El Pilates No Es Para Mí… (y lo que pienso yo mientras lo escucho).

  • El Pilates no es para mí… a pesar de que pasas el día sentado frente al ordenador. Dices ser más de ejercicio intenso que nunca realizas, espacios naturales a los que nunca acudes y actividades más dinámicas que nunca practicas.
  • El Pilates no es para mí… mientras presumes del tamaño de tu bíceps o la definición de tu abdomen, a la vez que te justificas por tu incapacidad para moverte diciendo que tu falta de flexibilidad es innata.
  • El Pilates no es para mí… que todavía quieres llegar a tiempo a la operación bikini queriendo hacer en dos meses lo que tu cuerpo necesita doce.
  • El Pilates no es para mí… ya que, si no te grita un instructor a la vez que te mueves eres incapaz de dar tu 100%.
  • El Pilates no es para mí… que ni siquiera al realizar ejercicio eres capaz de focalizar tu atención en lo que haces, utilizando cualquier elemento de distracción que te aleje de tu cuerpo y sus sensaciones del aquí y el ahora.
  • El Pilates no es para mí… pero culpas de tus constantes lesiones a la mala suerte sin introducir ningún cambio en tu planificación.
  • El Pilates no es para mí… mientras realizas movimientos absurdos en un plano, creyendo todavía que entrenar cada músculo de manera aislada sirve de algo más que para vacilar los cuatro días que vayas a la playa en verano.
  • El Pilates no es para mí… que con tu curso realizado en un fin de semana presumes de ser especialista en Método Pilates… A pesar de que sólo te enseñaron una pila de ejercicios que no eres capaz de ejecutar ni de explicar.
  • El Pilates no es para mí… que dejaste de practicar ejercicio por recomendación de tu médico o peor todavía, por iniciativa propia y en la comodidad de tu sillón y la vida sedentaria sigues esperando la mejoría.
  • El Pilates no es para mí… que sigues teniendo como objetivo el inalcanzable cuerpo 10 que ves en televisión, en lugar de centrarte en ser la mejor versión de tí mismo.
  • El Pilates no es para mí… que no llamas ejercicio a algo que baje de 160 pulsaciones. Ya, ya…
  • El Pilates no es para mí… a la vez que se te llena la boca con el concepto “funcional” pensando que consiste en ponerte de pie sobre un bosu o hacer abdominales sobre un fitball.
  • El Pilates no es para mí… a la vez que reconoces nunca haber recibido una clase en condiciones y evidencias con tu discurso no tener la más remota idea de lo que es el Método Pilates, el cuerpo y el movimiento.

Respiración, concentración, control, centro, fluidez, precisión. Si no entiendes la importancia de estos principios ni crees que sea necesario introducirlos en tu práctica deportiva, en tu vida diaria o lo más importante, en la de tus clientes. Si tus conocimientos sobre Pilates se limita a los tópicos clásicos pero opinas como si supieras de lo que hablas, definitivamente, no es que el Pilates no esté hecho para tí…

Es que TÚ no estás hecho para el Pilates.