Los 6 (+2) Principios del Método Pilates

Últimamente mis recomendaciones de lectura van un poco más orientadas hacia libros que hacia páginas web u otros blog. Quizá sea por la cantidad de bibliografía en inglés a la que estoy teniendo acceso aquí en Australia. Aunque siempre lo había escuchado, ahora puedo asegurar que el número de libros publicados sobre Método Pilates y otras técnicas de movimiento consciente en inglés es enorme, al contrario de lo que ocurre en castellano que aunque existen publicaciones de gran valor, son escasas.

Alguna vez te he comentado que lo bueno de tener un blog y escribir todas las semanas es que según terminas de publicar un post tienes que empezar a buscar un tema sobre el que escribirás la semana siguiente. Afortunadamente, y aunque pudiera parecer lo contrario, cuanto más escribes, más ideas te surgen para seguir haciéndolo. E incluso a veces hay temas que parece que te persiguen.

Haciendo Pilates
fuente: themindbodymoderate.com

¿Pero no eran 6?

Revisando el otro día las estanterías de la biblioteca encontré un libro de Alan Herdman. Si no has oido hablar de él todavía te diré que 30 años de profesión dedicándose a esta disciplina son su mayor aval. Me quedé con las ganas de verle en acción ya que, estuvo hace pocos meses impartiendo un seminario en España, pero hay veces que las fechas no encajan. Pues bien, en este libro que te comento se citan “los 8 principios del método Pilates” y yo enseguida pensé: me sobran dos ¿No eran seis?

Vamos a recordar los principios fundamentales en los que coinciden la gran mayoría de publicaciones.

  1. Respiración. El gesto respiratorio es nuestra primera y última acción muscular. El llanto del niño al nacer es la garantía de que la primera inspiración se ha producido y la vida termina tras la última exhalación. Respirar es vivir. Un gesto respiratorio adecuado supone una caja torácica móvil. Cuando costillas y tórax no se mueven, se convierten en una jaula para nuestra columna vertebral.
  2. Precisión. Es importante entender la relación movilidad-tensión. El exceso de activación produce rigidez y por lo tanto limitación de movimiento. Demasiado rango en una articulación la convierte el poco estable. La utilización de la tensión justa en cada movimiento es el objetivo. Pero llegar a conseguirlo es un proceso… a veces largo.
  3. Concentración. Por suerte o por desgracia el Pilates es exigente también a nivel mental. Entender los cambios que en tu cuerpo se producen si realizas el movimiento “de esta manera” o si introduces “éste otro cambio ” supone atender a las señales que tu cuerpo te da. La concentración y focalizar la atención en el aspecto deseado es clave para aumentar tu consciencia. Y cuanto más consciente, más competente serás.
  4. Control. Debes entender como se mueve tu cuerpo en distintas situaciones. Distintos planos, distintas posiciones, distintas cargas… Y a la vez, entender cuáles son tus límites y adaptarte a ellos. Poco se deja al hazar. Cada repetición se realiza en una posición concreta a un ritmo preciso, con un carga adecuado en busca de un objetivo pensado previamente.
  5. Fluidez. Vencer esa tensión agonista-antagonista con movimientos continuos y fluidos. Se parte de la base de que las descompensaciones surgen por falta de movilidad en nuestras estructuras. Buscamos dotar a nuestro cuerpo de mayor grados de libertad.
  6. Centro. Anatómicamente podría localizarse ligeramente por debajo del ombligo y podríamos hablar del transverso del abdomen como principal protagonista. La activación adecuada del transverso facilitará una correcta estabilización de la pelvis liberando la tensión de otros músculos movilizadores como flexores de cadera y glúteos y trabajando en armonía con los estabilizadores de la columna ¿Has escuchado hablar de los multífidos?

6 + 2 ¿Entonces hay más?

He estado haciendo repaso a los dos libros publicados originalmente por J. Pilates con la intención de conocer qué decía él exactamente acerca de los principios:

.
  • “Your Health” en 1934, donde el autor expone sus teorías sobre los problemas derivados de la sedentaria vida moderna y cómo ponerle remedio mediante el ejercicio y hábitos de vida saludable. Pero no menciona nada sobre los principios.
  • “Regreso a la vida a través de la Contrología” en 1945 donde presenta y ejecuta los ejercicios de suelo. Sin tampoco citar los principios.

Se puede apreciar que aunque sí toca de pasada estos conceptos, en ninguno de ambos libros habla de manera directa de “Principios de la Contrología”, que es como denominó al método, y mucho menos los enumera. Quizá es por ello que en el libro que anteriormente te comentaba. “Pilates: a gaia busy person’s guide” el autor haya creído conveniente aportar dos principios más:

  • Individualización: Cada uno de nosotros somos diferentes y tenemos distintas habilidades y necesidades. Aprender a practicar Pilates nos ayuda a construir la consciencia sobre nuestro cuerpo, desarrollando mayor control sobre los distintos grupos musculares así como patrones de movimiento adecuados.
  • Rutina: Pilates requiere de práctica regular para tener impacto sobre tu cuerpo y estilo de vida. Esta técnica desarrollada como un hábito cotidiano es una manera de mejorar el resultado de las actividades que llevas a cabo en tu vida diaria.

Después he estado repasando otros textos y he encontrado autores que también mencionan más de seis principios, añadiendo a los anteriores:

  • Alineación. Entendido como la correcta distribución de peso sobre nuestro esqueleto, como si de la estructura de un edificio se tratara. Distribuyendo la carga en vertical de manera proporcional y siempre en relación al eje.
  • Estabilización y movilización. Estos dos conceptos van de la mano. La estabilidad en un segmento corporal es determinante para mejorar la movilidad en otro, sin riesgo de lesión.
  • Intuición. La necesidad de escuchar tu cuerpo. Pilates no es un método de ejercicio más sino que está basado en la idea de la salud y el bienestar corporal. Presionar al propio cuerpo en la acción que molesta, en el movimiento que causa tensión conduce a la lesión. Si un movimiento molesta, para.
  • Compromiso. Pilates no es una solución rápida. Progresar conlleva un tiempo de compromiso y el enfoque personal hacia el cuidado del propio cuerpo.

Ahora que sabes que Joseph Pilates (al menos en sus publicaciones) no mencionaba de manera directa seis principios. A parte de los ya conocidos por todos y en base a tu conocimiento y experincia en tus clases: ¿Cuáles crees que son los 2 principios no mencionados que consideras igualmente importantes en una clase de Pilates?

¿Qué dos principios incluirías tú?

1 comentario en «Los 6 (+2) Principios del Método Pilates»

Deja un comentario

Responsable: Why not Pilates.
Finalidad: moderar y responder a los comentarios.
Legitimación: tu consentimiento.
Derechos: tendrás derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos.
Información adicional: en la política de privacidad encontrarás información adicional acerca de la recopilación de datos.

dieciseis + dieciseis =