No Tengo ni Idea… yo Sólo Soy Profesor de Pilates

Hoy en día tenemos tanta información disponible que uno se pierde. A mí personalmente me sobrepasa. Sobre mi mesa se amontonan libros que tengo “en cola” y cada vez que enciendo el ordenador el navegador tiene abiertas no menos de 10 pestañas con artículos superinteresantes que no me dio tiempo a leer ayer de temas diferentes: anatomía, Pilates, running, biomecánica, lesiones, cadenas fasciales, el liderato del Atleti… que posiblemente hoy tampoco lea porque encontaré otros 10 que me resultarán todavía más atractivos y que lejos de servirme para aclarar mis ideas, seguramente contribuirán a generar en mi cabeza todavía más confusión.

BbcYZ5wIgAAN7NWEl Método Pilates sería una actividad sencilla si no nos viéramos en la continua necesidad de cuestionarnos lo que hacemos, cómo lo estamos desarrollando y si lo que hacemos es lo más indicado para cada alumno. He conocido a compañeros profesores de Pilates que me contaban que han hecho formaciones en las que, ante posibles dudas que pudieran surgir se daban respuestas como: “porque así lo dijo Joseph Pilates”.
Posiblemente mientras J. Pilates iba desarrollando su estudio sobre el cuerpo y el movimiento a lo largo de los años iba dando respuestas a cuestiones o problemas que le surgían. Probaba de una manera de otra, con distintas personas, estudiaba por qué estaba fallando ésto o de qué manera podía mejorar aquello. Iba practicando, observando, tomando cosas de aquí y de allá y poco a poco iba entendiendo mejor el cuerpo y su movimiento. Posiblemente, otras personas que fueron llegando por detrás encontraron una respuesta “comodín” perfecta que servía para cubrir sus carencias. “Porque así es el Método”, “Así lo dijo Joseph Pilates”.

Respuestas para todo.

En el post de 13 personajes que encontrarás impartiendo Pilates (el más visitado y compartido hasta la fecha) te hablaba de la típica persona que hay en todos los ámbitos que sabe dar respuesta a todo: igual da una explicación sobre a qué se deben las molestias de tu rodilla, por qué te dolió el estómago anteayer o a por qué está bajando el Euribor. El problema de querer tener respuesta para todo es que antes o después se te ve el plumero. Personalmente los profesionales que más confianza me inspiran son los que, cuando se da el caso, no tienen inconveniente en decir una frase tan sencilla como “no lo sé”.
Hace unos años acudí a un médico deportivo debido a unas molestias que tenía en un codo. Son las típicas molestias que no te hacen parar pero te condicionan porque están presentes en multitud de gestos cada día. Después de que inspeccionara mi codo, me preguntara sobre cómo era mi día a día, mi actividad deportiva… Se quedó pensativo por unos segundos, con gesto reflexivo… incluso fue a mirar un libro que tenía en la consulta. La verdad es que siempre que había el médico nunca había detectado un atisbo de duda. “Te duele ésto, tómate aquello”, “Te molesta cuando mueves así, no lo hagas”… De manera que cuando me dijo “No sé exactamente a qué puede deberse pero vamos a intentar solucionarlo” lejos de dudar de su capacidad pensé: Ese es el camino. Además siguiendo su tratamiento y sus indicaciones las molestias desaparecieron y no volvieron. Y con ello se reforzó mi confianza en él más que si me hubiera dicho: “en dos meses estás curado”. Su actitud y su sinceridad hizo que la opinión que tengo sobre él posiblemente no hubiera sido distinta si las molestias no hubieran desaparecido. Él se ganó mi confianza, un paciente (cliente) fijo y una persona más que recomendará su servicio, por su profesionalidad y por su honestidad.

Eres tan bueno como tu red de contactos

Esta semana leía en éste artículo:

“Construimos un sistema educacional acostumbrada a no desafiar nunca a la autoridad, estudiantes amenazados a no compartir información con sus compañeros. Un sistema que se desmorona ante una generación nativa digital que ya es consciente de que la información se enriquece cuando se comparte…”

Los canales de información van cambiando. Y con ellos la oferta formativa. Ésto puede ser un problema para algunos pero se convierte en una oportunidad para los que decidimos dejar de acumular títulos inútiles en una carpeta y empezar a aprender. Como el tiempo es finito, no podemos conocerlo todo. Las dudas surgen y no todo está en google. El conocimiento del profesional y su experiencia es lo más valioso. A mí a veces se me dan situaciones nuevas y continuamente me hablan de cuestiones que desconozco. Y esto sería un problema si no tuviera conexión directa con personas que me ayudan con ello.

Me hablan sobre una una lesión poco habitual, llamo a mi hermana (que ya te presenté en este post) y me orienta; que el blog me da problemas, escribo un correo a mi amigo Pablo y enseguida tengo respuesta… Y esto lo hacemos todos constantemente con nuestro entorno ¿Por qué no ampliar esa red de contactos a nivel profesional?

Si la solución a un problema la tienes a una llamada, un mail o un mensaje de distancia es como si la tuvieras tú. De ahí que sea importante tejer una buena red de contactos con las que la información fluye de manera bidireccional.
Como me costaba dar respuesta a los correos que me llegaban con dudas, se me ocurrió iniciar la Comunidad Pilates y que en lugar de dar sólo un punto de vista, conocer la opinión de más compañeros. De esa manera, yo también me beneficio del intercambio y la respuesta que se obtiene es más amplia y puedo de manera indirecta hacerla llegar a más gente.

Hay muchas maneras de establecer contacto con tu entorno directo, con profesionales de tu sector u otros complementarios. Pero una red de contactos no es como una red eléctrica a la que te enchufas y te da energía. Funciona al revés: es una red de la que recibes de manera exponencial en la medida en que tú aportas.

Trabajar de manera aislada o estar conectado es muchas veces la diferencia entre tener a mano la solución ante cualquier cuestión que te surja a tí o a un alumno o tener que contestarle:

“No tengo ni idea, yo sólo soy profesor de Pilates”.

Advertisements

Comunidad Pilates ¿Te Unes?

Sé que muchos profesores de Pilates, de manera disciplinada, guardan algunas horas en su planificación semanal para su propia práctica. Pero a mí siempre me ha resultado difícil hacerlo solo. Sí que saco tiempo para practicar algún ejercicio o algo nuevo que ha llamado mi atención, o por necesidad cuando empiezo a sentirme un poco “tronco”. Pero planificar y practicar con disciplina martes y jueves “de tal a tal hora” es algo que nunca he conseguido hacer. Y las pocas veces que lo he intentado, siempre he acabado haciendo algo que poco tenía que ver con el planning de inicio: cambio de ejercicio cada poco, necesito referencias, correcciones…

Quizá sea por eso que siempre he buscado soluciones como meterme en clase de algún compañero o compañera o, directamente pedirles un intercambio de clases. Situación de la que siempre he sacado algo positivo y he tenido la sensación de que también lo he aportado. Llevando esto un paso más allá comenzó este blog, para poder llegar a más compañeros en ese continuo aprendizaje, en base a tres máximas: conocer, compartir, difundir. Y algo que me estoy encontrando, son personas que comparten esa filosofía y así me lo transmiten.

comunid.pilatesEstos comentarios se han incrementado a raíz del último post donde, te contaba mi experiencia en Australia, dónde, gracias a la propuesta de los intercambios profesionales, he tenido la posibilidad de recibir a coste cero clases que de otra manera no me las habría podido permitir. A pesar de que sabes que considero baratas las clases de Pilates, Australia es definitivamente un país que al cambio, nos sale caro.

Sorprendentemente la entrada de la semana pasada en la que apelaba al sentido del humor, en casi todos los casos bien interpretado, se convirtió en un auténtico pelotazo con 3000 visitas en sólo 2 días (Si todavía no sabes de lo que hablo, echa un ojo a este enlace y ya de paso sincérate y cuéntanos qué tipo de instructor eres) lo que supuso que llegaran más visitas de compañeros que todavía no conocían el blog y que han mostrado nuevamente interés por la opción de los intercambios: cómo se pueden realizar, cómo contactar con otros compañeros…

Como era una cosa que me llevaba tiempo rondando por la cabeza, he estado buscando la plataforma más sencilla y a la vez más completa para que podamos estar conectados todos los profesionales del Pilates. Ese punto de encuentro es la Comunidad Pilates de Google +.

¿Qué es la Comunidad Pilates?

Es un espacio de comunicación alojado en la red social de Google. Se trata de poner en contacto a personas que compartan inquietudes sobre el método de manera que puedan unirse con el fin de intercambiar y difundir información obteniendo un beneficio global de ese encuentro.

¿Quiénes pueden formar parte de la Comunidad Pilates?

Cualquier persona profesional o amante del Pilates que lo desee. Para ello sólo debes tener una cuenta Google +. Que seas profesional o sencillamente un practicante o aficionado, sólo supondrá que habrá temáticas que te resultarán más o menos interesantes o de las que tendrás más o menos que aportar.

¿Y si no tengo cuenta en Google +?

Crearla es muy fácil. Si ya tienes una cuenta de Gmail sólo tienes que:

  • Entrar en Google .
  • Hacer clic en el botón +Tú. Después clic en el botón “Acceder”. Ingresa tu correo electrónico y contraseña.
  • ¡Listo! Ya puedes empezar a crear tu perfil y buscar la Comunidad Pilates, fácilmente identificable por la imagen similar a la que ilustra esta entrada y tienes un poco más arriba.

¿Y por qué debo pertenecer a la Comunidad Pilates?

  1. Porque es una escaparate para darte a conocer. Si eres profesional y te gusta lo que haces posiblemente querrás que otros compañeros o alumnos conozcan que estás ahí y cuál es tu enfoque.
  2. Si tienes un Estudio de Pilates o un Centro Deportivo querrás saber lo que están haciendo otros compañeros incluso quizá allí se encuentre el instructor que buscabas para tu equipo. Estamos en la segunda década del siglo XXI déjate de mirar currículum que posiblemente la persona que busques ya esté aquí demostrando de lo que es capaz.
  3. Porque es un punto de encuentro donde debatir, poner en común nuestras dudas y ayudar a que otros puedan resolver las que tú tuviste antes. Puedes seguir mirando a tu ombligo o abrirte a ese intercambio del que ganamos todos.
  4. Porque si tienes un blog o una web relacionada con el Método Pilates o el movimiento, formar parte de la Comunidad te ayudará a tener mayor difusión y conseguir que más compañeros te lean.
  5. Porque si tú también buscabas intercambiar clases de Pilates con otros compañeros sin saber muy bien a quién preguntar, esta plataforma te pondrá en contacto con alguien que tiene el mismo interés que tú. Por ejemplo: “el puente de diciembre voy a Valencia ¿Alguien quiere intercambiar una clase?”.
  6. Porque quizá quieras dar a conocer a otros compañeros ese último artículo que te recomendaron y crees que cualquier amante del Pilates debería conocer, o el libro de anatomía cuyas ilustraciones te facilitaron entender de manera más clara el cuerpo y su movimiento…etc.
  7. Porque si eres formador querrás dar difusión a ese nuevo curso que vas a impartir o promocionar el seminario que vas a desarrollar el mes próximo. Y aunque no lo seas quizá quieras recomendar un curso que realizaste y que consideras supercompleto. Si quieres que los profesionales se enteren debes ir a donde están ellos.

Semanalmente me llegan preguntas en torno a distintos temas relacionados con el Pilates, la salud y la actividad física. En la medida en que puedo trato de darle respuesta pero siempre hay dos cosas que al responder me dejan una sensación agridulce.

  • Por un lado que esa respuesta que doy en privado ahí se queda por lo tanto ninguna persona más a quien le haya surgido esa duda obtendrá respuesta. Por ejemplo, una pregunta tipo sería: “Tengo un alumno nuevo con artrosis cervical ¿Qué ejercicios me recomendarías?” Ahora la respuesta quedará para cuando a otra persona le pueda surgir.
  • Por otro lado, que en ocasiones tengo la sensación de que no soy la persona más indicada para dar respuesta a esa pregunta. Por ejemplo, cuando me preguntan sobre escuelas de formación, hay muchas con las que no he tenido la suerte de coincidir y desconozco su manera de trabajar. O por ejemplo, hace poco una compañera me preguntaba ¿Qué acreditación consideras que tiene más reconocimiento la PMA o la EHF? Y gracias a ella descubrí lo que era la EHF.

En resumen que comentando este tipo de cuestiones de manera abierta existirán más respuestas, más opiniones y cada uno pueda formarse una tras contrastarla con la de otros compañeros.

Este grupo pertenece a cada uno de los miembros que quiera estar dentro. De nosotros depende que tenga vida, que tenga movimiento, que crezca en contenido. Y esos aportes que con mente abierta y vocación por el Pilates realices al grupo, te hará crecer como profesional poniendo tu granito de arena en el buen desarrollo y promoción del método.

Haciendo click aquí podrás acceder y formar parte de la Comunidad