En Pilates, en tu Deporte y en tu Movimiento Diario Aplica el “Menos es Más”

Esta semana leía un artículo que poco tiene que ver con lo que aquí te cuento cada viernes a las 12:00 desde hace casi un año. En él se hablaba de la relación dinero-felicidad a través a de la Paradoja de Easterlin, que establece una teoría contraria a un concepto comunmente aceptado: “dentro de un país concreto, la gente con mayores ingresos se tiende a afirmar que es más feliz” “Esta teoría sugiere que, una vez que las necesidades primarias están cubiertas, las medidas políticas deberían centrarse en aumentar la satisfacción de los individuos y no en el crecimiento económico”.

En resumen más dinero no necesariamente incide en una mayor sensación de bienestar o mejor dicho sí lo consigue hasta un nivel, a partir del cual no guardan relación sino en ocasiones es inversa.

Como la cabra tira al monte me resultó inevitable que a mi mente se viniera directamente un paralelismo entre dos conceptos donde se produce esa misma relación de causa-efecto como son condición física y salud.

1005129_393347404116567_50852404_n

Todos sabemos que una deficiente condición física (traducida en debilidad muscular, limitación de movimiento articular, condición cardiovascular reducida…) supone una merma en la vitalidad, capacidad de realizar ejercicio y en definitiva de la salud e incrementar ese nivel de condición física revierte este proceso pero ¿Hasta qué punto siempre es así? ¿Personas que realizan más ejercicio podríamos afirmar que tendrán mejor salud?

1. Menos es más en el movimiento diario.

En las acciones motrices del día a día debemos ser generosos con el movimiento pero tacaños en cuanto al esfuerzo. Ya he comentado alguna vez que ante la cultura fitness de quemar energía o calorías te propongo economizarla y usarla de manera eficiente. Yo siempre he sido estudiante de 5 raspado y me gusta decir a los alumnos que ése esfuerzo es el que debemos utilizar en los gestos rutinarios.

En una entrada anterior hablábamos de un concepto clave en este sentido el de tensión justa referente a la energía muscular precisa para realizar un movimiento y no más, ya que el exceso de energía supone tensión y lejos de liberarla nuestros músculos tienden a acumularla. El uso de la tensión justa se aprecia cuando vemos a cualquier deportista de élite realizar un gesto técnico o un músico delante de su instrumento pero también en acciones cotidianas como cuando cualquier madre acuna a su bebé entre sus brazos, cuando al cocinar tomas un huevo entre tus dedos o la manera de sostener un bolígrafo cuando escribes. Es una capacidad que todos tenemos y desarrollar la consciencia corporal nos ayuda a aproximarnos a ese nivel de activación justa. Aprieta con fuerza el bolígrafo y trata de escribir ¿O crees que eso no afectará a tu caligrafía?

2. Menos es más en tu práctica deportiva.

Posiblemente tu también practicas deporte y una cuestión clave es tener siempre en mente cuál es tu objetivo final en esa práctica deportiva. A mí también me gustan los retos, a mi nivel. He disfrutado mucho preparando los maratones que hasta el momento he disputado a sabiendas de que eso supone para mi cuerpo un desgaste a nivel metabólico y osteoarticular. Dicen que la práctica del surf es perjudicial para la espalda, aunque a mí me encanta, de manera que trataré de cuidar, paralelamente a su práctica, mi columna vertebral para poder seguir entrando al agua por muchos años. Me gustaría seguir proponiéndome retos por la tremenda satisfacción que supone lograrlos. Aunque también observo que últimamente el deportista popular está incrementando el techo buscando los límites hasta rozar y en muchos casos sobrepasar lo saludable imitando a deportistas que admiramos.

Sabemos que determinadas prácticas deportivas a determinados niveles entrañan un riesgo y suponen un deterioro como afirma la doctora Raquel Blasco en su blog referencia en medicina deportiva al escribir sobre La fatiga cardíaca del deportista de ultrarresistencia o mi admirado Jorge Egocheaga himalayista y también médico que en esta entrevista afirma que “Subir un ocho mil, especialmente cuando pasa de 8.300 metros, supone someter al cuerpo a un stress y un esfuerzo exponencial. Es una barbaridad. El cuerpo va al límite y posiblemente deje algún tipo de secuela. Por ejemplo, atrofias cerebrales, aunque después se revierten. Es un poco lo que buscamos: explorar nuestros límites, saber hasta donde podemos llegar

Posiblemente pienses que tus pretensiones estén lejos de completar una ultramaratón o escalar una montaña de 8.000 metros, si bien, es interesante que entiendas que cuanto más exigente seas con tu rendimiento o aún más importante, con el de las personas que entrenas mayor será el índice de probabilidad de lesión. Si trabajas con deportistas de alto rendimiento es comprensible que busques esos límites, pero sé prudente si te encuentras en un contexto de actividad física relacionada con la salud.

Aunque siempre teniendo muy presente que los riesgos derivados del ejercicio físico sin duda son menores que los derivados del sedentarismo. Sabemos que la práctica deportiva extrema puede tener consecuencias para la salud del deportista de la misma manera que sabemos que el sedentarismo reduce la esperanza de vida.

3. Por qué en Pilates menos es más.

En el Método Pilates, o al menos como yo lo entiendo, los ejercicios deben estar al servicio de la persona y no al contrario. En el sentido de que nuestro objetivo siempre tiene que ser mejorar el movimiento del individuo independientemente de su condición física. De hacerle más capaz de dominar su cuerpo. Y no como a veces ocurre, proponer unos ejercicios a ver si el alumno los puede hacer.

Hace poco alguien me preguntaba ¿Por dónde comienzas con una persona cuando se inicia en Pilates? Por los principios ¿Y si fuera un deportista de élite? Por los principios ¿Y si fuera una contorsionista del Circo del Sol? ¡POR LOS PRINCIPIOS!

El Pilates es un método destinado a mejorar el dominio del propio cuerpo no una hora de gimnasia. Hace poco leía esta frase que aunque no era referente al Pilates parece que lo fuera: “La persona que aplica métodos ignorando los principios seguramente tendrá dificultades” No podemos comenzar la casa por el tejado de manera que no es importante la condición física del alumno a la hora de comenzar a hacer Pilates.

Cuando hablamos de entrenamiento hablamos en términos de cantidad: Frecuencia, volumen, intensidad, cargas, repeticiones… En Pilates no es así no es importante cuántos ejercicios hace en la sesión, ni cuántas repeticiones puede desarrollar, ni la carga que utilice en su ejecución. Lo importante es la calidad de su movimiento ¿Y qué lo determina? Los principios. Tratamos de que el alumno:

  1. Domine su respiración y la utilice durante el movimiento.
  2. Sea capaz de ejecutar los ejercicios con precisión.
  3. Entienda que el movimiento y la estabilidad parten del centro.
  4. Consiga hacerlo con fluidez, alejándose del exceso de tensión.
  5. Sea capaz de estar concentrado en lo que hace y en cómo lo hace.
  6. Controle su cuerpo en cada una de las fases del movimiento.

Cómo utilices estos principios determinará tu progresión y por tanto tu mejora de control corporal. La calidad de movimiento es la clave, de ahí que exista una máxima: Menos es más.

Si practicas Pilates sabes de qué te estoy hablando si no, seguro que te interesa empezar a aplicar en tu deporte y en tu movimiento diario este concepto: “menos es más”. Menos repeticiones con control supondrá más calidad de movimiento. Menos gasto de energía en tu práctica deportiva te hará más eficiente.  Menos tensión en tu movimiento diario conllevará más calidad de vida. Hay maneras de conseguirlo:

Why Not Pilates?

Advertisements

21 Razones para Introducir Pilates en tus Entrenos.

Cuando comencé este blog uno de los objetivos que me proponía era acercar el Pilates a personas que como yo, practican deporte a su nivel y, o no conocían las virtudes del Pilates como complemento ideal para el deportista, o bien han escuchado hablar sobre sus beneficios pero nunca la habían practicado. De ahí que, una de las mayores satisfacciones, las recibo cuando me llegan correos o mensajes donde me cuentan que el blog ha supuesto el empujón final para dar el paso y comenzar la práctica de este valioso método. Esta semana ha ocurrido de nuevo. Y eso ha hecho que me decidiera a recopilar razones que te he ido dando durante las primeras 50 entradas de este blog sobre por qué te interesaría incluir Pilates en tu planificación semanal de entrenamiento ¿Qué beneficios puede darte? He estado buscando y me han salido 21.

pilates deporte1. Conocerte, analizar como te mueves y visualizar tú técnica es importante. Anticiparte al movimiento espontáneo, visualizarlo y después ejecutarlo mejora su calidad. Utilizar imágenes para llevarlo a cabo, te hará más preciso. En Pilates y en tu deporte: si puedes imaginalo, podrás hacerlo.

2. Porque a estas alturas te has convencido de que no serás Gomez-Noya, Mireia Belmonte o Leo Messi pero trabajas día a día en convertirte en la mejor versión de ti mismo.

3. Porque las lesiones aparecerán y recuperarte de ellas es un camino largo, duro y en ocasiones muy caro ¿Por qué no orientar tus esfuerzos en prevenirlas?

4. Porque si eres deportista te gustan los retos. No esperes del Pilates una actividad sencilla. Es más, que al principio no seas capaz de ejecutar muchos de los ejercicios será lo normal. Tiempo al tiempo.

5. Porque el rendimiento en tu deporte se basa en gran medida en el uso eficiente de tu energía y en Pilates utilizamos la energía justa para desarrollar un gesto técnico.

6. Porque al contrario que ocurría hace unos años donde el Pilates era un gran desconocido rodeado de tópicos. Como yo, cada vez conoces más deportistas de élite que lo ponen en práctica.

7. Porque en deportes asimétricos la ausencia de un trabajo de compensación adecuado es un factor de riesgo a la hora de desarrollar dolor lumbar.

8. Porque ya toca salir de la espiral hago ejercicio/ me duele/ paro y vuelta a empezar. Recuerda que si no introduces algún cambio en tu planificación serías afortunado si los resultados cambian.

9. Porque como cada vez es más conocida la dudosa eficacia de los estiramientos tradicionales en tu rendimiento. El Método Pilates puede ser una alternativa lógica para mejorar tu equilibrio muscular.

10. Porque ahora que conoces que tu cuerpo se comporta como “un todo” y no como músculos aislados, entiendes cómo trabajan tus abdominales abandonando la idea de “abdominal inferior, superior….”

11. Porque tu deporte no es la razón de tus dolores de espalda sino tu motivación para volver a estar al 100% y el Pilates y la mejora de tu movilidad tu mejor aliado en ese proceso.

12. Porque sabes que el trabajo de fuerza debe tener un objetivo funcional si quieres que sea efectivo. Con cada movimiento debes entender qué objetivo se persigue. Introduce el “No brain no gain” como máxima y deja de repetir movimientos aislados en encefalograma plano.

13. Porque con tanto conocimiento sobre, calzado, complementos y el resto de accesorios que las marcas te meten por los ojos ¿De verdad no te interesa conocer, entender y mejorar las posibilidades de movimiento de tu cuerpo?

14. Porque en tu deporte la postura es clave. Entendida como la forma de situar tu cuerpo en el espacio para que te proporcione la manera más idónea de desarrollar el gesto técnico que necesites en cada momento o de permitir un movimiento cíclico con un gasto energético y rendimiento más eficiente.

15. Porque desarrollar un patrón respiratorio eficaz mejora el rendimiento. Conocer tu respiración, utilizar sus distintas posibilidades y ponerla en sintonía con tu cuerpo se aprende. Piensa que la inspiración y la exhalación también son producidas por contracciones musculares

16. Porque en Pilates se te ofrecen distintas opciones para conseguir tu objetivo. Y seguro que hay una que se ajusta a tu situación geográfica, presupuesto y agenda.

17. Y si no fuera así siempre se dispone de 5 minutos al día para ir introduciéndolo.

18. Porque  se trata de jugar y hacerlo bien, competir y que sea en plenas capacidades, conseguir superar el reto que meses atrás te propusiste. En definitiva lograr que tu cuerpo sea más competente. Aumentar tu nivel de consciencia mejorará tu competencia.

19. Porque existen movimientos imprescindibles para la mejora de tu salud y rendimiento y que al no aparecer dentro de los gestos técnicos de tu deporte tu cuerpo debe desarrollarlos fuera de él.

20. Porque eres lo que haces repetidamente. Cada movimiento deja huella y no sólo en tu cuerpo, también en tu mente. Y como le ocurre a Rafa Nadal y puedes ver en este vídeo esa huella no siempre es la deseada. Sigue trabajando en la búsqueda del patrón motor eficiente.

21. Porque Joseph Pilates decía que una persona es tan joven como lo sea su columna vertebral y una espalda sana es clave para continuar con la práctica deportiva ¿Cuánto tiempo decías que querías seguir disfrutando de tu deporte?

¿El Pilates también te ayudó a tí a mejorar en tu práctica deportiva? ¿Lo aplicas con tus alumnos deportistas? ¿Llevas tiempo con ello en mente y has decidido que tras el verano darás el paso?  Hay muchos casos y algunos de vosotros me lo habéis comentado ya. Cuéntaselo al resto. Háblales sobre tu experiencia y déjanos tu comentario y las razones por las que un día pensaste:

Why Not Pilates?