Sobre Problemas, Contratiempos, Planes y Objetivos

Hay una frase de una película que vi hace ya unos cuantos años, que por alguna razón se quedó instalada en mi cabeza. La película es Amores Perros y la frase dice algo así como: “Si quieres hacer reir al destino, cuéntale tus planes“.

person holding head facing body of water

Photo by Burst on Pexels.com

Y es que todos tendemos, en mayor o menor medida a hacer planes, a visualizar nuestro futuro, a caminar en la dirección que creemos más idónea para nosotros mismos y nuestras familias. A veces esos planes se resuelven de la manera que esperamos y nos sentimos grandes, capaces, hasta un poco más guapos de lo habitual porque nos creemos responsables de nuestro “éxito”. Arriesgué, me esforcé, trabajé duro y los frutos llegaron. Hasta que de pronto un día después de esforzarte, pelear igual de duro, aguantar y creer que la balanza se inclinaría de nuevo de tu lado resulta que no… esta vez no toca. Y cómo actuamos ante esta frustración es lo que nos define como personas.

PROBLEMAS Vs CONTRATIEMPOS

Desde mi punto de vista hay pocas cuestiones que podamos considerar problemas. Problema es lo irresoluble, lo insustituible, lo irreemplazable, lo que cuando desaparece, parte de tí también lo hace. Y estoy seguro de que sabes a lo que me refiero. El resto de lo que nos ocurre, son contratiempos.

Lo que no ayuda, es que la queja se ha convertido en norma y no seré yo quien se queje menos que el de al lado. Ésto, sumado a que todos estamos taaaan estresados, hace que cualquier imprevisto (sin la pausa que pueda permitir una mínima reflexión) adquiera de manera directa la dimensión de problema. Independientemente de si te has olvidado las llaves, el coche no arranca o el niño “parece que tose”.

De manera que el tener más o menos problemas no va directamente relacionada con lo que objetivamente te ocurre, sino con la dimensión que das a cada una de las situaciones que te pasan.

Los contratiempos ocurren cada día y hacen que tengamos que ser capaces de “saltarnos el guión” y continuar. No sabemos exactamente cuándo pero ocurrirán de la misma manera que el mes próximo existirán gastos con los que no cuentas. Si puedes resolverlo y el día sigue, significa que todo va bien porque como sabes, los problemas aparecen de manera súbita y lo paran todo. Es como cuando en un tren se tira de la palanca de emergencia.

También hay contratiempos que se presentan y sabes que pueden tener consecuencias a medio plazo. Ahí aparece el factor incertidumbre.  En ese momento se corre el riesgo de caer en el desánimo e instalarse en la queja. Es cuando te toca ser paciente y valorar si puedes adaptarte a lo que puede venir o si no, pensar cual debe ser tu siguiente paso.

PLANES Vs OBJETIVOS

De la misma manera que no debemos confundir problemas con contratiempos, debemos entender que los planes no son más que la puesta en práctica de lo que realmente es fundamental: los objetivos.

Los planes, como te contaba en la introducción de esta entrada, se adaptan, se modifican, se cambian, se vuelven a empezar. Es el medio para llegar, pero los objetivos son la luz que vemos a lo lejos y alumbran ese camino. Cuando hablo de objetivos en este caso no es tanto lo que queremos conseguir sino en lo que nos queremos convertir.

Equivocarse con el plan puede suponer un contratiempo pero si no tienes claro tus objetivos tienes un problema. Porque tus objetivos van alineados con tus valores.

En estos días en los que se habla tanto del éxito y el fracaso. Si tu vida no es un completo aburrimiento y te expones, intentas, pruebas… que tus planes fallen lo considero hasta normal. A veces la estrategia funcionará mejor que otras y eso forma parte del juego. Pero lo que sí considero que es un fracaso, es olvidarte de tus objetivos, de lo que te trajo hasta aquí, de lo que de verdad quieres, de lo que te mueve, de tu ikigai.

Pues ahí estoy yo, intentando no elevar a la categoría de problemas lo que sé que en 10 años veré como un simple contratiempo. Ajustando planes y dejando de poner excusas para volver a escribir en el blog. Porque me conecta con lo que de verdad quiero seguir haciendo y me ayuda a mantener presente mis objetivos. Los que me trajeron hasta aquí y los que me llevarán a un sitio que a algunos les parecerá mejor y a otros peor, pero lo que sí espero es que sea EL MÍO.

Advertisements