mayoría de los casos surgen sin que el alumno se de cuenta porque forman parte de ese procesamiento inconsciente. No tendría sentido hacérselas al instructor porque sólo la propia persona podría responderla.

El objetivo: la facilidad.

Facilitar el movimiento a una persona familiarizada con el ejercicio y la actividad física, con buena consciencia corporal y sin restricciones es sencillo. Es enseñar la lección a alguien que la trae sabida de casa.

Hacerlo con alguien con un bagaje más limitado, poco familiarizado con el movimiento, con una condición física digamos que mejorable y limitaciones de distinto tipo es el reto. Una de las mayores dificultades que me he encontrado como profesor ha sido tratar de enseñar a leer y escribir a personas adultas. Sin duda un reto mucho más complejo que realizar una ponencia para una conferencia, por ejemplo. Tienes que adaptarte a alguien que empieza de cero y que si no te entiende perderá toda motivación por seguir aprendiendo, incluso es posible que considere que es su culpa y que no tiene la capacidad necesaria.

Si una persona percibe algo como “demasiado difícil” está condenada a abandonarlo. Si estás transmitiendo esa sensación a un alumno no estás sabiendo adaptarte y es un cliente que vas a perder más pronto que tarde de manera que debes hallar la forma de que cambie su percepción. Debes darle estrategias para que entienda que está a su alcance, que es factible, que lo podrá hacer.

5 Maneras de mejorar el movimiento de tus alumnos a través de la facilidad.

1. Expón siempre de manera clara cuál es el objetivo principal.
Y en este ejercicio pretendemos mejorar la estabilidad escapular, la movilidad de la cadera, la alineación, el equilibrio… Para una persona poco familiarizada con el movimiento cualquier nueva propuesta hace que se sientan perdidos. Si tú estableces lo que quieres que el alumno consiga ya le estás poniendo flechas en el camino. E incluso, si hoy tiene dificultades no hay problema porque empieza a entender lo que esperas de él o ella ante esa propuesta.

2. Evita distracciones.
Si quieres que tu alumno esté de verdad centrado en su cuerpo y su movimiento cualquier accesorio extra puede suponer una distracción. Ya tendrás tiempo más adelante para modificaciones, variaciones y demás. Posiblemente para tí que llevas años enseñando ese ejercicio es algo simple y quieras aportar ese “algo más”. No tengas prisa, llegará la oportunidad. Permítele primero sentir la facilidad del movimiento limpio para después poder modificarlo pero entendiendo cuál es el punto de partida.

3. Progresando.
De lo sencillo a lo complejo, de proximal a distal, de lo específico a lo global,  de más a menos asistencia, de más estable a mayor inestabilidad, de más correcciones a más autonomía…

4. Haz que les resulte familiar. Trata de que entiendan el nexo que existe entre unos ejercicios y otros. Si tú no se lo explicas, tu alumno no entiende que un roll down de pie es exactamente el mismo movimiento que un roll up asistido en el cadillac. En broma siempre les comento a los alumnos que les tenemos engañados porque todo el tiempo repetimos lo mismo, lo único que hago es cambiarles de sitio. Si entenden la relación entre ejercicios, no los entienden como compartimentos estancos ni movimientos nuevos cada vez.

5. No dudes. La facilidad a la hora de realizar un ejercicio está muy relacionada con la confianza a la hora de llevarlo a cabo y eso se transmite. Nunca intentes desarrollar con un alumno un ejercicio con el que no te sientes seguro. Empiezas a explicarlo, bueno no recuerdo si era exactamente así. Cambias el muelle, tampoco lo tienes claro y lo cambias de nuevo. Pides que se coloquen en una posición pero no termina de funcionar… Y tu alumno empieza a dudar de tí.
Todos comentemos errores y confundirse a la hora de explicar un ejercicio es algo que ocurre pero que no sea porque no lo preparaste adecuadamente y decidiste probar a ver si sale. Dicen que la confianza se gana con mil actos pero se pierde con sólo uno.

Porque explicar más no garantiza mejores resultados. No se trata de saturar al cerebro con información que es valiosa para un instructor pero puede dificultar la tarea al alumno que no termina de saber qué es lo importante. Trata de hablar su mismo idioma y enséñale a utilizar su cuerpo de manera competente, precisa y FÁCIL.

Advertisements

One thought on “¡Hazlo Fácil! 5 Maneras de Mejorar el Movimiento de tus Alumnos (II)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s