7 Maneras de Ganarte la Atención de tus Alumnos en una Clase de Pilates

Todos tenemos nuestras inseguridades que, de vez en cuando quieren asomar y jugarnos una mala pasada. Éstas son numerosas y de grandes dimensiones cuando nos enfrentarnos a las primeras clases. Entras en esa sala llena de gente (en ese momento cuatro personas te parecen una multitud) que te miran fijamente y de pronto sobre tus hombros parece que empieza a caer  una enorme carga. Se llama responsabilidad.  Y ese peso hace que te empieces a encoger y sentir cada vez más pequeño mientras pones en duda si de verdad esto que estás haciendo es lo tuyo… No sin dificultad te repones, y a la vez que sueltas la carga recuperas tu elegante posición alineada y terminas la clase aunque, esas dudas no se disipan:  “¿Se habrán cumplido las expectativas de lo que los alumnos esperaban?, ¿Estaré a la altura del instructor anterior?, ¿Querrán volver a dar clase conmigo o cambiarán de monitor?, Parece que los alumnos salían contentos ¿O sería porque por fin habían terminado? Continue reading

Advertisements