Mano Fuerte, Hombro Sano

El tiempo vuela. Me he dado cuenta al revisar una entrada titulada “Tu espalda empieza en tus pies“. Posiblemente si lo estás escuchando de primeras te suene raro pero es una de las más leídas del blog y por los comentarios diría que una de las que más gustó. Te decía que el tiempo va rápido porque me acabo de dar cuenta de que fue publicada un viernes como hoy hace más de tres años.

Como sabes el cuerpo es un todo interrelacionado y en la citada entrada se explica la relación de tus pies y tu columna y como consecuencia de tu postura. Cómo la distribición de cargas en la base, los pies, condiciona la posición del resto de estructuras situadas sobre ellas: rodillas, cadera, columna, hombros, cabeza… Hoy quería hablarte sobre dos artículos que he tenido la oportunidad recientemente  en los que se habla de otro segmento corporal de gran importancia en nuestro día a día. Continue reading

Advertisements

7 Aspectos Fundamentales que no te Habían Contado Sobre el Psoas

“Pequeños  ladrillos construyen grandes edificios”.

Esa es la razón por la que resulta difícil establecer una jerarquía a la hora de destacar la importancia de unos músculos sobre otros. Especialmente cuando sabemos que el protagonismo del músculo largo movilizador sólo puede desarrollarse cuando los pequeños estabilizadores cumplen con su parte de la tarea. De la misma manera que la actriz brilla en pantalla cuando maquilladores, estilistas, iluminador, realizador y  guionistas han realizado su trabajo correctamente.

Cuando en esta entrada te hablaba de unos músculos con poca fama, ya te contaba como la fortaleza fisica, que se ha vinculado al desarrollo muscular, ha pasado de ser representada por el lucido bíceps, desarrollado a golpe de mancuerna; a la tableta de chocolate, que lucen los futbolistas cuando termina el partido y se quitan la camiseta para volver a vestuarios (¿Por qué será que siempre lo hacen los mismos?) hasta que hubo quien nos dijo:  la fortaleza está en el transverso  del abdomen y en esas ya obsoletas formaciones nos convencieron de que teníamos que dejar a los alumnos sin respiración a base de repetirles “ombligo adentro” en cada ejercicio. Continue reading