¿Te Duele la Espalda? Pues por tu Postura no Es

Existen múltiples razones por las que te han podido recomendar mejorar tu postura cuando estás en tu silla: es cierto que una postura alineada y elegante rejuvenece; facilita determinados movimientos, como si tienes que alargar el brazo para alcanzar el teléfono o girarte para recoger las páginas que acabas de imprimir e incluso puede ser que notes alivio en cuello y hombros cuando después de un largo tiempo dejas que tus hombros desciendan ligeramente, si recolocas tu cabeza y cuello o te sitúas un poco más recta pero no, no hay evidencia que nos indique que una mejor postura suponga beneficio alguno contra el dolor de espalda.  Continue reading

Advertisements

10 Realidades Sobre el Dolor de Espalda. No Olvides Recomendar la Número 7

Hoy te voy a recomendar una web (otra más) que estoy seguro te resultará de interés por el contenido de calidad que aporta. Es lafisioterapia.net aunque no necesitas ser fisio para sacarle partido a su material. Si tuviera que destacar algo serían sus vídeos: claros, concisos y didácticos.
También es interesante revisar sus infografías y como muestra voy a basar el post de hoy en una de ellas que toma como referencia los estudios de Mary O’Keeffe (fisioterapeuta especialista en dolor de espalda) y trata 10 realidades sobre el dolor de espalda, y apuesto a que varias de ellas te van a sorprender. Continue reading

En Busca de la Postura Ideal

Si escribes postura en Google imágenes te encontrarás con una infinidad de fotos muy parecidas. Personas sentadas o de pie, en algunos casos con unos puntos y una líneas trazadas sobre sus distintos segmentos queriendo mostrar si existe o no alineación respecto a los distintos ejes. Incluso en muchos casos dan veredictos sobre si la persona está colocada bien o está desalineada. Esos veredictos de bien o mal hace que te encuentres continuamente con personas a las que les recomendaron hacer Pilates asumiendo que la razón por la que les duele la espalda es porque se sientan MAL, que les duelen las lumbares porque su postura es MALA. Como si existiera una postura que el cuerpo pudiera asumir durante 8 horas diarias de jornada en una silla Continue reading

4 Imágenes Clave Para Entender Como Funcionan tus Discos Intervertebrales

El término hernia discal, en mayor o menor medida, a todos nos suena. Es una especie de fantasma que pulula por ahí asustando a personas que llevan tiempo con dolor de espalda (especialmente si es a nivel lumbar) esperando un diagnóstico, que finalmente reciben confirmándolo: – Sí es una hernia. Y muchos lo toman como si les condenara a una situación irreversible que sólo el quirófano pudiera remediar, limitando su vida deportiva y su día día. Pero esto en muchos casos no es así, ya que, lo único que sabemos con certeza cuando la palabra hernia aparece es que un disco intervertebral está dañado. Poco más. Pobres discos, sólo los mencionamos cuando fallan y eso que no les dejamos parar ¡Realizando en la mayoría de los casos un trabajo excelente! Continue reading

¿Conoces el Verdadero Secreto de la Eterna Juventud?

Ser más joven o parecerlo es una cuestión que preocupa a más de uno (y de una). A partir de una edad comenzamos un pulso que sabemos perdido de antemano empeñados en disimular cualquier prueba que haga evidente el paso del tiempo, ya sea en forma de canas, arrugas… Para ello, nos ofrecen todo tipo de productos y soluciones: cremas, tintes, tratamientos antiedad, cirugía, etc. Continue reading

15 Pequeños Cambios (que no realizarás) que Mejorarían la Salud de tu Espalda

Pequeños cambios suponen grandes diferencias. Ya lo sabes. No te cuento nada nuevo. Pero parece que estamos programados para dejar de hacer lo que sabemos que debemos. Bueno, no siempre, porque cuando algo nos duele estamos dispuestos a vender nuestro alma al diablo para que pare. Pero, cuando estamos bien ¿Quién se acuerda del esfuerzo, tiempo o dinero dedicado para llegar hasta allí? Lo que ocurre con las molestias o dolores originados por nuestro día a día es que volverán… Te pases el día sentado o entrenes seis días en semana. Eso sí, volverán en el caso de que no introduzcamos cambios. Continue reading

¿Cómo Comenzar tu Clase de Pilates? (II) ¿Por qué Empezar de Pie?

Últimamente estoy en racha. Lo mejor de escribir semanalmente en el blog es que te obliga a buscar en la red artículos y páginas web de tu ámbito y otros similares para preparar el post de cada viernes. Y mientras vas leyendo y contrastando, vas aprendiendo cosillas. Si la semana pasada, mientras preparaba mi propuesta para iniciar sentado una clase de Pilates, me encontraba una excelente infografía que muestra “por qué no debes sentarte así” (te dejo aquí el enlace por si aún no la viste), con las posibles consecuencias de esa antinatural postura. Esta semana descubría un excelente blog: “Elongación por biomecánica“. Sencillo en cuanto a formato pero muy profundo y completo en cuanto a contenido sobre postura, alineación… y su relación con la salud. Aprovecho para presentártelo mientras utilizo algunos conceptos que desarrolla y me vienen al pelo para analizar lo que aporta al alumno comenzar de pie una clase de Pilates.

footlevelers.com

fuente: footlevelers.com

¿Qué aporta al alumno comenzar en bipedestación?

1- Tomar consciencia sobre su postura.

Una postura es correcta cuando el cuerpo se halla en una alineación que permite sostener la verticalidad del esqueleto con el mínimo esfuerzo. El movimiento eficaz depende enormemente de la capacidad de alinear las estructuras articulares correctamente con una disposición que permita que el peso del cuerpo sea soportado por el esqueleto.
El sistema nervioso y el sistema óseo se desarrollan juntos bajo la influencia de la gravedad de forma que el esqueleto sea capaz de sostener el cuerpo sin gastar energía. La convivencia permanente con la fuerza de la gravedad exige una renovación constante en la organización postural y del equilibrio.
Cuando la postura es eficiente, los músculos están haciendo su tarea correspondiente, el movimiento, así también los huesos actuan de acuerdo a su rol principal, el sostén del esqueleto.
En una correcta posición vertical bastará un esfuerzo muscular mínimo para mover el cuerpo con total facilidad en cualquier dirección que se desee. Y esto te resultará necesario en tu movimiento diario y en tu práctica deportiva.

Puedes leerlo ampliado en: Postura eficaz, alineación postural, gravedad y las tres leyes de Newton.

2. Entender la función del pie como receptor postural.

El pie es la base de la dinámica y la estática. Sabemos que una buena estática equivale a un buen apoyo, y sin un buen apoyo las tensiones fasciales compensatorias alteran otros complejos articulares: rodillas, cadera, columna… Y esto los corredores (especialmente los que usan calzado minimalista) lo saben.
Desde el punto de vista fisiológico articular los pies son responsables de tres funciones básicas:

  • Amortiguar las fuerzas de presión en los apoyos gravitatorios de la estática.
  • Adaptarse a la fuerza de inercia de la traslación del cuerpo en el paso.
  • Distribuir los impulsos dinámicos de la progresión.

El pie es un receptor postural de suma importancia y actúa entre otros a través de receptores dérmicos que son receptores de presión, receptores de apoyo y receptores posturales. El correcto funcionamiento  requiere al conjunto podal dos importantes características: firmeza y flexibilidad.

Focalizar el trabajo en Pilates en reforzar la musculatura central (abdomen y faja lumbar) y olvidarse de los pies es construir un edificio con unos pilares firmes pero sin cimientos. Recuerda que los pies son la base.

Puedes leerlo ampliado en: El pie es un receptor postural.

3. Sentir como las alteraciones posturales afectan a nuestro sistema musculoesquelético.

La postura representa la suma de la eficiencia mecánica del cuerpo humano. La interrelación entre la estructura y la función es total y absoluta. La más leve alteración del equilibrio normal de los diferentes segmentos espinales se acompaña de cierto grado de cambio en los tejidos blandos (músculos, tendones, ligamentos…) Una mala postura puede que no produzca síntomas patológicos inmediatos pero debe considerarse como causa potencial de posteriores trastornos.

La postura solo puede ser corregida por el individuo que aprende desde un principio cómo debe hacer uso correcto de su cuerpo. La la adquisición de nuevos hábitos no es sencillo. Es todo un proceso de aprendizaje e integración a todo nivel que lleva un tiempo diferente a cada uno. Para normalizar el estado de los tejidos blandos es imprescindible que aumente la consciencia corporal y sensoperceptiva del individuo en lo que respecta a las estructuras de su propio cuerpo para poder concluir la transformación y liberación de restricciones que a menudo impiden físicamente el uso correcto y adecuado de una parte determinada..

Puedes leerlo ampliado en: Las aponeurosis posturales y el poder de cambiar la energía.

4. Entender la postura equilibrada como un proceso dinámico y no estático.

Y para entender que es así sólo tienes que ponerte un momento de pie, cerrar los ojos y observar. Para mantener esa posición de pie ¿Estás quieto o en movimiento? ¿Notas los ajustes que se producen en tu cuerpo por mantener la verticalidad?

La posición equilibrada de nuestro cuerpo depende de la activación tónica postural. El cuerpo oscila permanentemente gracias al trabajo muscular coordinado y los ajustes realizados desde el sistema vestibular. El ritmo y la frecuencia de la oscilación corporal permiten la buena homeostasis de los sistemas musculares tónicos involuntarios internos que generan la postura.

La capacidad de mejorar nuestra estabilidad supone evitar caídas, que en personas de edad avanzada es especialmente importante ya que una caída puede suponer lesiones osteoarticulares de complicada recuperación.

Puedes leerlo ampliado en: Consideraciones posturales, sus alteraciones y consecuencias.

Mi propuesta:

Ante esto te dejo mi propuesta de cómo puedes comenzar de pie tu clase de Pilates. Es fundamental observar que realmente el alumno busca su posición alineada como un ritual en cada clase: Colocación de los pies paralelos, alineación pies-rodillas-cadera, elongación de columna desde la cabeza ligera que asciende, sentir el peso de los brazos y la estabilización de las escápulas sin tensión. Esto les ayuda no sólo a tomar consciencia, sino a detenerse, sentir su cuerpo, concentrarse en él y crear la disposición adecuada para el inicio de la clase.

Como sabes esto es una propuesta, pero hay muchas y variadas. Lo importante es plantearte qué puede aportar al alumno comenzar la clase de una u otra manera y si ese comienzo va a servir para facilitar el desarrollo de lo que realizarás posteriormente.

¿Y tú? ¿Sueles comenzar de pie tus clases de Pilates?