Los 4 Estilos de Aprendizaje en el Método Pilates

A la mayoría nos han hecho pensar que no servimos para algo. Un ejemplo muy claro lo habrás vivido en el colegio o el instituto: “es que yo no sirvo para las matemáticas” si no lo has dicho al menos lo habrás escuchado. De repente a mitad de curso llegaba ese profesor nuevo tan majete que se preocupaba por tí y eso que tan difícil te resultaba, te lo explicaba de nuevo y después usaba una manera diferente y si no funcionaba le daba otra vuelta… hasta que de repente como por arte de magia pensabas: ¡Lo tengo! Y no sólo te reenganchabas a la asignatura sino que de pronto se volvía interesantísima a la vez que se descubría que el torpe no era necesariamente el alumno. Continue reading

Advertisements