Entrada 300. 6 Años en la Vida de un Instructor de Pilates

Hoy, hace 300 semanas, decidí que empezaría mi propio blog ¿Qué cuánto tiempo son 300 semanas? Aproximadamente 6 años ¿Habrá que celebrarlo no? Pues sí y me gustaría que me ayudases a encontrar la mejor manera de hacerlo.

Made using FigrCollage from www.FigrCollage.com

Muchas veces me han preguntado: ¿Y qué le mueve a alguien a tener un blog? La sensación de que tienes algo que contar que puede resultar interesante para otros. Y  otra pregunta también bastante común es: ¿Cómo puedes seguir escribiendo cada semana 6 años después? Pues desde luego por la respuesta que recibo cada semana. Los feedback y comentarios ayudan mucho. Además, sin darte cuenta vas creando tu pequeño archivo de conocimientos, recuerdos y experiencias vividas, siempre con el Pilates y el ejercicio físico como hilo conductor. Aprovechando las entradas del blog voy a contarte de manera resumida lo que han sido mis seis últimos años como instructor de Pilates.

Tópicos sobre el Pilates.
Allá por el año 2012 yo vivía en España, en Oviedo, dando clases en el estudio de Tino García. Entonces, llevaba unos 6 años dando clases de Pilates. Me encontraba en pleno proceso de descubrimiento, observando distintas maneras de trabajar, aprendiendo mucho y tratando de encontrar mi manera de enseñar. Leía artículos en páginas web y revistas que hablaban sobre Pilates que no terminaban de encajar con lo que yo hacía en mi día a día. Hablaban de actividad de moda, método de relajación, sesión de abdominales… por eso decidí comenzar el blog hablando sobre los tópicos más habituales sobre el Pilates.

Aumentar la consciencia para mejorar la competencia.
En esa época ya empezaba entender el Pilates como un método enfocado a hacer a los alumnos más competentes en el uso de la herramienta más valiosa que poseen: su propio cuerpo. Para ello, es clave hacerles más conscientes en la manera de usarlo para desarrollar patrones de movimiento más eficaces.
Despertar, descubrir, entender y utilizar. Inicialmente en clase, con su instructor a través de los ejercicios con el objetivo de que de manera autónoma, pueda integrarlo en su día a día. Aumentar la consciencia para mejorar la competencia. Y te explicaba esas 4 fases clave en el aprendizaje motor a través de tres ejemplos.

La búsqueda de tu mejor versión…
Por otro lado te hablaba de cómo muchas veces se confunde a la gente con una referencia irreal de lo que es un cuerpo ideal. Se establecen objetivos muy poco realistas que frustran y desmotivan a las personas a seguir practicando ejercicio. Compararnos sirve de poco. Y en caso de querer hacerlo, la vara de medir debería ser siempre uno mismo. La búsqueda de tu mejor versión. Nos vemos bien, cuando nos sentimos bien con nosotros mismos y se sabe que cambia positivamente la percepción de uno mismo después de una sesión de ejercicio. Deja de obsesionarte con ese irreal cuerpo 10 de las revistas y empieza a buscar maneras de sentirte 10 en el uso de tu cuerpo.

Definiendo Método Pilates.
El blog poco a poco me fue dando la oportunidad de entrar en contacto con otros compañeros. De interaccionar con ellos y conocer otros puntos de vista a través de sus comentarios. Siempre me ha resultado difícil definir lo que es Pilates y fue una genial preguntarte a tí y al resto de compañeros cuál es tu definición del método Pilates. Fue genial observar como, a pesar de compartir una idea general común, cada compañero introduce un matiz diferente en base a su formación, su experiencia e incluso su propia personalidad. Al final pudimos desarrollar una definición conjunta y propia de lo que es el Método Pilates.

Pilates ¿Tradición o evolución?
Otras veces esas interacciones fueron un poco más “ásperas”. Como en aquella entrada en la que te conté la experiencia que tuve con otro instructor de Pilates que afirmaba estar formado en la verdadera escuela de Pilates, la original. Y me escribía para decirme que ni los conceptos, ni los ejercicios que yo utilizaba eran realmente de Pilates. Incluso se ofrecía a darme una clase para que conociera lo que era el “verdadero Pilates”. Como en esa época yo viajaba bastante a Madrid, la propuesta me pareció más que interesante. Allí me planté yo, en su estudio, una semana después para conocer lo que esta persona definía como : “la manera correcta de mover el cuerpo“. El resto te lo cuento en esta entrada a la vez que reflexiono sobre lo qué es Pilates clásico y la nacesidad de evolucionar en todos los ámbitos de la vida.

¿Y cómo es un día normal en la vida de un instructor de Pilates?
Pues unos mejores que otros, unos más divertidos que otros, algunos días estamos más motivados y otros con menos ganas, como todo el mundo. La cuestión es que los alumnos se merecen siempre tu 100% porque para ellos en muchos casos es el único memento que tienen para sí mismos en el día, para otros una actividad que realmente disfrutan incluso para muchos una verdadera necesidad y pieza clave para su salud y bienestar. Si trabajas con personas, eres afortunada. Porque tener un impacto positivo en sus vidas genera una satisfacción que no se paga con dinero. Por ello te contaba lo que es un día normal en mi día a día y dos maneras diferentes de enfocarlo.

¿En qué se parece practicar Pilates y aprender un nuevo idioma?
Un par de años después de iniciar el blog ya empezaba a nacer en mí la necesidad de pasar una época fuera de España. Conocer otras maneras de trabajar, ampliar conocimiento, cambiar… Veía que el Pilates era una actividad donde el acceso a más información en forma de libros, vídeos, formaciones tenía que ser en inglés. No sabía cómo, pero quería dar el paso. Como mi mente es un poco dispersa, un día mientras recibía mi clase semanal de inglés se me ocurrieron las 10 similitudes que encontraba entre practicar Pilates y aprender un nuevo idioma.

Cuidado no te quemes.
¿Te acuerdas cuando te hablaba del desgaste profesional? Pues no es porque me lo contaran o lo leyera en un libro. Después de ocho años dando clases de Pilates, a pesar de estar en un sitio donde me encontraba a gusto, en un entorno de trabajo favorable, en condiciones que podrían considerarse buenas… Por primera vez, dar clase cada día se me empezaba a hacer cuesta arriba. Actitudes que había visto en otros instructores y no las terminaba de entender las empezaba a percibir en mí mismo y no lo entendía. Si siempre había disfrutado de lo que hacía ¿Qué me estaba pasando? Empezaban a reflejarse en mí los síntomas del instructor quemado. Tocaba dar un cambio, mover ficha, dar un paso adelante o quizás atrás o tal vez a un lado… Si sigues el blog ya sabes cual fue el paso que decidí dar pero como me estoy alargando más de lo que pensaba, continuaré la semana que viene, en la entrada 301, contándote cómo han sido mis últimos años a través de las entradas del blog.

Al principio de la entrada te preguntaba que cómo crees que podemos celebrar la entrada 300 del blog. Ya me han hecho una propuesta. Organizar una clase on line, para ver cuántas personas de distintas partes del mundo podemos juntarnos al mismo tiempo. Me parece una gran idea ¿Se te ocurre a tí alguna otra ? Gracias por anticipado.

Advertisements

6 thoughts on “Entrada 300. 6 Años en la Vida de un Instructor de Pilates

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s