Sobre el Exceso y el Defecto

Siempre he escuchado que la virtud está en el término medio aunque es cierto que en el tipo de sociedad en la que hoy vivimos necesitamos destacar, hacernos visibles y darnos a conocer de alguna manera. Y no me refiero solo a internet o a las redes sociales, porque si tienes tu propio negocio físico tienes la necesidad de que la gente de tu zona sepa dónde estás o si trabajas en un gimnasio o un estudio de Pilates también debes hacerte reconocible ante los alumnos o clientes que allí asisten. Incluso si no estás trabajando, necesitas destacar sobre el resto de compañeros en tu misma situación para que cuando esa oportunidad exista, tengan una razón para acordarse de tí. En definitiva necesitas que te tengan en mente porque ya sabes, si eres uno más corres el riesgo de acabar siendo uno menos.
También puede ocurrir todo lo contrario, que ese ímpetu por hacerte reconocible se te venga en contra y te conviertas en el pesado de Facebook, el del estudio de pilates que te bombardea con publicidad con su “¡NUEVA PROMOCIÓN!” que es igual que la del mes pasado (y la del anterior y la del anterior…), el monitor que se pasea por el gimnasio casi rogando que entren a sus clases o el instructor desesperado que manda un currículo semanal al mismo sitio porque considera que se merece una oportunidad.

Si no saben de tí es como si no existieras pero si aburres a la gente el efecto que consigues es aún peor.
Pues este ejemplo es perfectamente aplicable a otras situaciones del día a día del instructor ya que existen otras circunstancias en las que tanto defecto como exceso pueden venirse en tu contra. Tu reto es encontrar el término medio si lo consideras o si no, aproximarte en la medida correcta al extremo que te parece más adecuado.

1. Confianza.adult-arm-art-326559.jpg

  • La falta de confianza diría que es hasta buena en el inicio. Si ya has terminado tu formación te encuentras en el proceso de convertirte en instructor de Pilates. Ya conoces las herramientas del instructor y sólo necesitas desarrollarlas. El problema aparece si al cabo del tiempo no consigues encontrarte cómoda y confiada en el desarrollo de las clases. Hay un concepto en psicología denominado el síndrome del impostor. Existen personas que incluso tras años ejerciendo su profesión les cuesta aceptarse como verdaderos profesionales de lo que hacen. Incluso consideran que el reconocimiento que reciben por su buen trabajo no es merecido sino fruto de la casualidad y en algún momento descubrirán que no son tan buenos, que son unos impostores. He de reconocer que en algún momento lo he sufrido y sin ayuda se puede convertir en una experiencia un tanto angustiosa. En este caso esa falta de confianza se une a una excesiva autoexigencia y puede llegar a ser un problema.
  • El exceso de confianza siempre da lugar al error. Dicen que hay más accidentes entre conductores experimentados que entre los novatos o en el buceo, por poner otro ejemplo, la mayoría de percances con desenlace fatal se suelen darse entre buceadores expertos por asumir mayores riesgos. El instructor demasiado confiado deja de prepararse las clases, de observar con la misma atención, de consultar, investigar e incluso tomar las medidas de seguridad necesarias y ten presente, que en Pilates sobre todo si trabajas con máquinas, un exceso de confianza puede producir un contratiempo serio para el alumno.

2. Motivación.pexels-photo-347135

  • Aunque dicen que “la motivación es la gasolina del cerebro“, el exceso de ésta puede hacer que falles a la hora de calibrar hasta dónde puedes y debes llegar. Demasiado ímpetu en el desarrollo de tu trabajo puede llevarte a sobrevalorar tu capacidad y habilidades y también la de tus alumnos. Si a esto lo sumamos falta de conocimiento se puede convertir en una combinación de la que es mejor mantenerse lejos.
  • Si bien, el polo opuesto directamente te imposibilita ejercer de instructor de Pilates ya que parte de tu trabajo con el alumno consiste en hacer de tu sesión con ellos la mejor experiencia que han tenido ese día. Tienen que realizar una hora en la que sientan que cada minuto valió la pena. Para ello son imprescindibles tus ganas, ánimo y sobre todo tu sonrisa. Es la única manera de que cuando termine la sesión esa misma sonrisa también se fije en su rostro y estén deseando volver a tu clase. Si tú no tienes ganas de estar allí es imposible que se las contagies a ellos y recuerda que tu primer objetivo como profesional del ejercicio es crear adherencia: conseguir que se queden.

3. Formación.people-woman-coffee-meeting.jpg

  • Si no tienes la formación necesaria, posiblemente seas capaz de entretener a gente haciendo ejercicio una hora pero te resultará imposible profundizar y ofrecer “ese algo más” que una sesión de Pilates debe aportar. Ayudarles a descubrir nuevas opciones de movimiento y aplicarlos al día a día, desarrollar patrones motores más eficientes, entender como liberar el exceso de tensión, sentirse más competentes a la hora de ejecutar los ejercicios con concentración, control, precisión, fluidez, a través de la respiración y con un centro más fuerte y estable.
  • El exceso de formación también puede ser contraproducente si no se cuenta con la posibilidad de desarrollar y aplicar lo aprendido. Mi sugerencia es siempre seguir el siguiente patrón: formación/puesta en práctica – formación/puesta en práctica-formación… Si no no hay tiempo para la asimilación y el contenido no puesto en práctica se pierde. Recientemente, me escribió un correo una chica interesada en asistir a los seminarios que desarrollaré el mes de julio en Perú, Chile y México. No había acabado su formación como instructora pero le parecía que era una oportunidad que no podía perder. Mi sugerencia fue que se centrara en la formación que estaba realizando ahora, que lo terminara, sacándole el mayor partido posible para ponerlo en práctica y después existirá la oportunidad de encontrar otra formación que le ayude a seguir evolucionando. Acumular formación sin puesta en práctica posiblemente ayude a aumentar la densidad de tu currículum pero es una manera poco eficiente de invertir tanto tiempo como dinero.

4. Conocimiento.pexels-photo-355948

Establezco una diferencia entre formación y conocimiento porque no necesariamente lo uno está relacionado con lo otro. En ocasiones, veo personas que presumen de un currículum que no se relaciona con la puesta en práctica que luego desarrollan. También lo he visto con compañeros de facultad que pasaron por la universidad pero nadie diría que la universidad pasó por ellos. Yo nunca he sido un gran estudiante, eso que vaya por delante, pero sí una persona deseosa de conocer. Si soy sincero, lo único que me ha movido hasta hace no mucho era el afán de aprender y seguir creciendo profesionalmente. Una vez que te toca empezar a comprar pañales te das cuenta de que son caros y te vuelves un poco más exigente con otros aspectos también.

Con el conocimiento se produce un efecto distinto en relación a los puntos anteriores ya que por mi experiencia veo que quien más presume de conocimiento, capacidades, aptitudes… rara vez son personas realmente buenas, aquellas a quien la mayoría admiramos. Aquéllos que realmente son brillantes prefieren ocupar su tiempo en seguir trabajando, tratando de resolver esas nuevas dudas que les surgen, de probarlas y una vez las han puesto en práctica poder transmitirlas para que puedan ser útiles para el mayor número de personas posible porque su saber suele estar a la par con su humildad y apertura miras.

Confianza, motivación, formación y conocimiento. Aspectos que cualquier instructor y posiblemente cualquier profesional deben tener en cuenta y desarrollar desconfiando de uno mismo cuando se tenga la sensación de estar pleno de ellas pero a la vez sabiendo relativizar o poner remedio a momentos en los que consideramos que su nivel está por los suelos. Ni demasiado buenos ni mucho peor que el resto. Tal vez nos encontremos en la virtud del término medio…

Advertisements

3 thoughts on “Sobre el Exceso y el Defecto

  1. Gracias Manuel, me ha gustado lo que has escrito. Es cierto, mantenernos en el término medio, con respeto a esta profesión y sin perder las ganas de seguir mejorando.

  2. gracias Manuel, intento leer todas tus publicaciones….y siempre aprendo, es un placer y además muy inspirador.Haces que nuestro trabajo tenga perspectivas muy interesantes y me encanta!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s