Instructor de Pilates ¿Cómo tener Imán con tus Alumnos?

Seguro que alguna vez te has preguntado por qué hay alumnos tan fieles. Empezaron contigo y contigo siguen tras el paso de los años. Han conocido otros instructores, han dado clase en otros sitios e incluso han probado otras actividades pero les da igual, se quedan contigo. Tú sabes que hay instructores con más conocimiento y experiencia, que existen estudios de Pilates donde ofrecen novedades, promociones, precios más baratos… Da igual, ellos te prefieren a tí, pero ¿Por qué?

smile-magnet

fuente: https://smalltalkbigresults.wordpress.com

La semana pasada te contaba que si hay algo que no perdono el fin de semana es ir a darme un baño a la playa. Me despeja, me relaja y me encanta y para un madrileño, estar a hora y media de la playa es tenerla al lado. Además me he propuesto este año empezar tres actividades nuevas que nunca he practicado y llevaban tiempo rondándome la cabeza. Ya sabes, lo de ¡De este año no pasa! A principios de enero me hice con un remo y una tabla de paddle surf. De pie en la tabla y a poner a prueba el equilibrio mientras remas a un lado y al otro manteniendo la alineación (ya te contaré cuáles son las otras dos que aún no he comenzado).

Pues después de la jornada de playa, en el camino de vuelta hemos estado escuchando una charla TED. Ya te he hablado de esta maravillosa web cuando te conté mi manera de entender el Pilates y es que sinceramente pienso que si la gente viera menos televisión al uso y dedicara ese tiempo a escuchar  Ted talks el mundo sería mejor.

En esta charla el ponente Javier Valbuena habla de un elemento diferenciador: La habilidad en relaciones humanas. En el post que titulé “Lo que no estabas teniendo en cuenta en tus clase de Pilates pero tus alumnos sí” ya te contaba algo sobre ello.

Que tengas los conocimientos necesarios para impartir una sesión de Pilates con diferentes alumnos que tienen distintas necesidades, adaptando cada ejercicio para garantizar que todos ellos los desarrollan de manera adecuada. Y éstos a su vez,  faciliten una mejora para su condición física y su salud no es tu gran valor como profesional. Eso es lo mínimo que se te puede pedir. Lo que marca la diferencia no es tu conocimiento o experiencia sino tu actitud. Lo que no se enseña en los cursos ni aparece en los manuales. Lo que hace que te prefieran a tí en lugar de a otra persona.

¿Y qué tipo de actitudes posee el instructor que tiene imán con los alumnos?

  1. Autoconfianza. Ya te has visto en diferentes situaciones complicadas en las clases. De los errores se aprende pero sobre tus logros construyes lo que de verdad eres como persona y como instructor. El instructor construye su autoconfianza en base a tener más presente las numerosas situaciones complejas de las que salió airoso que las pocas en las que los resultados no fueron satisfactorios.
  2. Positivismo. No importa mucho si eres conductor de autobús, doctora o profesora de Pilates. Todo el mundo quiere tener cerca personas positivas. Es contagioso. La gente quiere estar con gente que le haga la vida un poco más agradable.
  3. Conecta con sus alumnos. Recordar el nombre de todos tus alumnos es el requisito mínimo indispensable. Se trata de mostrar interés por ellos. Recuerda que todos tenemos un cartel en la frente que dice “Hazme sentir importante”. Mostrar interés y preocupación por el otro es la manera más sencilla de conectar.
  4. Escucha. Si das clases individuales o a pequeños grupos es más sencillo aunque si no, entre sesiones tienes la posibilidad de intercambiar aunque sea una breve conversación con los alumnos y es el momento perfecto para escuchar más que hablar: intereses, motivaciones, sensaciones… Feedbacks que te darán una información muy valiosa que además crear esa conexión de la que hablábamos anteriormente, puede servirte para orientar tus sesiones de manera más efectiva.
  5. Sonríe. Si el positivismo es contagioso la sonrisa lo es todavía más. Y la manera más directa de comunicar es sonreir. La respuesta es automática.
  6. Es un/a líder. Y un líder no es alguien que ejerce un poder sobre otro o al que los demás obedecen sino alguien que tiene capacidad de influencia. No sólo sobre sus alumnos, sobre todos los que le rodean. Sobre sus compañeros incluso sobre sus jefes. Un líder sabe motivar: “Si quieres que alguien realice algo concreto y que lo haga bien tienes que conseguir que quiera hacerlo”.
  7. Sabe elogiar y reconocer el esfuerzo. Si se quiere mantener motivados a los alumnos es imprescindible saber reconocer su esfuerzo. Como te decía en la entrada Diles que han hecho un buen trabajo Pablo Picasso decía: “El que se guarda un elogio, se queda con algo ajeno” 

Posiblemente te sientas identificado con algunos aspectos y con otros menos. Como dice Javier en su charla si quieres conseguir algo, debes ponerte en movimiento. Si quieres tener imán con tus alumnos, además de seguir aprendiendo y formarte, tienes que pulir otros aspectos porque la mejor manera de predecir el futuro es creándolo. Si quieres saber como serás como instructor en unos años empieza a trabajar en la dirección que quieres hoy. Como humano que eres te confundirás muchas veces, pero esa misma condición humana hace que tengas una capacidad de mejora ilimitada. Con un margen infinito.

Como dice Javier convirtámonos en escultores. De donde muchos de nosotros veríamos un bloque de granito, un escultor ve una figura, una estatua, una potencial obra de arte. No veas a tus alumnos ni a tí misma por lo que eres  hoy sino trata de tener presente lo que pueden (y puedes) llegar a ser y hacer. 

Si tienes 15 minutos no te pierdas el vídeo.

Advertisements

5 thoughts on “Instructor de Pilates ¿Cómo tener Imán con tus Alumnos?

  1. ME HA ENCANTADO,MANUEL!!! BRAVO!!!👏👏 Qué bueno, sentirte evolucionar por ese camino de escucha, autoconfianza y trabajar ayudando a que los colegas de profesión y alumnos ,vivan de una manera más consciente. “Deja que el trabajo haga el trabajo”😉 Un abrazo enorme Rosa Núñez

    El 18 feb. 2018 13:20, “Why not Pilates?” escribió:

    Manuel Alcázar posted: “Seguro que alguna vez te has preguntado por qué hay alumnos tan fieles. Empezaron contigo y contigo siguen tras el paso de los años. Han conocido otros instructores, han dado clase en otros sitios e incluso han probado otras actividades pero les da igual,”

  2. Muy cierto. El hecho de hacer “click” con alguien es algo que muchas veces depende de habilidades blandas. No debemos desatender la parte técnica porque tenemos la responsabilidad de guiar bien al alumno en la ejecución del ejercicio, pero algo de igual peso es la conexión personal que se tenga con los alumnos. Una vez más, excelente post!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s